Compartir
Publicidad
Publicidad

Así son los nuevos motores Drive-E de Volvo

Así son los nuevos motores Drive-E de Volvo
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A partir del próximo otoño, Volvo incorporará los motores Drive-E a su gama. En primer lugar llegarán tres motores de 2 litros con potencias comprendidas entre los 140 y los 306 CV. En el apartado de los diésel, Volvo prevé motorizaciones con tecnología i-Art y potencias de entre 120 y 230 CV. Los Volvo S60, V60 y XC60 incorporarán a su catálogo los T6 de 306 CV, T5 de 245 CV y diésel D4 de 181 CV. El T5 y el D4 se montarán también en los V70, XC70 y S80.

Todas son motorizaciones turboalimentadas, y en el caso de las más potentes, incorporan doble compresión. La nueva gama de motores se conjugará con una nueva transmisión de ocho relaciones. Se trata de una nueva generación de motores tetracilíndricos, más pequeños y que dan curvas de potencia comparables a las de motores de mayor número de cilindros.

"Al compararlo con un motor de seis cilindros --afirma Derek Crabb, vicepresidente de Ingeniería de Motorizaciones de Volvo--, se obtiene una reducción de masa y tamaño a igualdad de potencias. El ahorro de carburante puede rondar el 10 al 30 %, dependiendo de con qué motor lo comparemos".

En los motores más potentes se recurre a una compresión mecánica adicional para mejorar la respuesta a bajas revoluciones, mientras que el turbo entra desde la línea baja de par, dando al motor un comportamiento --dicen-- similar al de un atmosférico. Otras medidas tomadas tienen que ver con la reducción de fricciones internas en la cámara de combustión, la velocidad de variación de la distribución o la gestión de la refrigeración del motor.

Motores Volvo

Volvo D4: diésel a... 2.500 bar

En cuanto al diésel, para monitorizar la inyección y optimizar la respuesta a la demanda en cada régimen y situación no se realiza la medición en el common-rail, sino que se utilizan sensores montados en cada inyector y conectados a un microprocesador que incorporan (en rojo en la imagen). Así la adaptación de la carga es más rápida, lo que contribuye a reducir las cifras de consumo.

Un punto clave del motor diésel con tecnología i-Art está en la insólita presión a la que funciona: 2.500 bar. De hecho, las investigaciones actuales sobre inyecciones a alta presión se adentran por la senda de los 3.000 bar, pero es cuestión de ir paso a paso. Y el de las 2.500 atmósferas es un logro que desde Volvo no dudan en comparar con la invención de la sonda lambda, allá por 1976.

Los nuevos motores Drive-E son propios de Volvo, y llegan con el sabor de la comida casera que están preparando los suecos en su factoría de Skövde. Tras el verano los veremos en los coches de la firma de Gotemburgo y, en el caso de los gasolina, formarán parte de la próxima hibridación de los modelos de la marca.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos