Compartir
Publicidad
Publicidad

Mercedes-Benz Ponton 219 en el Peking-Paris: un emotivo regreso al pasado

Mercedes-Benz Ponton 219 en el Peking-Paris: un emotivo regreso al pasado
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al 99 % de los habituales de la casa les parecerá que he perdido la chaveta y pasarán de largo sin detenerse a leer, pero tanto me da. ¿No era esto Motorpasión? Pues ea, os traigo un vídeo que me ha acercado muchos recuerdos de la niñez, más por el Mercedes-Benz Ponton que por la acción del Rally Pekín-París de clásicos, todo hay que decirlo.

Para quien no los conozca, los Ponton fueron la primera serie de sedanes Mercedes-Benz fabricados tras acabar la Segunda Guerra Mundial. Comenzaron a salir de Stuttgart en julio de 1953 para sustituir los W136 diseñados antes de la guerra, y con un total de 20 versiones se mantuvieron como iconos de la marca hasta 1962, cuando cesó la producción.

Pero antes que nada, veamos el vídeo:

Mercedes-Benz Ponton, ¡qué recuerdos!

Tuve el privilegio de viajar a bordo de un Mercedes-Benz Ponton 190D (de los 81.938 que se fabricaron entre 1958 y 1961) en numerosas ocasiones durante mi niñez. Considero que fue un privilegio, sí, pero no precisamente porque el coche fuera exclusivo. Al contrario, se utilizó como taxi en Alemania... y "por todo el mundo", según la publicidad de la época.

Dando un repaso a las cifras de producción del Mercedes-Benz Ponton, encuentro que fueron más abundantes los 180 y 180D, con un total de 271.217 unidades fabricadas frente a las 171.746 del 190 en general (si sumamos las cuatro variantes: a, b, D y Db). Sí, en su momento fue todo un superventas, llegando a aglutinar el 80 % de las operaciones de turismos de la marca de la estrella. En definitiva, mi privilegio poco tenía que ver con la exclusividad.

Mercedes-Benz Ponton 180 - Mercedes-Benz Ponton 190

No, el privilegio consistía en las sensaciones que experimentabas viajando a bordo de uno de aquellos. Se te elevaba el cuerpo unos dos palmos por encima del mullido asiento en cuanto oías que el motor se ponía en marcha. Más aún, en cuanto sabías que había que sacar el coche a la calle, tu estado de ánimo cambiaba. Lo mismo, cuando tocaba lavarlo con un cubo y una esponja.

Lo importó mi abuelo y lo trajo personalmente hasta España en uno de sus muchos viajes, en una época en la que comprar un coche extranjero era toda una aventura. De color Azul Medio según la carta de colores oficial, aquel coche me llamaba desde los tapacubos hasta la estrella que emergía de su frontal y que tantas veces nos hacía montar guardia en la calle cuando mi abuelo venía de visita, para evitar que cayera en manos de algún desaprensivo.

1958 Mercedes-Benz 180a - Mark Hayes / Tacoma, Washington
Mercedes-Benz 180a (1958) - Mark Hayes / Tacoma, Washington

Una espectacular parrilla identificada con unas curiosas chapitas que mostraban el emblema laureado se alzaba solidaria con el resto del capó cada vez que mi abuelo decidía revisar algo del motor, lo que sucedía a menudo; no porque el coche fallase, sino porque al yayo se le iban las manos a la grasa en cuanto tenía ocasión.

Las tomas de aire a lado y lado de la parrilla, los faros adicionales (creo que montados por mi abuelo) con el centro de la tulipa apuntado, como un queso de tetilla hecho luz, sus potentes faros, sus redondeces... Todo aquel despliegue de elementos me resultaba extremadamente sensacional... en un sentido estricto: me hacían sentir cariño por aquel coche tan imponente.

En los laterales... Bueno, uno de mis pasatiempos de verano favoritos consistía en mirar mi reflejo en su brillante carrocería, transformado yo en enanito a causa de sus líneas convexas. En la zaga la forma redondeada se repetía, y observando la estrella central, el ligeramente achatado distintivo del modelo bajo ella y las ópticas de tres colores se me iban las horas.

Catálogo Mercedes-Benz 190D

Al penetrar en el habitáculo, el regreso al pasado se convertía en un ejercicio onírico. Aquellos asientos mullidos, aquel cuero rojo, aquellas banquetas anchas. Del puesto de conducción me llamaba la atención el refinado volante en tono marfil, con doble aro, labrado de hendiduras para los dedos y flanqueado por una palanca de cambios coronada en plástico del mismo color.

Arriba, sobre las ventanillas traseras, los plafones de iluminación eran como lámparas de pasillo subterráneo. Y en el frente, apuntando al mundo, una estrella que a mis ojos infantiles y a los de mis hermanos se asemejaba al punto de mira de una ametralladora imaginaria con la que jugar a películas de la guerra, de aquellas que llenaban la programación de la tele en verano.

Y, por encima de todo, aquel olor penetrante a gasóleo. ¡Qué mareo!

Mercedes-Benz 219

Como no soy especialista en la materia, ahora se me escapan cuáles eran todas las diferencias entre el 190D de mi niñez y el 219 que vemos en el vídeo. De hecho, siendo sincero debo reconocer que en ocasiones he llegado a dudar sobre si el mío era un 180D o un 190D, aunque mis recuerdos me llevan más a considerar este último. Tampoco creo que todo eso importe ahora.

VersiónLongitud (mm)Anchura (mm)Altura (mm)Batalla (mm)
190D4.4851.7401.5602.650
2194.6801.7401.5602.750

Dejando de lado la motorización —diésel 1.9 de 4 cilindros con 50 CV para el 190D, gasolina 2.2 de 6 cilindros en línea para el 219, con 86 CV de potencia máxima—, sé que el 219 tenía una mayor longitud y distancia entre ejes respecto al 190D y a primera vista encuentro algunas ausencias: quizá la más notable sea la falta de las tomas de aire en el frontal, que tan distinguido aspecto le procuraban, debido a una parrilla central de mayor anchura.

Además, en la unidad que corre con el dorsal 69 se han llevado a cabo cambios estratosféricos. El más llamativo es el restyling de los asientos, pero también me fijo en la palanca de cambios, que ha acabado de un plumazo con mi romántico recuerdo. De forma tan repentina como acabó aquel coche de mi niñez a manos de la persona equivocada. Tal como explica Dirk en el vídeo, los Ponton eran muy duros, pero mi 190D, el 190D que habita en mi recuerdo, no lo resistió. Descanse en paz.

Gracias a mc_mada por abrir esta ventana.

Más información | Peking to Paris, Mercedes-Benz Ponton, Cochera Clásicos, Piel de Toro
Vídeo | Mercedes-Benz TV
En Motorpasión Respuestas | ¿Cuál fue vuestro primer coche cuando erais críos?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos