Compartir
Publicidad
Publicidad

La Comisión de Seguridad Vial pide radares en los tramos con siniestros por velocidad

La Comisión de Seguridad Vial pide radares en los tramos con siniestros por velocidad
Guardar
8 Comentarios
Publicidad

De forma añadida al conjunto de reformas de tráfico que van a entrar en funcionamiento durante 2013, la Comisión de Seguridad Vial del Congreso ha pedido oficialmente al Gobierno que se emplacen los radares en aquellos puntos donde se haya registrado un número superior de siniestros viales en los que la velocidad haya sido factor determinante.

"Accidentes por exceso de velocidad", leo que dijeron, y no acabo de comprender el concepto habida cuenta que la velocidad es un factor multiplicador de las consecuencias que tienen otros factores que no se mencionan ahí. Sea como fuere, la noticia está en que la propuesta inicial pedía radares en los puntos negros Tramos de Concentración de Accidentes, sin distingos.

Es decir, que por ejemplo se pusiera un radar en aquella rotonda que acumula choques a vehículo casi detenido. Visto así, la petición inicial no tenía demasiado sentido. Supeditar la colocación de los radares a que en el tramo en cuestión se hubiera registrado un número de siniestros superior a la media en los últimos cinco años, teniendo en cuenta variables como la intensidad de tráfico media diaria, la longitud del tramo y el periodo de tiempo analizado, sin más, resultaba algo impreciso.

Así que se enmendó el texto y ahora la proposición habla de siniestros debidos a la velocidad. ¿Cómo controlar el desencadenante del siniestro? Respuesta rápida: controlando la velocidad allí donde la velocidad sea determinante. Pero, ¿hasta qué punto se puede determinar y parametrizar que un siniestro ha tenido lugar por causa de la velocidad?

Todos sabemos que en sí la velocidad no mata. Que nos escatima tiempo en caso de imprevistos y que causa daños mucho mayores cuanto mayor es, sí. Pero de ahí a hacer que sea la velocidad el factor determinante hay un trecho. Hay otros muchos factores --la distracción, las pérdidas de adherencia debidas al estado de los neumáticos o del terreno-- en los que apenas se observa un esfuerzo paralelo al que está mereciendo el control de la velocidad.

Quizá, después de todo, al radar le quedan años de seguir siendo un elemento de recaudación, no de seguridad, por más que el Congreso haya consensuado que el mejor radar es el que no multa. Y sí, evidentemente el mejor remedio contra el carácter recaudatorio de los radares está en respetar los límites establecidos. Pero no es ese el asunto que nos ha traído hasta aquí.

Gráfico | DGT En Motorpasión | Los 25 radares de velocidad que más sancionan en España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos