Compartir
Publicidad
Publicidad

Motores de Fórmula 1 chillando, esto sí que es música

Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los motores de Fórmula 1 son de los motores de combustión interna más sofisticados que existen. Aunque son conocidos por su escasa duración y a que “fallan” mucho, hay que entenderlo en su contexto. En una carrera, llegan a girar hasta a 20.000 RPM, hay que ser conscientes de lo que eso significa: 333 carreras de pistón por segundo, o lo que es lo mismo, una carrera cada 3 milisegundos.

Todos los elementos mecánicos trabajan al límite: cigüeñal, válvulas, pistones, bielas, árboles de levas, inyectores… Los colectores de escape sufren un durísimo castigo, pues tienen que tolerar unas temperaturas bestiales, hasta 900ºC, sobre todo cuando el motor va muy alto de revoluciones. Sólo hay que fijarse en el “colorete” que adquiere el colector según sube de vueltas, y a lo que sale por los tubos de escape. Auténtico fuego.

Sigamos con otro vídeo en el que vemos trabajando los inyectores de un motor de Fórmula 1 de hace unos años, un Renault V10:

La sincronización de imagen y sonido no es muy buena, pero se aprecia la velocidad a la que hay que soltar la gasolina para que se pueda girar tan deprisa. Un inyector convencional no aguantaría esa paliza, debe abrirse y cerrarse decenas y decenas de veces en un sólo segundo, con el mínimo retardo para no desincronizarse la inyección con la carrera de admisión, de lo contrario, perdería potencia y malgastaría combustible.

Como puede apreciarse, es inyección indirecta pura y dura, cuando el cilindro aspira aire en el primer tiempo, la gasolina cae succionada dentro, la mezcla ya viene hecha, no se realiza dentro de la cámara como hacen los motores de inyección directa. Si quieres conocer más a fondo la diferencia, mírate este post.

Aquí vemos un motor Renault RS24 haciendo una simulación de carrera, basada en la telemetría. Este motor es un V10 de 3 litros, de aspiración atmosférica evidentemente, con una separación de 72 grados entre bancadas y 4 válvulas por cilindro. De las 5.000 piezas que componen el motor, 1.500 son móviles. La potencia es de más de 800 CV y gira hasta a 18.000 RPM, con un consumo medio que está en unos 70 litros/100 Km, para que luego te quejes de tu coche.

El ruido que produce es 160 decibelios, es decir, más ruido del que hace un avión a reacción a 10 metros de distancia y por encima del umbral doloroso de audición. Como el escape es libre, es un motor muy contaminante, si viéramos las emisiones de CO2/Km que produce nos daría un infarto, pero también otros contaminantes como el CO, NOx, partículas en suspensión, etcétera.

Ahora ya sabes un poquito más sobre motores de Fórmula 1.

Fuente | Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos