Estos son los cinco radares de tramo más largos de la DGT. El ganador controla la velocidad durante 32 km

Estos son los cinco radares de tramo más largos de la DGT. El ganador controla la velocidad durante 32 km
14 comentarios

Actualmente, un total de 92 radares de tramo de la DGT vigilan los excesos de velocidad. Se trata de un arma de Tráfico cada vez más prolífica, pues pronto aumentarán su número: 180 nuevos ya están en camino. Es decir que tendremos en los próximos años más de 270 de estos cinemómetros en las carreteras españolas.

Un radar de tramo se diferencia de los de punto en que miden la velocidad media en un tramo dado, de ahí su nombre. Y esto se traduce en que pueden ser muy extensos. O más concretamente, el tramo que vigilan. Estos son los cinco más largos de España dependientes de la DGT.

Casi 33 km para el más extenso

Radar DGT

Los radares de tramo de Tráfico se ubican en autovías, autopistas y carreteras convencionales, con mayoría para las últimas. Y todo apunta a que esos 180 nuevos que ya ha licitado la DGT estarán en buena parte en estas vías con la eliminación del margen de 20 km/h para adelantar.

Pues precisamente, los cinco más largos están ubicados en carreteras convencionales. Es decir, que hay que mantener en todos ellos una velocidad media no superior a 90 km/h, que es la genérica en este tipo de tipo de vías, durante un largo recorrido.

Palencia tiene los tres radares de tramo más largos. El dispositivo de este tipo más extenso de España está en la provincia de Palencia (Castilla y León). Concretamente, en el kilómetro 34,61 de la CL-615, en sentido creciente. Sus cámaras están colocadas con una distancia entre sí de casi 33 km nada menos.

El segundo es "su gemelo", también en la CL-615 pero en sentido decreciente y colocado desde el kilómetro 1,7 de esta vía. En su caso, controla la velocidad en un total de 23,1 km.

Y el tercero igualmente lo encontramos en esta provincia, pero en la CL-613. Controla los sentidos decreciente y creciente desde los kilómetros 15,4 y 32,7 respectivamente en un tramo de 17,45 km.

PROVINCIA

VÍA

km

sentido

extensión

Palencia

CL-615

34.61

Creciente

32,9 km

Palencia

CL-615

1.706

Decreciente

23,1 km

Palencia

CL-613

15.41 / 32.7

Decreciente / Creciente

17,45 km

Albacete

N-430

486.58 / 502.945

Decreciente / Creciente

16,4 km

Badajoz

N-432

80.98 / 95.49

Decreciente / Creciente

14,7 km

Más allá del podio, el TOP 5 de radares de tramo más largos los cierran dos. Uno de Albacete ocupa el cuarto lugar, empezando en los puntos kilómetricos 486,5 y 502,9 (decreciente y creciente) de la N-430. Se extiende un total de 16,4 km, quedándose cerca del de la CL-613.

Y la quinta posición la ocupa un dispositivo de la N-432, la nacional que une Badajoz con Granada, estando ubicado en la provincia pacense también en sentido creciente y decreciente siendo su inicio en los kilómetros 80,9 y 95,4. En su caso, vigila un tramo de 14,7 km.

¿Se hinchan a poner multas estos radares? Ninguno de estos cinco dispositivos, ya sea en sentido creciente o decreciente, está entre los 50 radares que más multaron en 2021, que es el último año del que se tienen datos.

No obstante, hay radares de tramo que se alzan como en esta lista de los más multones. Es el caso del que vigila un tramo de la autovía A-8 a su paso por Lugo: controla la velocidad en ambos sentidos desde los kilómetros 545 y 550 y tiene una extensión de 5,1 km. El año pasado denunció a 20.626 conductores, estando dentro de los 20 radares que más sancionan.

¿Qué es un radar de tramo?

Al contrario del resto de radares que miden la velocidad en un punto específico a su paso (ya sean móviles o fijos) un radar de tramo detecta el tiempo que tarda en recorrer un vehículo un tramo específico. Es decir, lo que hace es calcular la velocidad media de éste.

Esquema radar de tramo

Así, un radar de tramo en realidad cuenta con una o varias cámaras que se colocan a la entrada y salida del tramo donde se vigila la velocidad: pueden estar en túneles o bien en carretera abierta.

Estas cámaras son infrarrojas, por lo que pueden leer la matrícula en condiciones de baja visibilidad, como de noche o bien con lluvia.

Los datos recogidos por estos dispositivos son procesados por una computadora y el sistema detecta si hay exceso o no velocidad dependiendo del tiempo que se tarde en recorrerlo: si se hace por encima del límite, se hará en menos tiempo y por tanto detecta que se ha superado la velocidad establecida.

Las multas de velocidad varían en cuanto superemos el límite, oscilando entre los 100 euros y los 600 euros, sin resta de puntos y hasta seis puntos. También pueden ser suceptibles de delito contra el tráfico si se excede en más de 80 km/h el límite (vías interurbanas).

Temas