Compartir
Publicidad

Los Volvo no encenderán si estás beodo

Los Volvo no encenderán si estás beodo
Guardar
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya hemos hablado otras veces aquí de sistemas para el automóvil que controlan el nivel de alcohol en sangre de alguna manera, permitiendo actuaciones muy diversas sobre el coche o sobre la moral y buena voluntad del conductor. Son ejemplos la AlcoKey de Saab, el sistema de Nissan de reconocimiento visual de las señales de la embriaguez, o el de Toyota, que utilizando conjuntamente sensores en el volante y cámaras repartidas por el habitáculo, daría una impresión bastante razonable del nivel de felicidad del conductor.

El sistema de Volvo va, para mi, algo más allá. Se trata de un sistema que ofrece algo más de seguridad de que el conductor no va a conducir en mal estado, aunque evidentemente, la trampa de suplantar a la persona beoda por una sobria va a seguir existiendo hasta que los aparatitos hagan. Hasta aquí todo parece igual que el AlcoKey o que los demás sistemas.

La diferencia está en la forma de detectar el alcohol en el aire expirado, ya que descarta los semiconductores a favor de una pequeña célula de combustible, que tan sólo va a reaccionar ante el etanol, y por tanto, será más fiable en la medida.

“A diferencia de los semiconductores, por ejemplo, las células de combustible reaccionan solamente ante el etanol. Las moléculas de etanol pasan a través de unas membranas sensibles y se genera una corriente eléctrica. Esta corriente eléctrica es medible. A mayor corriente, mayor cantidad de alcohol en el aliento”, dice David Nilsson, director técnico del proyecto Alcoguard para Volvo.

Volvemos a lo de antes, la trampa está asegurada en gente de baja calaña moral. Eso lo comento yo así, aquí, porque me refiero a la gente que pone en peligro su vida y sobre todo la de los demás sin ningún pudor, la mayoría de la gente con más sentido común que hormonas (y que nadie se moleste porque es así, no es impepinable conducir con unas copas de más) sabrán hacer buen uso de un aparato que está pensado para la seguridad personal y, lo que no es ninguna tontería, para evitar desastres que involucren a terceras personas que no pintan nada en el cuadro.

Y por si fuera poco, un misterioso conjunto de “avanzados sensores” impiden que uses un inflador o algo mecánico para engañar al coche. Además de eso, el sistema memoriza durante 30 minutos los valores que registra una vez soplas, por si andas entrando y saliendo del coche en ese período. Eso no evita que alguien que quiera “romper el sistema” se beba siete cervezas en media hora y espere dentro del coche a que le hagan efecto. Eso sería solo un trastornado.

El sistema irá como opción en los modelos Volvo S80, V70 y XC70 de 2008 en, según la fuente, “Suecia, EEUU y Europa”.

Vía | News.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos