La DGT da su brazo a torcer (un poco) convocando nuevas plazas de examinadores y mejores condiciones

La DGT da su brazo a torcer (un poco) convocando nuevas plazas de examinadores y mejores condiciones
9 comentarios
HOY SE HABLA DE

Con la situación patasarriba en pleno verano, época de máxima demanda, la DGT acaba de comunicar su medida para finalizar de una vez por todas el conflicto con la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). Aprobado en el Consejo de Ministros, la DGT abre una convocatoria extraordinaria de empleo público con la que finiquitar la sequía de examinadores y, además, mejorar sus condiciones.

El desacuerdo tanto por la falta de personal efectivo como por la cuantía de sus salarios y pluses de peligrosidad habían devenido durante los últimos meses en una dura huelga de examinadores. La última medida de Asextra fue no trabajar lunes, martes ni miércoles, reduciendo las jornadas de exámenes con normalidad a sólo jueves y viernes hasta el 31 de julio.

Mejoras sin especificar y unas pocas plazas más

dgt

Como consecuencia, esta medida tuvo una especial repercusión sobre los examinados, que vieron aumentadas casi indefinidamente sus convocatorias y a los empresarios y trabajadores de las autoescuelas. Con una clara falta de entendimiento entre la DGT y Asextra, la agrupación de examinadores se estaba planteando una huelga indefinida a partir del mes de septiembre que dejaría en poca cosa las 7.000 pruebas suspendidas con la huelga del 2 de junio.

Ante una amenaza de tal magnitud, a la DGT no le ha quedado otra opción que dar su brazo a torcer y convocar nuevas plazas con las que aumentar la cartera de examinadores, después de haberse planteado incluso recurrir a personal militar para cubrir las vacantes de los participantes en la huelga.

Asextra

En total se aprobarán hasta un máximo de 500 nuevas plazas hasta final de año, pero tiene truco porque 435 de ellas son de promoción interna (413 generales y 22 de discapacitados). Según palabras de la propia DGT, "este proceso permitirá promocionarse al 60% de los examinadores actuales y que supondrán mejoras profesionales y económicas".

Por un lado, sí, supone una mejora (sin especificar) en las condiciones laborales de los examinadores actuales, una de las reivindicaciones, pero dejando sólo 70 plazas de acceso libre que se sumarán a los aproximadamente 700 examinadores presentes en la actualidad, muy por debajo de los 900 previos a la crisis.

Sin ningún tipo de abuela, en palabras de Gregorio Serrano (Director General de Tráfico) la DGT se enorgullece de "haber estado trabajando durante los dos últimos meses, para lograr este histórico acuerdo, en silencio pero eficazmente. No hemos entrado en polémica ni respondido a las provocaciones porque lo que nos interesaba era dignificar el puesto de Examinador y mejorar sus retribuciones, además de solucionar la escasez de ellos en algunas Jefaturas".

Habrá que ver ahora si a los examinadores esta concesión de las DGT les parece tan positiva como al propio organismo estatal.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio