Publicidad

Engaños a concesionarios, 'conseguidores' de coches y simulaciones de robos: así se hizo una banda con 225 unidades para revender

Engaños a concesionarios, 'conseguidores' de coches y simulaciones de robos: así se hizo una banda con 225 unidades para revender
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización criminal dedicada al tráfico ilícito de vehículos que operaba a nivel nacional e internacional desde Madrid. Por el momento, hay 15 detenidos acusados de delitos de apropiación indebida, estafa, falsedad documental, extorsión y simulación de delito.

Así lo ha ratificado la Jefatura Superior de la Policía de Madrid en un escrito en el que cifra hasta la fecha en 225 el número de vehículos con el que la banda se hizo y posteriormente rematriculó y vendió "en España y en otros países, principalmente europeos", informa Europa Press.

'Hombres de paja', 'pasadores' y falsificadores

Llave Coche

La operación, que sigue abierta y podría finalizar con más detenidos y coches interceptados, arrancó hace siete meses a raíz de una denuncia por extorsión y amenazas que acabó siendo el hilo del que tiraron las autoridades para destripar toda una red jerarquizada, integrada por miembros con hasta cuatro funciones bien marcadas y diferenciadas.

¿Cómo operaban? El primer paso lo daban los principales responsables de la organización, que contactaban con los bautizados como conseguidores de la banda, es decir, personas que se encargaban de lograr los servicios de un tercero dispuesto hacerse con los vehículos que posteriormente comercializarían en el mercado negro.

Conocidos como los hombres paja, estas eran personas generalmente con pocos recursos que aceptaban el encargo y lo realizaban de dos maneras distintas: acudiendo a los concesionarios y presentando allí nóminas falsas para financiar el modelo elegido, empleando también en ocasiones una identidad usurpada; o bien los engañados eran alquiladoras o ciudadanos particulares, a los que abonaban el pago inicial.

En el primer caso, a pesar de los impagos de la financiación, las empresas crediticias no denunciaban por vía penal ya que consideraban que no se realizaban por motivos delictivos, lo que permitía a la organización ganar tiempo para el traslado y posterior venta ilícita del vehículo antes de que se iniciara la reclamación por vía civil del dinero adeudado. Además, si el turismo se iba a vender en España, procuraban que el comprador residiera en una ciudad distante al lugar de compra.

Coches Aparcados

Una vez se hacían con el coche en cuestión, su último paso era contactar con posibles compradores de nuestro país o del extranjero antes de que entrasen en acción los encargados de los dos últimos pasos: los falsificadores y los pasadores. Mientras los primeros elaboraban los justificantes fraudulentos de transferencias de vehículos, los segundos se ocupan del traslado por vía terrestre de los vehículos fuera de España, vía paso por Francia, con destino a otros países.

Finalmente, tras materializar la venta en el mercado ilegal de coches, los hombres paja trataban de escabullirse del pago del coche adquirido simulando y denunciando un supuesto robo orquestado del ejemplar en cuestión. No obstante, si la denuncia era interpuesta antes de la venta, eran víctimas de amenazas y agresiones.

Durante los registros efectuados -cinco en Madrid, uno en Alcalá de Henares y otro en Guadalajara- se han intervenido decenas de contratos de compraventa, documentación relativa a los vehículos, material informático y varias copias de llaves de vehículos que se realizaban para dar apariencia de legalidad en la venta.

Se desconoce el montante de dinero que los autores llegaron a obtener a través de esta practica delictiva, que recuerda en cierta manera al caso ocurrido el año pasado cuando la Guardia Civil detuvo a 22 personas por robar, desmontar y vender piezas de coches por valor de 2 millones de euros.

En Motorpasión | Olor a coche nuevo: un cóctel químico tan amado como odiado que si no está bien trabajado te puede marear | Coches, conectividad y hackers. ¿Por qué la seguridad ya no está sólo en los airbags?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios