Compartir
Publicidad

Volvo desvela su 360c Concept, un coche eléctrico autónomo que quiere rivalizar con el transporte aéreo

Volvo desvela su 360c Concept, un coche eléctrico autónomo que quiere rivalizar con el transporte aéreo
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras un pequeño adelanto en forma de vídeo teaser, Volvo ha dejado caer el telón que envolvía a su misterioso prototipo Volvo 360c Concept. Se trata de su visión propia de lo que debe ser un coche autónomo, eléctrico y conectado y en su punto de mira no están otras propuestas automovilísticas que conducen solas, sino los aviones.

Sí, has leído bien, el Volvo 360c Concept pretende competir de tú a tú con los vuelos privados o de corta distancia, cambiando el clásico jet que surca los cielos por un coche que circula sobre el asfalto sin nadie a sus mandos. Para ello, configura un prototipo de tintes futuristas, cuya intención es sustituir a los aviones privados o la lujosa cabina que encontramos en los vuelos de primera clase.

Quién quiere un avión si puede tener un coche autónomo

Volvo 360c Concept

Debido a su condición de vehículo autónomo, el Volvo 360c Concept carece de volante. Esto ha permitido a la marca escandinava concebir una distribución diferente a la habitual en los automóviles, que integran normalmente filas de asientos para dos o tres ocupantes.

De hecho, el habitáculo de este prototipo de cero emisiones es completamente configurable, pudiendo pasar de dormitorio con ruedas a oficina móvil o sala de entretenimiento. Más allá de mostrarnos su visión de cómo debería ser un coche autónomo, el Volvo 360c Concept también es una ventana al futuro de lo que supondrá el coche conectado.

Las veces de conductor la hacen en conjunto un complejo ordenador de a bordo, así como un sistema GPS de última generación, apoyado en varias cámaras de 360º (de ahí su nombre). Estas tecnologías son las que permiten al Volvo 360c Concept conducir autónomamente lo más eficiente y seguro posible.

De esta manera, el 360c Concept quiere convertirse en una alternativa a los vuelos privados o de lujo, pensando en viajes de unos 300 kilómetros. Volvo pone como ejemplo los vuelos nacionales de EE.UU., los cuales, entre tiempos de espera y el consiguiente traslado al aeropuerto, llevan más tiempo a los usuarios en comparación a si optaran trasladarse en coche.

Reinventarse como marca de coches

Volvo 360c Concept

Para ilustrar el por qué del Volvo 360c Concept, la marca pone de ejemplo los vuelos nacionales en Estados Unidos: más de 740 millones de viajeros escogieron en 2017 esta forma de traslado. En concreto, rutas que van desde Nueva York a Washington DC, Houston o Dallas, así como los que cubren la ruta de Los Ángeles a San Diego implican más tiempo si se realizan en avión en vez de por carretera.

"Los viajes aéreos nacionales suenan genial cuando uno compra su billete, pero realmente no es así. El 360c representa lo que podría ser una respuesta a esta industria" explica Mårten Levenstam, vicepresidente senior de estrategia corporativa de Volvo Cars. "La cabina para dormir permite disfrutar de una comodidad superior y de un viaje tranquilo durante la noche, para despertarse renovado en su destino. Nos podría permitir competir con los principales fabricantes de aviones del mundo", presume Levenstam.

En definitiva, el Volvo 360c Concept viene a adelantarse a ese futuro todavía lejano en el que los automóviles conducirán solos. Con él, la marca sueca nos demuestra que no mentía cuando afirmaba que un tercio de sus coches comercializados en 2025 sería autónomo. Y es que Volvo quiere tomar un nuevo rumbo dejando de ser un mero fabricante automovilístico para convertirse en un proveedor de servicios.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio