Compartir
Publicidad

Volvo y Polestar se aseguran el suministro de baterías para la próxima década con los asiáticos LG Chem y CATL

Volvo y Polestar se aseguran el suministro de baterías para la próxima década con los asiáticos LG Chem y CATL
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"El futuro de Volvo Cars es eléctrico y estamos firmemente comprometidos a ir más allá del motor de combustión interna". Es la declaración que el CEO de Volvo, Hakan Samuelsson, ha plasmado en una nota de prensa para anunciar un importante paso en materia de electrificación.

Volvo ha firmado acuerdos a largo plazo por miles de millones de dólares con los proveedores asiáticos CATL y LG Chem para suministrar baterías de iones de litio durante la próxima década a modelos de su marca y a su filial Polestar.

Adiós a cualquier riesgo en el suministro

Volvo XC40

"Con el acuerdo de hoy, aseguramos efectivamente nuestro suministro de baterías para la próxima década", ha dicho Martina Buchhauser, vicepresidenta senior de adquisiciones de Volvo Cars. Y ha añadido: "Al tener dos proveedores disponibles en cada región, también nos aseguramos de tener flexibilidad en nuestra cadena de suministro en el futuro".

El fabricante sueco -propiedad del Grupo Geely- dice que este acuerdo de suministro multimillonario hará que CATL y LG Chem proporcionen todos los módulos de batería para vehículos basados ​​en la próxima arquitectura SPA2 y la actual plataforma modular de vehículos CMA.

La primera línea de ensamblaje de baterías de Volvo se encuentra actualmente en construcción en su planta de Gante, Bélgica. El primer Volvo completamente eléctrico que se construirá en Gante será el SUV XC40, que estará en el mercado en 2020, y será el segundo del grupo sueco, tras el Polestar 2 desvelado en febrero.

CATL (Contemporary Amperex Technology), con sede en Ningde, China, es un gigante en la esfera de las baterías de iones de litio a nivel mundial, pues controla toda la cadena de valor: desarrolla y fabrica baterías de iones de litio para coches eléctricos, así como soluciones de almacenamiento de energía.

Y el negocio principal también incluye materiales, sistemas de administración de baterías, reciclaje de baterías y reutilización, y planea iniciar en 2022 la producción en su fábrica de 240 millones de euros en Erfurt, Alemania.

LG Chem por su parte es la compañía química diversificada más grande de Corea, que opera tres unidades de negocios principales: productos petroquímicos, materiales avanzados y soluciones energéticas, incluidas las baterías de iones de litio.

De hecho LG Chem fue el primer proveedor asiático en abrir una planta de baterías en Europa cuando comenzó a producir en una nueva planta en Polonia el año pasado, fabricando células para Daimler, Porsche, Volvo, Audi, Renault y Jaguar.

Ambas compañías acaban de firmar otro importante acuerdo con el Grupo Volkswagen, que les comprará 50.000 millones de euros en celdas de batería.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio