Compartir
Publicidad

El eslabón perdido de Crewe: un Bentley Corniche único de 1939, reconstruido al completo por Mulliner

El eslabón perdido de Crewe: un Bentley Corniche único de 1939, reconstruido al completo por Mulliner
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se le perdió la pista en Francia durante un bombardeo, en la Segunda Guerra Mundial, y ahora Bentley ha recuperado y reconstruido el único Bentley Corniche de 1939 jamás fabricado. Según la firma británica, se trata de una especie de eslabón perdido de la familia de modelos Bentley.

Del trabajo de reconstrucción del modelo, que podremos ver el próximo mes en el Salon Privé 2019 que se celebra en Inglaterra, se ha encargado Mulliner, la división de pedidos especiales de la marca de Crewe.

Este Corniche es un automóvil muy especial para Bentley, que nació como una variante de altas prestaciones de la berlina MkV. Supuso un gran paso adelante en materia de diseño con respecto a los Bentley previos de los años veinte y treinta, ya que introdujo la tendencia "Streamline" de formas aerodinámicas e influenció el diseño de los modelos de posguerra, como el R Type Continental.

Bentley Corniche 1939 Mulliner
Bentley Corniche 1939 Mulliner

La idea original era que el Corniche gozara de un chasis ligero, con acero de menor grosor, un motor de MkV mejorado y una caja de cambios con overdrive. El modelo fue creado por Bentley en colaboración con el diseñador francés Georges Paulin (que dibujó la carrocería) y con Carrosserie Vanvooren, una firma de París que fabricó la propia carrocería.

El modelo se terminó en mayo de 1939 y se probó en el circuito inglés de Brooklands, donde supero los 160 km/h, una velocidad notablemente superior a la que permitía el MkV convencional. Por entonces la aerodinámica empezaba a tomar importancia en la industria, y Bentley apostó por un morro más suavizado en este coche, frente a la enorme parrilla de los modelos previos.

Accidentado y perdido en Francia, en 1939

Tras las pruebas en Brooklands, el Corniche se llevó a Francia para llevar a cabo pruebas en carretera, pero en julio de 1939 tuvo un accidente con un autobús y hubo de volver al taller de Vanvooren en París para ser reparado.

Bentley Corniche 1939 Mulliner
Bentley Corniche 1939 Mulliner

El trabajo se completó el 8 de agosto y el piloto de pruebas de Bentley lo llevó a Chateauroux, donde estaban realizando los test. La mala suerte quiso que, ya cerca del lugar, un coche se cruzara en el camino del Bentley y el conductor se viera obligado a dar un volantazo. El Corniche acabó estrellado contra un árbol y volcó. En este punto el chasis se mandó a Crece y la carrocería se envió a reparar en Francia.

Cuando la carrocería se reparó, fue transportada a la ciudad costera de Dieppe para ser enviada a Reino Unido, pero un error administrativo en el puerto francés retrasó su envío, por lo que se guardó durante la espera. No obstante, la carrocería del Corniche nunca llegó a su destino, ya que fue destruida durante un bombardeo de la Segunda Guerra Mundial.

Un proyecto de muchos años

El proyecto de reconstrucción de este Corniche arrancó hace varios años, originalmente por parte de voluntarios de las fundaciones WO Bentley Memorial y Sir Henry Royce Memorial, pero en febrero de 2018 la propia marca tomó la iniciativa. El mandamás de Bentley, Adrian Hallmark, pidió a su equipo que el modelo estuviera listo para la celebración del centenario de la marca, este 2019.

Bentley Corniche 1939 Mulliner
Bentley Corniche 1939 Mulliner

Fue en 2001 cuando el ex director de Bentley, Ken Lea, decidió utilizar piezas originales como base para la recreación del Corniche, pero en 2008 el proyecto se quedó sin fondos y Bentley Motors inyectó capital. Se empezó el trabajo sobre el chasis y la carrocería de aluminio, aunque los progresos fueron muy lentos, hasta que finalmente Hallmark ordenó que Mulliner se encargara del proceso.

Para Mulliner ha sido el primer proyecto basado en un coche histórico, y para ello se han basado en los bocetos técnicos originales utilizados en su día para la fabricación del coche. De hecho, los componentes mecánicos que se han utilizado son los originales del MkV y el Corniche, y la carrocería se ha rehecho por completo para ser idéntica a la original hasta el más mínimo detalle.

Con ayuda del equipo de carrocerías del Mulsanne, se fueron afinando los paneles exteriores del modelo, mientras que el laboratorio de pintura fue haciendo pruebas para encontrar los colores originales y la división de diseño de interiores hizo lo propio. Mulliner se encargó de buscar las pieles y telas adecuadas para el habitáculo.

Bentley Corniche 1939 Mulliner
Bentley Corniche 1939 Mulliner

Gary Bedson, maestro carpintero de Mulliner, llegó a idear una cabina de vapor para poder doblar las piezas de madera de los marcos interiores de las ventanillas. Muchos componentes se diseñaron desde cero por ordenador, siguiendo las directrices de los documentos originales.

Además de en el Salon Privé que se celebra en el Palacio de Blenheim, en Reino Unido, el Bentley Corniche se sumará a la flota de modelos históricos del fabricante británico y, por tanto, hará apariciones en todo tipo de eventos de clásicos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio