Compartir
Publicidad

Joyas a subasta: Avions Voisin C28 Aerosport

Joyas a subasta: Avions Voisin C28 Aerosport
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siguiendo con la batería de joyitas que saldrán a subasta este mes de agosto en Monterey, California, antes del Pebble Beach Concours d'Elegance, hoy os traemos una bastante rara y definitivamente de las más extravagantes que podremos ver en la subasta de RM Sotheby. Se llama Avions Voisin C28 Aerosport y es un modelo muy art decó con un diseño muy particular.

Avions Voisin fue una marca francesa de aviones fundada a principios del siglo XX, que se dedicó a las aeronaves durante los años previos a la I Guerra Mundial -se dice que fabricaron más de 10.000 aviones- y después comenzó a fabricar automóviles cuando el negocio cayó debido a la escasa demanda de aviones para uso militar.

Poco tiempo después los automóviles de Avions Voisin empezaron a coger fama por sus modernos diseños y tuvieron imagen de coches muy avanzados tecnológicamente, gracias en parte a la comodidad y suavidad que ofrecían sus motores con válvulas de camisa. Si bien no tuvieron demasiado éxito comercial, el C28 en concreto fue el último adiós de la compañía. Rápido y lujoso, montaba un motor 3.3 litros de seis cilindros y 102 CV junto a una caja de cambios con preselector Cotal y frenos hidráulicos Lockheed.

Joyas a subasta: Avions Voisin C28 Aerosport
Joyas a subasta: Avions Voisin C28 Aerosport

Uno de los puntos fuertes de este modelo de 1935 fue el trabajo aerodinámico -tenían experiencia en aviación- que permitó recurrir a los principios aerodinámicos tal y como se conocían en la época. Cuenta con muchos detalles especiales, como el enorme techo solar o el limpiaparabrisas triples (con tres escobillas). ¿No sería un buen Batmóvil pintado de negro?

Se estima que Avions Voisin fabricó entre ocho y diez unidades y éste en particular es uno de los dos únicos que se conocen actualmente y se trata también de uno de los dos prototipos iniciales. Se cree, de hecho, que ésta fue la unidad mostrada en el Salón de París de 1935, aunque después pasó por muchas etapas: fue dañado en la guerra, lo conviertieron en sedán y, finalmente, el dueño actual lo restauró a su estado original. Lo que tampoco se sabe es qué precio podría alcanzar, aunque seguro será una suma astronómica. RM Sotheby sólo ofrece un precio estimado "bajo consulta".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio