Compartir
Publicidad
Publicidad

Audi Aicon: un concept que promete hasta 800 kilómetros de autonomía en un futuro sin accidentes

Audi Aicon: un concept que promete hasta 800 kilómetros de autonomía en un futuro sin accidentes
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin volante ni pedales y de propulsión exclusivamente eléctrica. Así ve Audi la conducción autónoma del futuro, que ha esculpido en forma de sedán: el Audi Aicon. Este concept con autonomía nivel 5 representa el fin de la propiedad privada que veremos tarde o temprano y con una nada desdeñable autonomía de entre 700 y 800 kilómetros.

En el interior, la ausencia de volante y salpicadero convencional otorgan la sensación de viajar en un lujoso y diáfano avión, en el los cuatro ocupantes podrán ser iluminados por un dron al salir del coche. Audi imagina un futuro tan idílico que vaticina el fin de los accidentes, por lo que los ocupantes no necesitarán siquiera sistemas de retención o de protección. Lo veremos en el Salón de Frankfurt.

De otro mundo

A1711101 Medium

El Audi Aicon ha sido diseñado tomando como referencia un futuro en el que la conducción autónoma estará totalmente integrada, así como las infraestructuras (aún queda un trecho). "Incluso con límites de velocidad moderados, las distancias largas podrán cubrirse a una velocidad constante de unos 130 km/h", dice Audi. Y añade: "Los accidentes también serán cosa del pasado gracias a los sistemas de sensores altamente avanzados y a la conexión en red. Los ocupantes de un coche como el Audi Aicon no necesitarán, por tanto, elementos convencionales de retención o de protección".

Una visión que se nos antoja como poco, visionaria. En el área de propulsión, cuatro motores eléctricos en total se sitúan en la zona de los ejes delantero y trasero. Las unidades de almacenamiento de energía van integradas debajo del suelo de la cabina; son baterías de carcasa sólida con mucha más capacidad energética que las baterías de iones de litio.

A1711099 Medium

Los cuatro motores producen un total de 260 kW (354 CV) y 550 Nm. Cada uno mueve una rueda, posibilitando una tracción integral quattro variable, con control electrónico. En cuanto a la autonomía, el Aicon tira a lo grande y promete entre 700 y 800 kilómetros con una carga de las baterías en menos de 30 minutos.

El coche equipa también un sistema de carga inductiva, sin cables, y aplica uno u otro sistema de carga sin intervención de un conductor. En una Audi AI Zone, puede acceder por sí mismo a una estación de recarga y recargar sus baterías sin ayuda humana.

Con un dron que te ilumina el camino

A1711104 Medium

El espectacular exterior se acentúa no solo por el diseño deportivo, sino por unas dimensiones que superan en distancia entre ejes a la versión con carrocería larga del nuevo Audi A8: longitud de 5.444 mm, anchura de 2.100 mm, una altura de 1.506 mm y una distancia entre ejes de 3.470 mm.

Cuenta con superficies acristaladas delante y detrás, de forma que desde el interior las vistas se vuelven panorámicas. Los prominentes pasos de rueda subrayan el ADN quattro de Audi, y las enormes ruedas de 26 pulgadas van situadas lo más hacia afuera posible. Como en el caso del Audi e-tron Sportback concept, el frontal del Aicon muestra la parrilla hexagonal invertida Singleframe, un rasgo típico de la próxima generación de modelos eléctricos de Audi.

En cuanto a la tecnología LED de iluminación, Audi sigue sin atarse a convencionalismos e introduce superficies digitalizadas compuestas por cientos de píxeles triangulares, que se repiten en 3D en torno a la parrilla. Así que en el futuro de Audi tendremos gráficos, animaciones y visualizaciones informativas en cualquier color totalmente personalizables.

A1711097 Medium

Los faros de largo alcance son enterrados en el olvido porque Aicon puede ver en la oscuridad gracias a su sistema de sensores láser y radar. Pero atención a lo que viene ahora, porque Audi ha pensando en esos (muy... habituales) momentos en los que sales del coche en medio de la oscuridad: una luz de acompañamiento que vuela se activa automáticamente, y un mini dron con linterna ilumina el desplazamiento a pie del usuario.

Y aquí llega el epítome del futurismo: segmentos lumínicos divididos horizontalmente a derecha e izquierda de la parrilla Singleframe asemejan unos ojos y pueden expandirse para simular pupilas dilatadas u ojos entrecerrados para aportar un aspecto agresivo. Si el coche detecta personas próximas u otros usuarios de la vía, literalmente dirige su mirada a ellos y les sigue con sus "ojos".

Además, utiliza animaciones en sus superficies de comunicación para avisar a peatones o ciclistas de situaciones peligrosas.

Un interior para entrar a vivir

A1711096 Medium

El Audi Aicon dispone de puertas opuestas que abren unas hacia delante y las otras hacia atrás; por lo tanto, no hay pilar B. La ausencia de volante o de un salpicadero clásico crea una enorme sensación de transparencia y convierte el interior en un espacio diáfano en el que los asientos 'chaise longue' se giran a conveniencia para poder hablar con el resto de pasajeros mientras se es conducido.

El interior se activa una vez los pasajeros entran y PIA, el asistente electrónico, activa la configuración personal a través del móvil del usuario. En lugar de un tablero de instrumentación, frente a ellos se coloca una generosa plataforma que hace las veces de estante, con el display central bajo el parabrisas.

A1711105 Medium

Dependiendo de la posición de los asientos, los pasajeros pueden utilizar el gran visualizador frontal como superficie operativa, o bien una imagen Head-up display proyectada en el parabrisas. ¿Y qué más? Los paneles acristalados del techo pueden bloquear la radiación solar, si se desea, pues su nivel de transparencia cambia con la aplicación de ciertos voltajes eléctricos.

Si el visionario Audi Aicon es el futuro, entendemos que será uno que no llegaremos a ver (solo en Frankfurt). Quizá las próximas generaciones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos