Estas son las peores autovías y autopistas de España según la OCU. Spoiler: las del norte no salen bien paradas

Estas son las peores autovías y autopistas de España según la OCU. Spoiler: las del norte no salen bien paradas
5 comentarios

El exceso de velocidad y las distracciones son los factores que más contribuyen a los siniestros viales, pero aspectos la señalización o el estado de las carreteras también influyen la siniestralidad. ¿Son seguras las carreteras españolas? ¿están en buenas condiciones?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recogido la opinión de 1.259 conductores sobre diferentes aspectos y características de la red de carreteras españolas para conocer la respuesta a estas preguntas y también para saber el grado de satisfacción general de quienes viajan en coche por España.

La nota media obtenida por las grandes autopistas y autovías se sitúa entre el bien y el notable, pero las peor paradas se encuentran en el norte del país. Vemos por qué.

Cuatro de las seis peores notas son para las autopistas y autovías del norte

Rural

El verano pasado, la OCU realizó una encuesta a más de 1.200 conductores para conocer su opinión sobre sobre gran parte de nuestra Red de Carreteras, poniendo el foco tanto en las autovías (competencia del Ministerio de Transportes) como en las autopistas de peaje.

Además, también consultó sobre las carreteras de su provincia y las de su localidad.

En concreto, se les pidió que valoraran (en una escala de valores del 1 al 10) estos nueve aspectos: el estado de la calzada, la señalización, la anchura y número de carriles, la seguridad en las curvas, la presencia de guardarraíles, las obras en la carretera, el diseño de las entradas y salidas, el número de áreas de servicio o descanso y la fluidez del tráfico.

Ahora acaban de hacerse públicos los resultados, y en general, los aspectos peor valorados por los conductores han sido el alto flujo de tráfico, el mal estado de la calzada y el diseño de las entradas y las salidas: las calificaciones varían según la vía y van desde un 5,7 hasta un 7,1.

De entre las 24 autopistas y autovías de la encuesta, los peores resultados han sido para:

AP8 Autopista del Cantábrico (Irún-Bilbao): 5,7 sobre 10

Lo peor: el excesivo flujo de tráfico (la nota más baja en este apartado entre las autovías y autopistas valoradas) y las continuas obras. Pero también la escasa seguridad en las curvas.

AP1 Autopista del Norte (Vitoria-Irún): 5,8 sobre 10

La peor nota es para la elevada presencia de obras y la falta de áreas de servicio (ambos apartados de esta carretera obtienen la nota más baja de todas). Le siguen el alto flujo de tráfico y el mal diseño de las entradas y salidas.

A49 Autovía del V Centenario (Sevilla-Portugal): 6 sobre 10

Repite nota baja para el excesivo flujo de tráfico y las pocas áreas de servicio. Otros apartados con malas valoraciones son los que se refieren a la presencia de obras y al estado de la calzada (de las notas más bajas en este apartado entre las autopistas y autovías valoradas).

A7 Autovía del Mediterráneo (Algeciras-Almería): 6 sobre 10

Para esta carretera lo peor valorado con diferencia han sido las obras. Pero también destaca por el mal diseño de las entradas y salidas (la nota más baja en este apartado), seguido por aspectos como el mal estado de la calzada y las pocas áreas de servicio.

AP9 Autopista del Atlántico (Ferrol-Portugal): 6,1 sobre 10.

Destaca por el mal estado de la calzada (entre las notas más bajas de las vías valoradas por los encuestados). Las obras frecuentes son el otro apartado que lastra la calificación de esta vía.

A52 Autovía de las Rías Baixas (Benavente-Vigo): 6,1 sobre 10.

Las continuas obras hacen que su nota no suba, pero también reúne malas valoraciones en lo que se refiere al estado de la calzada, la escasez de áreas de servicio y la falta de guardarraíles (entre las notas más bajas de las autopistas y autovías valoradas en este sentido).

Las vías urbanas no pasan del aprobado raspado

Foto

Más allá de los datos recogidos respecto a las autopistas y autovías, la opinión de los conductores recogida para las vías locales, urbanas y provinciales, son incluso peores, con una valoración media que rara vez supera el 6 sobre 10.

Para la OCU, estas valoraciones revelan “la urgente necesidad de aumentar la inversión en la red de carreteras”, que se encuentra muy lejos de los países de nuestro entorno “y acumula un elevado déficit histórico”.

Según el reciente informe sectorial “Conservación de carreteras en España. Comparativa con Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, de la Asociación de Empresas de Conservación y Explotación de Infraestructuras (ACEX), en 2017 España solo invirtió 22.489 euros por km, mientras que Italia (el siguiente en menor inversión), dedicó casi el doble: 41.537 euros por km.

El presupuesto destinado a la conservación y mantenimiento de carreteras en 2022 asciende a 1.371 millones de euros, un 11% más que en 2021 -su máximo histórico-. Esto supone prácticamente duplicar una partida que no veía una cifra semejante desde 2009, cuando alcanzó los 1.330 millones, y que en 2018 todavía era de 760 millones.

Es cierto que entre 2021 y 2022 ha aumentado de manera significativa el gasto en conservación y mantenimiento de carreteras respecto a años anteriores, pero España aún estamos todavía muy lejos de las cifras de nuestros países vecinos.

Temas
Inicio