Compartir
Publicidad

El PowerPulse de Volvo acaba con el turbo lag mientras los turbos eléctricos llegan a producción

El PowerPulse de Volvo acaba con el turbo lag mientras los turbos eléctricos llegan a producción
33 Comentarios
Publicidad

El turbo lag o retraso en la actuación del turbo, ése problema intrínseco a los turbocompresores que en determinadas situaciones nos deja unas décimas de segundo colgados sin potencia por una falta de presión en el turbo. Afortunadamente los fabricantes se esfuerzan en reducirlo al máximo y poco tiene que ver este fenómeno en un coche actual respecto a uno de los años 80.

Había modelos que pegabas un pisotón al acelerador y podías ponerte a contar en voz alta hasta que llegaban los caballos que además lo hacían en tropel. Ahora es todo mucho más rápido y progresivo, pero el turbo lag está ahí y Volvo ha ideado un sistema para evitarlo, se llama PowerPulse. Quizá un poco tarde ahora que los turbos eléctricos parecen estar en una fase de desarrollo bastante avanzada.

¿Y cómo funciona? El turbo lag se produce por falta de presión en el turbo y esta presión viene dada por los gases de escape. La solución de Volvo es incluir un pequeño calderín o depósito de aire a presión y un compresor de aire eléctrico que se encarga de ir llenándolo. Cuando pisamos el acelerador en busca de potencia, se libera parte del aire de ese calderín para aumentar momentáneamente la presión del turbo y obtener una rápida respuesta.

Pero mejor ver este vídeo donde se explica gráficamente:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio