Compartir
Publicidad
Publicidad

Mini John Cooper Works Cabrio

Mini John Cooper Works Cabrio
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sus parientes son considerados casi como un kart carrozado, así que un Mini John Cooper Works Cabrio se podría definir como un kart pero con la elegancia británica. Potencia, poco peso y el conductor al aire libre. Pura adrenalina.

Porque un coche de estas características con 211 CV debe de ser un subidón tremendo cuando se lleva al límite en un circuito de curvas ratoneras e incluso con alguna recta larga (muy larga, todo hay que decirlo) para apreciar lo que es conducir a 235 km/h con la melena al viento.

A pesar de que el Mini Cabrio ha tardado demasiado tiempo en ser presentado respecto al restyle de la versión cerrada, la variante más radical apenas se ha hecho esperar un par de meses. Y estará, como no, en el Salón de Ginebra.

Mini John Cooper Works Cabrio

Al igual que sus hermanos de tres puertas y Clubman, el motor del Mini John Cooper Works Cabrio es el mismo que el usado en el Mini Cooper S sólo que modificado para rendir aún más. Se modifican los cilindros, válvulas, admisión y sistema de escape.

Con estos cambios sigue mantiendo su cilindrada, 1.598 cc, pero su potencia aumenta. Como he dicho antes, entrega un máximo de 211 CV cuando el tacómetro gira a 6.000 rpm y tiene un par máximo de 260 Nm entre las 1.850 y las 5.600 vueltas, una curva de par que con los datos en la mano parace excelente.

Además, cuenta con el sistema Overboost, que aumenta el par hasta los 280 Nm entra las 2.000 rpm y las 5.300 rpm, pero sólo durante unos segundos. Esto supone un aumento de 37 CV y 20 Nm respecto al Cooper S, no está nada mal.

Con estos datos, nadie debería extrañarse que acelere de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos y que alcance una velocidad máxima de 235 km/h, unos tiempos más que respetables para un utilitario como este. De consumos también anda bien, ya que declara sólo 7,1 L/100 km en ciclo mixto con unas emisiones de 169 g/km.

Mini John Cooper Works Cabrio

Otros cambios se añaden también al Mini John Cooper Works Cabrio. Estos se localizan en la caja de cambios, frenos y chasis, con suspensiones más duras y rebajadas. El cambio, por otro lado, se ha reforzado para soportar el aumento del par entregado.

También cuenta con el sistema EPS, que cambia la respuesta de la dirección y del pedal del acelerador cuando se activa mediante el botón Sport. Incluye también ABS, distribución electrónica de la fuerza de frenado EBD, control de frenado en curvas CBC y control dinámico de la estabilidad DSC que, por su parte, incluye el sistema de asistencia para arrancar cuesta arriba, el control dinámico de la tracción DTC y el asistente de frenado.

En nuestro país se pondrá a la venta en el próximo mes de marzo, justo después de su presentación oficial en el Salón de Ginebra a un precio de 34.830 euros. Un capricho caro, bastante, pero que debe ser tremendamente divertido para liberar tensiones los fines de semana en un circuito.

Fuente | Mini
En MotorPasion | Mini John Cooper Works y Mini John Cooper Works Clubman

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos