Publicidad

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI, prueba (exterior e interior)

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI, prueba (exterior e interior)
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Desde hace unos pocos años es un hecho que los vehículos todocamino están de moda. No creo que nadie tenga intención de discutirlo puesto que las calles de nuestras ciudades están inundadas de coches generosamente dimensionados y generosamente sobreelevados con respecto a un turismo convencional.

Lo cierto es que muchos de estos modelos crossover están pensados únicamente para un uso en carretera ya que sus capacidades off-road no son precisamente brillantes (salvo algunas excepciones). Entonces…¿qué sentido tienen? ¿sólo queremos ir bien altos para sentirnos seguros y tener mejor visibilidad?

Dentro de la amplia oferta de todocamino compactos que encontramos en el mercado hay algunos que sí están algo más orientados a hacer escapaditas por el campo, aunque tampoco sean vehículos todoterreno con todas las letras. Es el caso del Volkswagen Tiguan Country que durante los próximos días vamos a intentar conocer a conciencia.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

Allá por el año 2007 llegaba a nuestro mercado el más pequeño de los modelos todocamino de Volkswagen y a día de hoy ya se han vendido más de 600.000 unidades. La última generación del Volkswagen Tiguan es la más parecida estéticamente a su hermano mayor, el Volkswagen Touareg, aunque sigue siendo más compacto (unos 30 centímetros más corto).

Mide 4,42 metros de largo, 1,80 metros de ancho y 1,70 metros de alto, por lo que es algo más largo que un Mitsubishi ASX (4,3 metros) o un Nissan Qashqai (4,33 metros), aunque el Nissan Qashqai +2 (4,54 metros), el Kia Sportage (4,44 metros) o incluso el Ford Kuga (4,44 metros) son un poco más grandes.

Diseño exterior

Si echamos un vistazo al nuevo frontal del Volkswagen Tiguan encontramos rasgos que lo asemejan mucho al Volkswagen Touareg, pero también a otros modelos de la marca como el Volkswagen Amarok. La culpa es de lo que las marcas llaman el ADN de diseño.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

La parrilla, con sus dobles listones cromados, es junto con los faros Bi-xenón con luces diurnas LED integradas, el rasgo que más hace parecerse este Tiguan a su hermano mayor y el resto de familiares de la gama Volkswagen.

Al igual que en su primera generación, el Volkswagen Tiguan actual se ofrece en dos variantes: la clásica y la campera. Cada una de ellas ofrece ángulos de ataque diferentes (18 y 28 grados, respectivamente) por lo que cada una tiene un frontal específico.

La unidad de pruebas que pudimos conducir (la de las imágenes) es la versión Country, es decir, la enfocada a un uso más off-road. Es la que cuenta con un mayor ángulo de ataque (28 grados) y debido al frontal específico es un pelín más largo: mide 4,433 metros en lugar de los 4,426 metros de la versión normal. El resto de cotas son idénticas.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

El frontal “recortado” por la parte inferior de la versión Country cuenta con una protección (de color gris) para resguardar el eje delantero y el motor frente a posibles impactos en terrenos poco acogedores. Las versiones Country cuentan con tracción 4Motion y modo Off-Road.

Este Tiguan Country destaca de perfil por el frontal específico del que hemos hablado, por la línea de cintura ascendente, las barras de techo y por las llantas de 17 pulgadas en diseño de cinco radios. La altura libre al suelo es de 200 milímetros en todas las versiones y el ángulo de rampa o ventral es de 20 grados.

Si rodeamos el coche encontramos en la parte trasera unos pilotos de nuevo diseño cuyas luces de freno dibujan una forma de “L” al encenderse. El ángulo de salida, de 25 grados, es el mismo para todas las variantes.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

Diseño interior

Sin duda el interior del Volkswagen Tiguan es uno de sus puntos fuertes y quizá lo que más diferencie a este modelo de la competencia, siendo una de las razones que puedan justificar su mayor precio con respecto al resto.

Como en todos los modelos de la casa de Wolfsburgo que he podido conocer de cerca, los materiales son de una calidad superior a los estándares generalistas, algo que como es lógico hará que tengamos que desembolsar un poquito más de dinero que si nos hiciéramos con otro de sus competidores.

En el habitáculo del Tiguan predominan los materiales agradables al tacto, aunque también hay plásticos duros en determinados lugares que no lo son tanto. De cualquier manera, es un interior que entra por la vista aunque no sea ostentoso (tampoco pretende serlo).

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

Por diseño es sencillo, aunque no es tan sobrio como el de otros modelos. El número de mandos de la consola es el adecuado (ni muchos ni pocos) y además podemos controlar un montón de cosas desde el volante multifunción (ordenador de a bordo, teléfono, sistema de sonido…).

Como es habitual en modelos de la marca, los diferentes mandos son claros e intuitivos. Tanto los de climatización como los del volante o los controles de la pantalla que preside la consola son muy fáciles de utilizar y enseguida nos haremos a ellos.

Especialmente atractiva con respecto a otros modelos es la tapicería de los asientos en combinación de Alcántara y tela con diseño “Milan”. A pesar de que las orejas de los asientos no son especialmente generosas, éstos recogen bien el cuerpo y son bastante cómodos. Debajo de los mismos encontramos cajones portaobjetos.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

El habitáculo trasero es suficientemente amplio para que dos ocupantes viajen cómodos, aunque cinco van un poco apretados. La plaza central cuenta con reposacabezas y el respaldo es abatible y hace las veces de reposabrazos central, por lo que cuenta además con dos huecos portabebidas.

En la parte trasera hay además una toma de 12V y otros dos portabebidas ubicados en la consola del túnel central, donde se encuentran también los dos difusores de aire para los ocupantes traseros. Por último, también podemos guardar algún objeto en los bolsillos de la parte de atrás de los asientos delanteros.

El respaldo central de la banqueta da acceso al maletero, que cuenta con 470 litros de capacidad inicial. Si abatimos la banqueta trasera (60:40), que además puede desplazarse longitudinalmente y reclinarse, podemos llegar a un volumen total de maletero de 1.510 litros.

Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI

Las versiones Sport, Excellence y la Country que nos ocupa, permiten además abatir completamente el asiento del acompañante delantero para poder transportar dentro del vehículo objetos de una longitud de hasta dos metros y medio.

En el doble fondo del maletero encontramos la rueda de repuesto Continental de dimensiones 145/80 R18. Las gomas que equipaba nuestra unidad, que no lo he mencionado todavía, eran M+S: Goodyear Vector 4Season 215/60 R17.

Mañana seguiremos con la prueba del Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI 4Motion, más concretamente con la parte relacionada con motor, prestaciones y cualidades dinámicas del modelo. No te lo pierdas.

Continuará…

En Motorpasión | Volkswagen Tiguan Country 2.0 TDI, prueba (conducción y dinámica, equipamiento, versiones y seguridad)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir