La cámara interior del Tesla Model 3 ya está vigilando a los conductores mientras usan el Autopilot para que estén atentos a la carretera

La cámara interior del Tesla Model 3 ya está vigilando a los conductores mientras usan el Autopilot para que estén atentos a la carretera
1 comentario

Cuando el Tesla Model 3 llegó al mercado hubo cierta polémica inicial por la presencia de una cámara encima del retrovisor interior que apuntaba la habitáculo. Desde hace una semana, esta cámara está siendo activada para asegurarse de que la gente presta atención a la carretera mientras utiliza el Autopilot, el avanzado sistema de ayuda a la conducción de tipo ADAS de la marca.

Hasta ahora, la principal forma en que los coches de Tesla medían la atención del conductor es a través de sensores en el volante que buscan resistencia, una forma rudimentaria de asegurarse de que los conductores mantienen las manos en el volante. Si no registra la suficiente resistencia, el coche realiza una serie de avisos visuales y sonoros crecientes.

Pero también es algo fácil de rodear y engañar al sistema. Así, algunos conductores optan por  engañar a los sistemas existentes de Tesla con, en los casos más extremos, coches en la carretera sin nadie en el asiento del conductor.  Según las notas de la actualización 2021.4.15.11, la cámara montada sobre el espejo retrovisor "detectará y alertará de la falta de atención del conductor mientras el Autopilot esté activado”.

El nuevo sistema intenta remediar un problema reconocido por el propio Elon Musk, consejero delegado de Tesla. Musk ha llegado a admitir que los accidentes en los que está implicado el Autopilot se deben a una tolerancia excesiva del sistema. Pero también rechazó los llamamientos de sus propios ingenieros para que añadieran una supervisión más eficaz del conductor a los coches de la compañía. Musk dijo entonces que la tecnología era "ineficaz", según The Verge.

Las imágenes del interior podrían ser compartidas, en contra de la ley de protección de datos

Tesla Model 3

El nuevo sistema, si bien soluciona un potencial problema relativo a la seguridad vial, podría a su vez generar otro, de índole legal, en este caso, para los usuarios y no para Tesla. En la misma nota se puede leer que “los datos de la cámara no saldrán del automóvil, lo que significa que el sistema no puede guardar ni transmitir información a menos que el uso compartido de datos esté habilitado".

En algunas situaciones, sí se podría compartir las imágenes del interior del coche pudiendo así infringir las leyes de protección de datos y del derecho a la imagen en vigor en muchos países.

Es verdad que “cualquier propietario y usuario de un coche Tesla puede consultar el estado de la privacidad de los datos en la sección: Controles>Seguridad” de su coche, se puede leer en la misma actualización.

Pero cuántas veces no leemos las políticas de privacidad de una app o de lo que sea y simplemente le damos a “OK”. ¿Qué pasaría, entonces, al compartir un vídeo del interior con pasajeros cuando uno de ellos no quiere que se difundan dichas imágenes?

En Motorpasión | Probamos el Hyundai Kona Eléctrico, sus 204 CV y autonomía real de 440 km demuestran que hay vida más allá de Tesla

Temas
Inicio