Compartir
Publicidad
Publicidad

SiestUP, un 'sujetacabezas' para que los niños duerman cómodos y seguros

SiestUP, un 'sujetacabezas' para que los niños duerman cómodos y seguros
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si tienes niños pequeños que van o han ido en sillitas del grupo II o III (a partir de 15 kilos), sabes lo que se sufre cuando se quedan dormidos en el coche y se les cae la cabeza hacia delante. Con las sillitas del grupo I puede pasar también, pero normalmente se pueden reclinar y no se da el caso. El problema surge cuando pasan a las sillas ‘grandes’ y van sujetos sólo con el cinturón del coche.

Estas sillas no se pueden reclinar para evitar el efecto submarino y que en caso de accidente el niño se deslice por debajo del cinturón. Hasta ahí todo bien, pero llega el momento en que el niño se queda dormido y es muy común que se le caiga la cabeza hacia delante.

Siestup 02 Es una sencilla visera anclada mediante un elástico a un soporte fijado al reposacabezas

Esto genera que el niño vaya incómodo, produce nerviosismo en los padres que van pendientes de que no se le caiga la cabeza, en ocasiones el acompañante se ‘retuerce’ en el asiento para colocar al niño (con el peligro que conlleva) y, en caso de accidente, la posición del menor es de todo menos segura.

En Motortec Automechanika Madrid 2015, Feria Internacional de la Automoción en España celebrada del 11 al 14 de marzo en Ifema, pudimos ver un curioso sistema para evitar esto. Se llama SiestUP y es tan ingenioso como sencillo.

Se trata de una visera para el niño que se engancha mediante una goma elástica a un gancho que está anclado al reposacabezas del asiento. Este sistema permite libertad de movimientos al niño pero mantiene la cabeza dentro del área de seguridad del asiento o sillita.

En caso de accidente se desengancha inmediatamente para no producir lesiones cervicales. Parece algo extremadamente sencillo y así es, pero ha pasado por innumerables pruebas y estudios de laboratorios externos para poder comercializarse.

Todo está estudiado, desde el punto de anclaje de la visera con la goma de sujeción para que esté por encima del centro de gravedad de la cabeza del niño, hasta que el gancho sea compatible con todos los asientos que llevan reposacabezas con una o dos guías (prácticamente todos menos los integrados).

Este curioso invento está patentado internacionalmente por la empresa española Siesta Systems, en inicio se desarrolló para las personas con deficiencias que no son capaces de sujetar la cabeza y ahora se lanza una versión específica para niños. Permite un mayor descanso y mejora la seguridad. Su precio está en torno a los 80 euros, 59 durante la promoción de lanzamiento.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos