Audi Grand Sphere, o como Audi quiere revolucionar el diseño de los coches eléctricos

Audi Grand Sphere, o como Audi quiere revolucionar el diseño de los coches eléctricos
4 comentarios

Audi, como casi todos los fabricantes apuesta por el coche eléctrico. A partir de 2026, todos sus nuevos modelos serán coches eléctricos. Una de las consecuencias es el repunte en creatividad, o esperan en la marca, gracias a las posibilidades que ofrece una plataforma de coche eléctrico. Libre de la obligación de albergar un imponente moto de combustión y sus sistemas auxiliares, Audi está reimaginando la manera de diseñar un coche.

Para anticipar cómo serán los futuros coches eléctricos de la marca, Audi desvelará tres concept cars de aquí a 2022 que pondrán el foco, cada uno a su manera, sobre un aspecto de los futuros Audi. El primero de ellos será el Audi Sky Sphere, que veremos en agosto en Pebble Beach, el segundo será el Grand Sphere, previsto para el Salón de Munich en septiembre y el tercero y último será el Sky Urban, que veremos en 2022.

De momento, la marca ha querido enseñarnos un poco del Grand Sphere, un concept car que no prefigura ningún modelo en concreto, aunque por su silueta y su interior, bien podría ser un modelo a caballo del Audi A7 Sportback y Audi A8.

Tuvimos la oportunidad de hablar con los responsables del diseño de la marca de los anillos: Philipp Römers para el estilo exterior y Norbert Weber para el diseño interior, ambos trabajando bajo la dirección de Marc Lichte.

Audi Grand Sphere
De izquierda a derecha: Philipp Römers (diseño exterior), Marc Lichte (jefe del diseño de Audi) y Norbert Weber (diseño interior). Detrás, el Audi Aicon y en el muro, un boceto del Audi Grand Sphere.

Para ellos, la era del coche eléctrico abre nuevas posibilidades y nuevos retos. Por ejmplo, el estilo exterior es una cuestión de proporciones. Tradicionalmente, las proporciones exteriores transmiten una determinada sensación.

Un capó largo y un habitáculo echado sobre el eje trasero transmite una sensación de potencia, deportividad y altas prestaciones. Y eso es porque si el capó es largo, el motor que hay debajo debe ser enorme. ¿Cómo transmitimos esa sensación de potencia y dinamismo en la carrocería de un coche eléctrico?

Audi Grand Sphere

Del mismo modo, el diseño interior ha sido hasta ahora una declinación de un mismo concepto, de un mismo tema, a lo largo de toda la gama. Esto así porque todos los coches deben un salpicadero con los mandos del coche y de los sistemas de información y entretenimiento. Con un coche eléctrico, especialmente un coche autónomo, esa necesidad desaparece.

El diseño interior será el que más cambiará en los próximos años

Audi Grand Sphere

En Audi, hablan de esferas para el interior, de el nombre de los concept cars. ¿Es necesario replicar un mismo salpicadero en un coche urbano que en un coche pensado para viajar? En un coche urbano, por tanto, de pequeñas dimensiones, el espacio interior es limitado. Se debe aprovechar al máximo el habitáculo. Además, son trayectos cortos y en los que, quizá, se tenga que entrar y salir del coche a menudo. Esto abre la posibilidad a un interior muy funcional, quizá minimalista y de fácil acceso.

Audi Grand Sphere

Al contrario, en una berlina de representación o para largos viajes, el interior podría ser como un salón, en el que se mezclan la calidez de los materiales con el espacio. En el caso del Audi Grand Sphere, el túnel central, donde antaño estaba la caja de cambios y la transmisión, nos encontramos con lo que es básicamente un mueble bar de diseño. De diseño espectacular, ciertamente, pero mueble al fin y al cabo.

Audi Grand Sphere

En cuanto al aspecto exterior del Audi Grand Sphere, las primeras imágenes muestran un imponente vehículo organizado como un salón rodante para cuatro pasajeros. Las fotos, tomadas cuidadosamente en la oscuridad, ilustran el interior del coche más que destacan su carrocería esculpida para optimizar la aerodinámica y, por tanto, la duración de la batería.

El Audi Aicon concept, presentado en septiembre de 2017 en el Salón del Automóvil de Frankfurt, equipaba un sistema de conducción autónoma total de nivel 5 (los concept car pueden equipar cualquier cosa, en el fondo son solo elaboradas maquetas) y, precisamente por ello, carecía de volante.

El Audi Grand Sphere concept, por su parte, se queda en una conducción autónoma de nivel 4, por lo que ofrece un volante retráctil en el salpicadero. La sensación de dinamismo también se transmite, en este caso, con un volante. Si el coche todavía se puede conducir es que debe ser mínimamente dinámico.

Audi Grand Sphere

Al igual que lo hizo Mercedes con el Vision EQS, convertido en el Mercedes EQS de serie, Audi nos avisa que su futuro buque insignia será eléctrico. Las páginas de la historia del automóvil se seguirá escribiendo, pero está vez será con electrones y no con gasolina.

En Motorpasión | Probamos el Audi e-tron GT: la súper berlina eléctrica es todo placer y contundencia en movimiento

Temas
Inicio