Auto Union Type D: la recuperación de un mítico bólido tras años de oscuridad
Clásicos

Auto Union Type D: la recuperación de un mítico bólido tras años de oscuridad

En 1939, el consorcio Auto Union GmbH, integrado por Horch, Audi, Wanderer y DKW, lanzaba su modelo de carreras Type D como colofón a una brillante trayectoria emprendida en 1933 con el Type A. Los diseñadores de Horch se esmeraron para batir en la pista los coches de Mercedes-Benz, el eterno rival. Ahora, Audi AG celebra haber recuperado un Silver Arrow, un ejemplar casi único entre los pocos coches de Auto Union que quedan en el mundo, lo que nos da una oportunidad de recordarlo.

Su motor V12 de 2.990 cc, dispuesto en dos bancadas montadas a 60 grados en la trasera del coche, arrojaba 485 CV a 7.000 rpm. Era una máquina de pulverizar marcas cuando sus 500 Nm tocaban el terreno. Voló en Berlín a un máximo de 380 km/h y sus 850 kg de tara se dejaron ver como una fugaz estela de 4.200 mm de longitud, con 2.800 mm de batalla, 1.660 mm de anchura y 1.060 mm de altura.

El Type D Silver Arrow que vuelve a su casa de Ingolstad es el último de doble sobrealimentación, y es también uno de los dos coches que pertenecieron al coleccionista americano Paul Karassik. Se trata de una unidad que tras acabar la Segunda Guerra Mundial fue trasladada junto a otros coches de Auto Union más allá del Telón de acero para ser investigada por los ingenieros de la Unión Soviética.

La era de los sobrealimentados

Auto Union Type D Silver Arrow

Estamos en 1934. Las carreras de coches que se celebran en Europa van a contar con un nuevo espectáculo. Se trata de los Silver Arrow, las flechas de plata, que deben su nombre al color de la carrocería que tienen esos coches sobrealimentados de corte futurista. Los de Auto Union presentarán una dura batalla a los Mercedes-Benz y romperán el monopolio de Suttgart sobre la pista.

Las generaciones de los Type A, B, C, con motores de 16 cilindros, y el Type D, con 12 cilindros, van cosechando éxitos. La ubicación del motor, situado tras el conductor, constituye una revolución frente a los modelos de Mercedes-Benz, que montan el propulsor de forma convencional, en el frontal del monoplaza. Con el tiempo, la configuración de Auto Union será la habitual en la Fórmula 1.

Pilotos como Bernd Rosemeyer, Tazio Nuvolari, Hans Struck defenderán sus marcas con Auto Union de sus competidores que corren con Mercedes-Benz: Rudolf Caracciola, Manfred von Brauchitsch y Hermann Lang. Corren a muy altas velocidades completamente desprovistos de unas mínimas medidas de seguridad. Son héroes del momento, laureados cada vez que suben al podio, apasionados del Motor.

Tras la guerra, la confiscación de Auto Union

Auto Union Type D Silver Arrow

En 1939, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, toda esta actividad se corta de raíz. Finalizan los tiempos de la sobrealimentación y el Mundo se sume en la barbarie. Tras este episodio de la Historia, la derrota del ejército nazi se traduce en acciones diferentes sobre los fabricantes de automóviles, dependiendo de la zona en la que se encuentran sus sedes.

Mercedes-Benz, en Stuttgart, conservará casi todo su parque de bólidos, mientras que Auto-Union, que tiene su sede en Zwickau, asiste a la ocupación de la zona por el ejército soviético. La fábrica pronto es desmantelada y clausurada, y sus vehículos de competición son hallados en un escondite, un solar en obras donde han permanecido durante toda la guerra.

Los Auto Union se envían a la Unión Soviética para ser investigados por el Instituto Científico del Automóvil, y allí se les pierde el rastro. En la dura posguerra, ya se ha alzado el Telón de acero que divide el mundo en dos bloques enfrentados en la llamada guerra fría. A este lado del Telón de acero, sólo queda una unidad de Auto Union, un Type C que se conserva en un museo de Múnich desde antes de la guerra, aunque ha sido dañado en un bombardeo.

La reconstrucción de Karassik

Auto Union Type D Silver Arrow

Paul Karassik es un estadounidense coleccionista de coches clásicos. De origen serbio, Karassik fue testigo de los logros de los Auto Union cuando corrieron en Belgrado el último Gran Premio justo antes de que estallara la Segunda Guerra Mundial. A finales de los años 70, Karassik realiza un viaje a Europa en compañía de su mujer, Barbara, cuyos orígenes están en Alemania. Allí comienza su búsqueda.

Quiere recuperar alguna de aquellas máquinas, y para lograrlo viaja en varias ocasiones durante los siguientes diez años a la Unión Soviética, hasta descubrir dos Auto Union, o lo que queda de ellos, en Rusia y Ucrania. Tras arduas negociaciones conseguirá comprarlos, y durante un tiempo se dedicará a buscar piezas originales cruzando una y otra vez las temidas fronteras de la Europa Oriental. Motores, chasis, ejes y cajas de cambios serán enviados a Florida para la reconstrucción de los monoplazas.

En 1991, con la ayuda de los ingenieros de Audi, Karassik encarga la reconstrucción de los Auto Union a los restauradores británicos Crosthwaite & Gardiner, que tras examinar detalladamente los componentes hallados deciden reconstruir un Type D sobrealimentado con un solo compresor, siguiendo el modelo de 1938, y un Type D con doble sobrealimentación, correspondiente a 1939.

En ambos casos, el cuerpo tendrá que reconstruirse desde cero. No hay alternativa.

El reestreno de los Auto Union

Auto Union Type D Silver Arrow

En 1994, los dos Auto Union están preparados para correr en la Eiffel Classic de Nürburgring. En reconocimiento a la colaboración prestada, Karassik cede a Audi AG el modelo de 1938, que se mostrará durante unos años en el museo de la marca en Ingolstadt. En 1998, Audi AG compra a Karassik el Auto Union de 1938, que pasa definitivamente a la colección del fabricante alemán.

En la primavera del año 2000, Karassik vende el otro Type D a un coleccionista. Él quisiera haber visto el coche competir en Belgrado, 70 años después de su despedida de los circuitos y del mundo en general, pero, irónicamente, de nuevo una guerra se interpuso en el camino: la guerra de los Balcanes que supuso la disolución de Yugoslavia. En 2012, Audi AG lo adquiere de manos del coleccionista.

Audi AG ya tiene los dos coches que pertenecieron a Karassik, y junto a ellos figura el mítico Type C/D con que corrió Hans Stuck, que fue recuperado por Audi AG tras ser descubierto por los ingenieros de la marca en Riga tras el fin de la guerra fría.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio