Esta manta bloquea incendios en coches eléctricos y de combustión, y de forma instantánea

Esta manta bloquea incendios en coches eléctricos y de combustión, y de forma instantánea
10 comentarios

Uno de los principios básicos a la hora de apagar un incendio sin usar agua es tratar de ahogarlo; es decir, dejarlo sin oxígeno. Esto se consigue cubriendo las llamas con un elemento ignífugo, como una manta. En el caso de los incendios en vehículos, resulta más complicado, pero una compañía noruega vende una interesante solución.

Se trata de una manta ignífuga con superficie reflectora que permite sofocar un incendio tanto en un coche de combustión como en uno eléctrico sin necesidad de utilizar agua o extintores y en pocos minutos.

Se puede reutilizar hasta 30 veces

Según explica Bridgehill, que fabrica esta herramienta antiincendios, solo hay que desenrollarla y cubrir el vehículo en llamas con ella, asegurándose de que está pegada al suelo.

Puede soportar hasta 1.000 ºC durante 48 horas y reutilizarse hasta 30 veces en el caso de la manta profesional, y promete conseguir no solo sofocar las llamas de un vehículo, sino evitar que se extiendan a zonas colindantes.

Con un tamaño de 6 x 8 metros y un peso de 28 kg, consta de una superficie reflectora que retiene hasta el 96 % del calor que se emana durante un incendio.

A pesar de ser adecuada para su uso en aparcamientos tanto privados como públicos o talleres, el fabricante recomienda que sea retirada únicamente por bomberos profesionales.

En el caso de los coches eléctricos, cuyas baterías pueden arder sin oxígeno, se recomienda usar la manta hasta que lleguen los bomberos, pues se trata de incendios muy peligrosos debido al riesgo de explosión de las baterías.

De hecho, se ha demostrado el efecto de este 'dispositivo' para bajar la temperatura del vehículo en llamas y sofocarlas, pero en el momento en que se retira, el fuego en el paquete de baterías se reactiva. Por ello es recomendable dejar la manta hasta que lleguen los bomberos.

Manta Incendios3

Claro que resulta menos económico que mantener un extintor, puesto que su precio puede llegar hasta los 2.400 dólares.

No obstante, hay muchos otros fabricantes que han desarrollado sus propias mantas, por lo que el mercado es cada vez más amplio.

Foto | Bridgehill

Temas
Inicio