Compartir
Publicidad
Publicidad
Tener un clásico popular para uso diario no es una locura por estos nueve motivos
Clásicos

Tener un clásico popular para uso diario no es una locura por estos nueve motivos

Publicidad
Publicidad

Por definición un coche pasa a considerarse clásico cuando cumple 25 años, aunque parece que hay rumores que apuntan a elevar esa edad para evitar que entren en el saco coches demasiado modernos. Es una incongruencia, sí, 25 años son los mismos ahora y hace dos décadas, pero este posible cambio es debido a la evolución que sufrieron los coches hacia mediados de los 90.

Dentro de los clásicos hay diferentes clasificaciones y hay una que es la ideal para los que gustamos de conducir los coches de nuestra niñez y que contamos con escasos recursos económicos, los llamados clásicos populares. Son esos coches con 25 años o más que no se pueden considerar clásicos ‘de verdad’ como, por ejemplo, un Pegaso.

La afición por estos clásicos populares es creciente y cada vez hay más clubes, concentraciones y competiciones destinadas a este tipo de coches. SEAT 600, 127, 124, 131, Renault 4, 5, 12, Simca 1000, 1200, Ford Granada, Fiesta MK1 y un largo etcétera de modelos entran dentro de este grupo… y cada vez más.

Seat 124 D Especial 1430

Quieres conducir un clásico a diario

Algunos de estos coches pueden tener precios muy elevados, depende del modelo y versión, pero también puedes conseguir tu clásico popular por mil euros. Si eres de los que disfrutan con los coches de estas edades pero no puedes permitirte tener dos coches, a lo mejor tu coche puede ser un clásico popular. ¿Una locura? No creas, depende de los casos.

Esta situación no es apta para cualquiera y tampoco vale cualquier modelo. Para empezar depende de los kilómetros que recorras, si son muchos no es muy aconsejable, pero si no ruedas demasiado es perfectamente posible. Tampoco vale cualquier coche, cuanto más antiguo, más problemático. Pero no sólo por fiabilidad mecánica, también por la dificultad para conseguir repuestos, el riesgo que supone aparcarlo en la calle, puede ser demasiado lento o incómodo para el uso diario, etc.

Por qué un clásico popular, en nueve razones

Te vamos a dar nueve argumentos para que te convenzas si estás casi decidido o para que convenzas a quien te puede frenar en tu decisión. Ten en cuenta que si buscas un modelo de alta gama las cosas se complican por costes, pero si te mueves en una gama normal puedes tener un capricho sin endeudarte.

Simca 1000

1- Por las sensaciones, emociones, diversión y placer de conducción que transmiten. Si conduces un coche de este tipo y no sientes una mezcla de todo esto, es que ese coche no es de tu estilo o, directamente, estos coches no son lo tuyo. Su sonido, sus incomodidades, sus peculiaridades, su olor y su personalidad son los motivos por los que con uno de estos coches vas feliz en tus desplazamientos diarios.

2- Porque con ellos conduces de verdad. No hay ayudas electrónicas, ni enormes neumáticos, hay que hilar fino, anticipar en las aceleraciones y también en las frenadas. Hay que conducir. Incluso si apuras al máximo y tienes uno de 1991 también apreciarás que su conducción no es tan sencilla como en un modelo actual.

3- Porque tienen velocidad suficiente para no ser un estorbo. La mayoría, aunque ya hemos dicho que no todos. Pero casi con cualquier cacharro ruedas a 110-120 km/h y, seamos sinceros, hace unos años esto era un peligro en carretera porque te pasaban por encima. Hoy puedes ir con tu R-12 perfectamente a 120 por autovía sin representar un peligro para ti ni para los demás.

R12

4- Porque incluso puedes ir cómodo. También depende del modelo y de tu capacidad de sacrificio, pero hoy en día hay muchos modelos clásicos muy cómodos, incluso con aire acondicionado, cierre centralizado y elevalunas eléctricos que generalmente son las tres cosas que más se echan de menos (y en ese orden si lo usas en compañía).

5- Tampoco gastan tanto. Hasta los gasolina parecen consumir menos con el paso de los años. No es broma, pero tiene una explicación. En su época generalmente se les llevaba más forzados y, como ya he comentado, antes de Pegasus y compañía, en España se circulaba más deprisa. Ahora con un coche de estos no sueles hacer el tonto y practicas una conducción más relajada y cuidando más la mecánica de tu cacharro.

6- Son fiables. Y aquí es donde podemos iniciar un larguísimo debate. Pero lo normal es que elijas un modelo con una fiabilidad demostrada (los menos fiables suelen acabar en el desguace) y, si no fuerzas la máquina, puede durarte miles y miles de kilómetros.

Citroen Gs

7- Reparaciones económicas y sencillez mecánica. Depende también de lo que te quieras complicar la vida, pero si no te vas a modelos de alta gama lo normal es que no haya electrónica de por medio, son muy sencillos, muchas de las reparaciones las puedes hacer tú mismo y los recambios no son caros.

8- Porque te enseñan a valorar los modelos actuales. Somos animales de costumbres y nos parece normal que un coche actual tenga buenas prestaciones, gaste poquísimo, se conduzca casi solo y sea súper seguro. Pero hubo un tiempo en que no era así y estos coches te hacen volver a valorar todos estos puntos cuando te subes en uno moderno.

9- Porque no te lo van a poder hackear. El coche conectado es un hecho y ya hemos visto casos de hackeos, algo que no te puede pasar con un clásico. Es más, el día que a alguien se le crucen los cables y lance una bomba magnética, si tu zarrio es de los antiguos podrás seguir usándolo y podrás convertirte en un héroe tipo Mad Max.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos