Compartir
Publicidad

Este oxidado Icon Mercury Coupé de 1949 es el mejor coche eléctrico del SEMA, y tiene corazón Tesla

Este oxidado Icon Mercury Coupé de 1949 es el mejor coche eléctrico del SEMA, y tiene corazón Tesla
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Mercury Coupé EV de 1949 de Icon, y presentado en el SEMA Show 2018, es el nuevo integrante a la serie de los Derelict de Icon. Y lo hace integrando baterías de 85 kWh de Tesla, convirtiéndolo en coche eléctrico. Nunca antes un restomod con esa patina había sido tan polarizante. ¿Será el futuro de los restomods?

Icon es especialista en restomods al uso. Es decir, un coche clásico pero con componentes modernos, como sus famosos Toyota Land Cruiser FJ o su más reciente Ford Bronco. Pero Jonathon Ward, la mente creativa y el fundador de Icon, tiene una predilección para los restomods de corte más exuberante con su serie Derelict. El coche tiene el aspecto de ser una vieja chatarra lista para el desguace (carrocería oxidada, pintura desgastada, cromados que se caen, etc) cuando en realidad el coche ha sido modernizado y funciona mejor que cuando salió al mercado.

Estilo rat y corazón de Tesla

Icon Mercury Coupe Ev

Con este Mercury Coupé de 1949, Ward va un paso más allá y abandona el uso de un clásico pero potente y musical V8. Bajo el capó, aunque ese bloque tenga la forma de un V8 es en realidad una composición realizada con las unidades de control de la batería y algunas de las celdas que componen el pack de 85 kWh. El resto de las celdas están situadas entre los asientos traseros y el maletero.

Los motores eléctricos desarrollan cerca de 400 CV y entregan 637 Nm. La autonomía máxima de este Mercury, según Icon, es de entre 240 y 320 km. Equipa un cargador CHAdeMOn 125A de carga rápida escondido detrás de la matrícula delantera, mientras que en el lugar de la boca de llenado del combustible está el puerto de carga de Tesla para poder usar el coche en los Superchargers de la marca.

Esta reliquia es una auténtica obra de arte

Icon Mercury Coupe Ev

La estética de coche viejo que nunca ha sido restaurado esconde en realidad un trabajo minucioso de restauración y una atención prestada a todos los detalles del coche que solo que conocen el Mercury Coupe 49 sabrán ver.

Icon Mercury Coupe Ev
Icon Mercury Coupe Ev

Por ejemplo, el interior conserva algo de patina en el salpicadero y los paneles de puertas, pero los asientos y la tapicería son nuevos. Nuevos como el subchasis Art Morrison, el sistema de aire acondicionado (no, el Mercury no equipaba ese invento en 1949), las suspensiones o los frenos. El resto de elementos han sido, evidentemente, restaurados.

Otro detalle curioso, que demuestra el minucioso trabajo que requiere un modelo Icon es el cableado. Siguiendo la temática retro del coche, está recubierto con una manga de tela, como lo eran todos los cables hasta los años 50.

Icon Mercury Coupe Ev
Icon Mercury Coupe Ev

Obviamente, todos esos detalles tienen un precio y Ward no quiso desvelar lo que le ha costado el coche al cliente. Sí, porque no es un restomod realizado exclusivamente para acaparar titulares en el SEMA Show, se trata del pedido de un buen cliente de Icon. Vamos, que podrías cruzarte con él en California.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio