Compartir
Publicidad

Bajo esa capa de polvo está el Citroën 2CV más caro del mundo

Bajo esa capa de polvo está el Citroën 2CV más caro del mundo
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este fin de semana se celebraron varias subastas de coches clásicos y de colección. Dos modelos de Ferrari llegaron a los títulares. El 335 S 1957 de la colección Bardinon que ostenta el récord del coche más caro vendido en una subasta (al menos, en euros, pues hay cierta polémica en función de si es en euros o en dólares) y el Ferrari California con cambio manual.

Ambos modelos alcanzaron precios de récord, pero sin embargo la mayoría no nos dimos cuenta (yo el primero) de otro modelo, muy especial, que cambio de manos por un precio también de récord. Este Citroën 2CV Sahara, que pensaban que cambiaría de mano por un máximo de 90.000 euros, fue finalmente vendido por 172.840 euros en la subasta de Artcurial.

Se trata de una unidad en perfecto estado de origen (chasis número 76) que estaba en la misma familia desde que fue comprado nuevo. El abuelo, veterinario, necesitaba un coche capaz de llevarlo a él y los medicamentos hasta fincas aisladas en la montaña. Lo usó unos años y se lo dio a su hijo. Éste, a su vez, también se lo da su hijo en 1987. Aficionado a los clásicos usará un tiempo el coche, pero finalmente lo guardará en una nave donde se cubrió de polvo. A pesar de ello, el coche está en perfecto estado de origen, con poco más de 11.000 km y sólo tiene los frenos bloqueados.

Recordemos que el 2CV Sahara es un modelo aparte en la larga vida del 2CV. Solamente se fabricaron 694 unidades entre 1960 y 1966. La idea de Citroën era venderlo sobre todo en las antiguas colonias francesas de África occidental, donde reinaba el Jeep Willys. Equipaba dos motores de 425 cc cada uno que alcanzaban una potencia total de 24 CV a 3.500 rpm.

Los dos motores implicaban dos grupos de embragues, con mando hidráulico, dos cambios de cuatro marchas y una marcha atrás, junto a una leva muy larga enganchada al suelo a caballo del túnel donde pasaban las palancas. Disponía de una sola dinamo y de una sola batería para los dos motores. La velocidad máxima alcanzaba los 100 kilómetros por hora, mientras que el peso se situaba en 735 kg.

El anterior récord de un Citroën 2CV data de 2012. Un coleccionista estadounidense pagó algo más de 130.000 euros por un 2CV Sahara en una subasta organziada por Bonhams.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos