Compartir
Publicidad

Primeras impresiones del Pagani Huayra

Primeras impresiones del Pagani Huayra
158 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace aproximadamente un mes conocíamos todos los detalles sobre el Pagani Huayra, un deportivo de altas prestaciones completamente nuevo que venía a sustituir al Pagani Zonda. Hablamos de un vehículo único, a medio camino entre el mundo de la competición y los deportivos de lujo.

No en vano, el Pagani Huayra se construye sobre dos semi-chasis delantero y trasero, fabricados en cromo-molibdeno (con un peso final de 1.350 kilogramos) y está animado por un motor desarrollado por AMG de 12 cilindros en V a 60 grados con turbo compresor, 700 CV y 1.000 Nm de par.

Por cierto, Horacio Pagani ha confesado que él hubiera preferido un motor atmosférico, pero que las duras restricciones medioambientales de la Unión Europea obligaron a pensar en otro tipo de soluciones que permitirán homologar el vehículo.

Pagani Huayra

Dicho esto, hace apenas unos días tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación internacional del modelo en Milán, donde pudimos ver y tocar el vehículo en carne y hueso, y la verdad es que no defraudó.

Exterior del Pagani Huayra

Por fuera resulta espectacular, y creo que tiene una presencia más imponente de los que pudimos ver en las fotos. Sus marcadas líneas delimitan cada una de las zonas, y a primera vista resulta algo complejo. Hay muchas formas, perspectivas y sombras.

Lo que sigue sin convencerme es el frontal. No me gusta esa enorme boca ovalada. Creo que esconde sus auténticas formas, aunque los LEDS delanteros ayudan a distinguir la silueta de la parrilla delantera.

Pagani Huayra 2

La trasera sin embargo me pareció mucho más bonita. En ella convergen todas las líneas que parten desde el frontal y los laterales, y se resuelven de una manera armoniosa, culminada por los cuatros escapes centrales característicos de la marca.

Visto desde destrás, el habitáculo se integra perfectamente con las líneas del vehículo, remarcando la línea ascendente longitudinal que recorre todo el exterior del vehículo, y definiendo el comienzo de una enorme cola que acaba en los tubos de escape.

Es, en definitiva, un conjunto alejado de lo convencional, que busca llamar la atención. No olvidemos que sus posibles compradores se gastarán en este coche más de un millón de euros, y lo último que quieren es pasar desapercibidos.

Pagani Huayra 5

Interior del Pagani Huayra

Pasemos ahora al interior. Ciertamente no estamos ante un coche corriente. Para empezar, la pequeña maqueta que vimos en el primer teaser de este Pagani Huayra es la llave. Se inserta justo debajo del panel frontal y prácticamente se integra dentro de este, pasando a formar parte del propio habitáculo.

El cuero y la fibra de carbono cubren este interior, que no puede dejar indiferente a nadie. Es cierto que algunos acabados brillantes pueden resultar demasiado llamativos, pero hay que recordar que este coche es un exceso en sí mismo. Hasta las alfombrillas son de cuero, y no de un cuero cualquiera, uno que nos encontraríamos en un buen sillón.

Al sentarnos en su interior, todo resulta estar a mano. El puesto de conducción es el esperable en un coche de estas características: vamos muy cerca del suelo y con las piernas prácticamente extendidas.

Pagani Huayra 10

Los asientos recogen muy bien el cuerpo, pero no parecen agobiantes para el conductor. De hecho dan una gran libertad de movimientos, y contribuyen a dar la sensación de que el habitáculo es espacioso.

El volante queda cerca del pecho y tiene un tacto excelente. Aglutina bastantes botones (de pequeño tamaño), que cuentan con una leyenda iluminada para saber que función controlan, además de dos ruedas giratorias, y el claxon.

Lo mismo pasa con la consola central. Resulta difícil adivinar la función que tiene cada uno, circunstancia que se ve agravada por la cantidad de botones que hay. En un coche normal, diría que quizá con la costumbre esa situación mejore, pero en este coche no tiene sentido; no es un coche que vaya a ser conducido en el día a día o durante mucho kilómetros en momentos puntuales.

Pagani Huayra 17

En un intento de racionalizar el coche, y disfrazarlo de deportivo, y que no parezca un coche concebido para el circuito, Pagani ha dotado al Huayra de un compartimento lateral que hace las veces de maletero, y además, ha reservado detrás de los asientos dos huecos donde encajan unas pequeñas maletas hechas a medida.

La idea puede resultar atractiva, si no fuera porque en todo el habitáculo no hay más de dos huecos, del tamaño de un puño, para dejar nuestras cosas. Las puertas si tienen un pequeño espacio protegido con un elástico, donde es posible que podamos introducir el móvil.

En realidad todos estos detalles no pueden ser considerados defectos. El Pagani Huayra no es un coche de calle. Solo hace falta echar un vistazo a sus entrañas para darse cuenta de esto. El hábitat de este coche es el circuito.

Pagani Huayra 13

Tiene algunos elementos que añaden comodidad a sus pasajeros, pero no son más que artimañas que ocultan su verdadero espíritu. El Pagani Huayra es un coche fuera de lo corriente destinado a hacer cosas comunes, pero que queréis que os diga, así es la vida.

En Motorpasión | Pagani Huayra, todos los detalles, imágenes y video

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos