Compartir
Publicidad

El accidente del Koenigsegg One:1 en Nürburgring se debió a un fallo del ABS

El accidente del Koenigsegg One:1 en Nürburgring se debió a un fallo del ABS
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado lunes el mítico Nürburgring Nordschleife alemán fue testigo de un carísimo accidente que, afortunadamente, se saldó sin heridos. Hablamos del enorme golpe que sufrió el Koenigsegg One:1 con el que el fabricante sueco estaba realizando pruebas en el circuito. Ahora sabemos a qué se debió el accidente: fue un fallo en el ABS lo que provocó la fuerte salida de pista del One:1.

Koenigsegg, que ya tiene el coche en sus instalaciones para analizarlo a fondo, ha declarado que el fallo en el sistema antibloqueo de los frenos o ABS fue el culpable de todo, concretamente un sensor defectuoso en la rueda delantera izquierda, que debió encender un testigo en el cuadro de mandos pero que, al parecer, el piloto no pudo ver mientras se peleaba con la bestia de 1.361 CV.

El comportamiento del coche no debía haberse visto afectado por dicho fallo, o al menos no mientras el ABS no fuera imprescindible, pero lo fue. A la llegada a Fuchsrörhe a más de 160 km/h el piloto clavó frenos y las ruedas delanteras se bloquearon, enviando el coche fuera de la pista, previo choque contra la barrera, ya en la llegada a otra traicionera sección del Nordschleife: Adenauer Forst.

El accidente del Koenigsegg One:1 en Nürburgring se debió a un fallo del ABS

El fuerte impacto con el guardarraíl lanzó el coche por los aires más de veinte metros, girando sobre sí mismo 180 grados y aterrizando sobre su rueda trasera izquierda. "Los airbags y el corte de suministro de gasolina, así como otros sistemas de seguridad, funcionaron correctamente, de la forma en la que se diseñaron", afirma Koenigsegg. Así pues, todo funcionó correctamente, salvo el ABS. Por eso mismo, la marca va a actualizar el software del coche para que cualquier potencial fallo del ABS sea notificado al conductor de la mejor manera posible, incluso limitando la velocidad del coche a 100 km/h si fuera necesario.

En cualquier caso, el conductor pudo salir del coche por su propio pie e incluso apagó con el extintor del coche un pequeño fuego en la parte trasera -ocasionado por el contacto de la fibra de carbono con el escape caliente-. Tras pasar por observación en el hospital, recibió el alta esa misma tarde. El One:1, por su parte, no tiene daños en el monocasco de carbono, por lo que se reconstruirá próximamente y volverá a Nürburgring.

En Motorpasión | Así ha quedado este Koenigsegg One:1 tras estrellarse en Nürburgring Nordschleife (vídeo)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos