Compartir
Publicidad
Todo esto es lo que ocurre cuando usas el móvil mientras conduces
Seguridad

Todo esto es lo que ocurre cuando usas el móvil mientras conduces

Publicidad
Publicidad

Es impresionante el número de personas que hablan por el móvil mientras conducen sin ningún sistema de manos libres. ¿Sabemos que está prohibido? Claro que lo sabemos, igual que somos conscientes del peligro que supone hablar mientras conduces. Pero como en todo, siempre pensamos que nosotros sí podemos hacerlo.

Durante una semana he estado fijándome en los coches que circulaban a mi alrededor y he sentido verdadero miedo con lo que he visto. En cada trayecto de unos 15 kilómetros por autovía, carretera de circunvalación y apenas 3 kilómetros de ciudad, he visto una media de cuatro conductores con el móvil. Y sin atascos, circulando a la velocidad máxima permitida o sobrepasándola.

650 1200

Cuando hablas por el móvil mientras conduces reduces la atención en la conducción una barbaridad. Incluso si usas un manos libres te despistas, mucho menos sí, pero recomiendan que sean conversaciones cortas porque en cuanto se alargan un poco rebajamos la atención en la carretera. Y no, no vale poner el manos libres del móvil y sujetarlo a diez centímetros de la boca...

Esta semana he visto frenazos, coches que circulaban haciendo eses por el carril y hasta casi rozar el guardarraíl de la mediana. Hay sistemas de manos libres desde 20 euros y con buena calidad desde 50, así que sale más barato comprarse uno de estos aparatitos que pagar una multa. Lo fascinante del tema es que muchos infractores llevan Bluetooth de serie en sus coches y no lo usan.

¿Y el WhatsApp?

Lo del WhatsApp es capítulo aparte, prefiero a los que hablan por el móvil porque al menos estos van mirando hacia delante... Con el WhatsApp siempre acabas mirando hacia abajo y la pérdida de atención es enorme, estás concentrado en buscar la tecla adecuada y puedes recorrer metros y metros sin echar un vistazo a la carretera, por eso los sustos (y accidentes) están a la orden del día.

Seguro que más de uno dirá que sólo mira el WhatsApp cuando está parado en un semáforo. Eso también está prohibido y los agentes te multan si te pillan, pero lo de las multas me parece secundario porque hablamos de seguridad. Sí, estás parado pero a tu alrededor están pasando muchas cosas: el semáforo se pone verde, una moto para delante de su coche, un peatón se retrasa al cruzar, etcétera.

2

Tú estás con tu móvil mirando hacia la entrepierna, el coche que tienes detrás te pita porque el semáforo se ha puesto verde, metes primera, sales... Y te llevas puesto al ciclista, al de la moto, al peatón o la caja del camión de Coca-Cola que está girando a tu lado. Es MUY peligroso usar el móvil mientras se conduce y deberíamos grabárnoslo a fuego, evitaríamos muchos accidentes.

¿Por qué móvil y conducción son incompatibles?

No, no somos capaces de hablar por teléfono mientras conducimos y tiene una explicación. Podemos hacer dos cosas a la vez, pero cosas sencillas que tenemos tan interiorizadas que somos capaces de hacerlas de forma automática. Conducir es una actividad compleja y también lo es hablar, demasiado para nuestro cerebro que no es capaz de realizar las dos cosas con total atención.

Ni siquiera es necesario un móvil para despistarnos hablando mientras conducimos. Una charla animada con nuestro compañero de viaje nos ayuda a mantenernos en actitud despierta, pero si la conversación se complica hay veces que nuestra verborrea sufre pequeños frenazos o rebajamos la atención de la carretera. No sería el primer accidente provocado por una discusión acalorada.

650 1200

Con el teléfono móvil se acentúa esta situación, ya que a diferencia de lo que ocurre con la conversación directa, con el móvil forzamos a nuestro cerebro a realizar un ejercicio de abstracción, de manera que restamos atención a la conducción para concentrarla en la conversación. Entramos en un modo de conducción subconsciente o automatizada, como cuando estás toqueteando la radio y hay un momento en que te preguntas si en los dos últimos kilómetros ha habido algún momento en el que hayas puesto la vista en la carretera.

Esta es la respuesta, no hay una radiación maldita en los teléfonos que nos atonte y reduzca nuestras capacidades. Es simplemente que no damos para más, una limitación propia de nuestro cerebro. Si es cierto el mito que afirma que sólo usamos el diez por ciento de nuestro cerebro, a lo mejor en un futuro lejano evolucionamos lo suficiente como para hablar por el móvil mientras conducimos.

¿Ahora qué opinas sobre el uso del móvil en el coche? Piénsalo, ¿de verdad es tan importante?, ¿tienes tanta necesidad de comunicarte? Si es así, olvida el WhatsApp, usa el manos libres y no cojas el teléfono si no lo has conectado o si no tienes, seguro que puedes devolver la llamada cuando lo conectes o puedas parar en un sitio seguro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos