Cuando Tesla decide abrir sus Supercargadores a todos los coches eléctricos, resulta que son ilegales en Alemania

Cuando Tesla decide abrir sus Supercargadores a todos los coches eléctricos, resulta que son ilegales en Alemania
21 comentarios

La gran baza comercial de Tesla, y aunque sea la que menos llama la atención del público, es su red de carga rápida, los Supercargadores. Permite ahora cruzar Europa de norte a sur y de este a oeste sin grandes complicaciones, aunque sí planificación. Sin embargo, resulta ahora que los 1.800 Supercargadores de Tesla en Alemania son ilegales.

Según informa Handelsblatt, los Superchargers de Tesla se consideran "ilegales" porque no tienen un contador de kWh visible en las estaciones.

Toda estación de carga en la que se facture la corriente de carga en función de los kilovatios hora debe cumplir con la ley de calibración en Alemania, es decir, tener un contador que mida con precisión la corriente que se consume al cargar. Esto se aplica al espacio público, pero también a las instalaciones de empresas y particulares.

Tesla siempre ha confiado en su aplicación móvil para controlar las sesiones de carga, y las estaciones no están equipadas con pantallas.

Thomas Weberpals, director de la Oficina Estatal de Pesos y Medidas de Baviera, dijo que es tarea de Tesla adaptar las estaciones, y está trabajando en ello.

El gobierno no tiene previsto actuar en este momento: “La operación ilegal no está obstaculizada ni sancionada. Se ha trabajado y se está trabajando para conseguir un estado de legalidad”.

Tesla cargando

En cambio, si se factura con tarifa plana o en los puntos de carga que sean gratis se puede ignorar la ley de calibración. Porque el cliente sabe de antemano lo que está pagando. Ya no es el caso de Tesla que ha abandonado hace tiempo las recargas gratis para sus clientes. Y más ahora que algunos de los Supercargadores de Tesla están abiertos a coches de otras marcas.

Cabe señalar que Tesla no es la única en esta situación. Las estaciones de carga de otros fabricantes como Tritium, Efacec y Delta han sido operadas hasta ahora de manera ilegal, es decir, sin contadores homologados por Alemania.

En Francia, le pasó algo parecido a Ionity. La falta de un contador de kWh calibrado y homologado por los servicios competentes galos obligó el consorcio de recarga a facturar las recargas en minutos y no por kWh. Desde el pasado mes de mayo, en Francia también Ionity factura en kWh, pues ya tiene sus contadores homologados.

La importancia de los Supercargadores de Tesla

Kia cargando Tersla

La red de Supercargadores de Tesla es tan importante para la marca y aporta una verdadera solución de movilidad que la marca ha ido abriendo progresivamente algunas de sus estaciones de carga a coches eléctricos de otras marca.

En noviembre de 2021, vimos cómo Tesla daba su primer paso en esa dirección con un programa piloto en 10 estaciones de Supercargadores en los Países Bajos, donde los propietarios de vehículos eléctricos que no son de Tesla pueden cargar utilizando la aplicación de Tesla.

Al anunciar el nuevo programa piloto, Tesla anunció que planeaba ampliarlo lentamente a medida que tuviesen datos sobre la experiencia de los usuarios, tanto para los usuarios de coches eléctricos que no fueran de Tesla como para los actuales propietarios de un Tesla que verían más tráfico en esas estaciones de carga.

En enero, el fabricante de automóviles anunció que el programa se expandía a más estaciones en Noruega y Francia. Con el paso de los meses, Tesla fue anunciando nuevas estaciones abiertas a todos en varios países de Europa, como España y el Reino Unido, desde el pasado mes de mayo, y Dinamarca, Finlandia, Alemania, Luxemburgo y Suiza, más recientemente.

Las diferentes normas y burocracia de un país a otro no facilitan el despliegue de grandes redes de recarga. Y este es sólo otro ejemplo de la falta de un estándar común.

Temas
Inicio