Compartir
Publicidad
Publicidad

BMW i8, primeras impresiones

BMW i8, primeras impresiones
Guardar
46 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mucho ha llovido desde que BMW presentara el prototipo que adelantaba el nuevo BMW i8 pero, por fin, el deportivo híbrido del fabricante alemán ha llegado. El modelo más tecnológicamente avanzado de BMW estará en la calle en junio, con un precio de partida en España de 129.900 euros. No obstante, parece que aquí sólo llegarán treinta unidades para treinta afortunados compradores.

Para la marca bávara el BMW i8 es un modelo clave en el que se han invertido muchos recursos. Se trata de un deportivo de los que permiten disfrutar de la conducción, pero con una eficiencia energética apabullante en comparación con un deportivo convencional. Nosotros ya lo hemos podido ver en directo y te contamos nuestras primeras impresiones.

Repaso técnico

Aunque tras la larga espera todos estamos más o menos familiarizados con la tecnología del BMW i8, vale la pena refrescar algunos datos técnicos para tener claro qué ofrece el deportivo híbrido enchufable de la marca de Munich, abanderado de BMW Efficient Dynamics y segundo modelo de la submarca BMW i, tras el interesante eléctrico BMW i3.

BMW i8, primeras impresiones

Fabricado sobre un monocasco de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP), el BMW i8 mide 4,69 metros de largo y pesa 1.485 kilogramos (repartidos casi por igual entre ambos ejes), gracias precisamente al uso intensivo de materiales ligeros, entre los que también destacan el aluminio o el magnesio.

El i8 esconde un sistema híbrido enchufable BMW eDrive que combina un motor tricilíndrico de gasolina, de 1,5 litros de cilindrada y 231 CV, y un motor eléctrico de 131 CV. El primero envía su fuerza al eje trasero y el segundo lo hace al delantero, consiguiendo así tracción a las cuatro ruedas. La potencia combinada es de 362 CV, con un generoso par máximo de 570 Nm.

Lo mejor de todo es que el BMW i8 puede circular en modo exclusivamente eléctrico durante unos 35 kilómetros, lo que le permite adentrarse en núcleos urbanos con restricciones al tráfico rodado, como ocurre en grandes ciudades europeas. No obstante, con las baterías cargadas y el depósito de combustible lleno (42 litros), ofrece una autonomía cercana a los 600 kilómetros. Ofrece varios modos de conducción: eDrive, Confort y Ecopro, así como modo Sport.

BMW i8, primeras impresiones

Además, el consumo medio homologado es de únicamente 2,1 litros a los cien kilómetros, con unas emisiones de dióxido de carbono de 49 gramos por kilómetro, y todo esto en un vehículo capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y alcanzar una velocidad de 250 km/h, limitada electrónicamente. La recarga de la batería lleva unas 2,5 horas en una toma de enchufe convencional, o bien menos de dos horas con el BMW i WallBox (Pure o Pro), un accesorio que se instala en casa bajo petición del cliente.

Gama BMW i8

En el mercado español BMW ofrecerá seis combinaciones de colores exteriores, basadas únicamente sobre negro, blanco, gris o azul. Tanto si elegimos el color negro como el blanco, podemos optar por detalles exteriores en azul "i" o gris, mientras que si elegimos la carrocería gris los detalles son en azul "i". Por último, la opción más llamativa, luce una carrocería en azul Protonic y detalles en gris.

La oferta de llantas cuenta con tres opciones, todas ellas de 20 pulgadas. Las de serie, de radios en turbina, son las más eficientes gracias a su diseño cerrado, aunque de forma opcional se pueden equipar otras dos, de diseño más abierto, de cinco radios o multirradio.

BMW i8, primeras impresiones

A nivel interior la marca ofrece tres acabados para el BMW i8, que nos permiten elegir el ambiente que queremos para nuestro vehículo. Se llaman Neso, Carpo y Halo, y cada uno ofrece una combinación diferente de tapicerías, guarnecidos, materiales y colores. En cualquier caso, el modelo ofrece toda la tecnología de la marca, como el Head Up Display y los servicios y sistemas de asistencia de BMW Connected Drive.

Impresiones en vivo

Desde el primer momento en que ves en directo el BMW i8 te viene a la memoria la saga al completo de Batman. Su espectacular diseño rompe moldes. Por delante resulta impresionante, gracias a su mirada LED, pero es la trasera la parte que más llama la atención por sus curiosas formas, que hay que ver en vivo para poder apreciar.

Las formas de la zaga, que crean corrientes de aire que pegan el coche al suelo, tal y como lo haría un alerón al uso, dan un aspecto muy poco convencional a la estética del coche. Imagino que habrá que acostumbrarse a ver cosas así, porque hasta ahora no había nada igual en nuestras carreteras.

BMW i8, primeras impresiones
BMW i8, primeras impresiones

Se mire por donde se mire (desde arriba, de perfil...) su diseño es realmente diferente a todo lo que hemos visto hasta ahora, al menos si hablamos de diseños que hayan llegado a producción. Hay a quien no le gusta en foto, e imagino que habrá quien tampoco se sienta atraído por él en persona, pero lo espectacular de su apariencia es algo innegable.

El interior, de gran calidad y fabricado con materiales sostenibles, es típico de BMW, aunque en él encontramos instrumentación digital y mandos específicos, como los que tienen que ver con los modos de conducción del sistema híbrido. Comparado con el i3, el interior de este deportivo tiene un aspecto menos especial, o al menos eso nos ha parecido con la tenue luz del lugar de la presentación.

El i8 es un verdadero coupé 2+2, ya que las plazas traseras son pequeñas, sobre todo en cuanto a espacio para las piernas, y el respaldo de los asientos está en posición muy vertical. Además, si el monocasco de CFRP ya incomoda el acceso al habitáculo delantero (ver foto), si queremos acceder a las plazas de atrás la cosa se complica, y más todavía a la hora de salir.

BMW i8, primeras impresiones

Desde el puesto de conducción, y una vez hayamos salvado el monocasco para entrar, el asidero para cerrar las puertas de tipo alas de gaviota (que van ancladas al pilar delantero y no al techo) queda a mano, aunque hay que ejercer algo de fuerza, y no por que las puertas pesen mucho, sino más bien por la resistencia que ejerce el amortiguador del sistema de apertura.

Ya en la trasera, encontramos un maletero de formas poco convencionales y un volumen de carga de 154 litros, que no es especialmente generoso. No obstante, BMW ofrece un conjunto de maletas fabricadas por Louis Vuitton, ideado para aprovechar al máximo el espacio y formado por una bolsa de viaje grande, otra pequeña, un maletín y un portatrajes.

Después de haberlo visto en vivo y en directo, ya nos morimos de ganas por ponernos al volante de lo último de BMW, aunque para eso tendremos que esperar al menos unas cuantas semanas.

Vídeo | Youtube, Youtube, Youtube En Motorpasión | BMW i8 2014

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos