Compartir
Publicidad
Publicidad

Enciende las luces, que no te veo

Enciende las luces, que no te veo
Guardar
65 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha llegado el invierno y con él se nos va la luz y la claridad. Ahora anochece antes y la climatología es más adversa que agradable; es la hora de dar un repaso a las partes que más vamos a necesitar en nuestro vehículo: los faros y el resto de las luces (freno, emergencia, intermitentes, antiniebla), así como otro mecanismo fundamental en invierno: los limpiaparabrisas.

Según los datos de la DGT, el 42% de los accidentes mortales en nuestro país se produce en condiciones de baja luminosidad (la noche y el crepúsculo) y el 18,4% de estos, bajo condiciones atmosféricas adversas, como la lluvia, niebla, granizo, nieve.

El momento más peligroso, cuantos más accidentes ocurren, es al ponerse a llover cuando el suelo está resbaladizo y la suciedad del mismo nos salpica en el parabrisas de nuestro coche. Veamos cómo nos movemos en invierno los españoles. El RACE (Real Automóvil Club de España), ha realizado una serie de preguntas sobre la circulación en invierno a más de 3.500 usuarios.

Los resultados no son nada buenos. Seguimos siendo un país con muy poca educación al volante, veamos el porqué: el 65% de los entrevistados (más de la mitad) solamente cambia las lámparas de su coche cuando se funden, ni que decir tiene que la mayoría hemos viajado con alguna fundida y no nos hemos dado ni cuenta.

Otro de los datos “curiosos” es que el 85% (casi todos) reconocen haber sido deslumbrados por otro vehículo durante las horas de oscuridad. Y a la hora de conducir bajo el agua en cualquiera de sus variantes (lluvia, nieve, granizo) el 57% reconoce haber tenido que detenerse por no poder seguir conduciendo.

El 20% de estos conductores debería sustituir las escobillas de los limpiaparabrisas, vamos, que no ven ni torta si se pone a llover.

En cuanto a la utilización de luces diurnas (durante las horas de luz) y según datos de la DGT, el 31% de los conductores estarían de acuerdo con la medida, no son muchos. Sigo pensando en que estamos poco informados.

Lo mejor que podemos hacer es cambiar las lámparas, recomendado cada 40.000 km, cambiar las escobillas cada temporada y encender las luces por el día (las de cruce), siempre que circulemos por carreteras de doble sentido o con poca visibilidad, para empezar.

Para saber más y aprender a circular más seguros en invierno, el RACE y la Red de Talleres Bosch Car Service han puesto en marcha una campaña sobre iluminación y visibilidad, distribuyendo en los centros de RACE y de Bosch 50.000 folletos divulgativos con consejos, así como carteles distribuidos por los más de 600 talleres de su red, aprovechando los miles de conductores que pasan por estas instalaciones durante esta época del año.

Unas buenas luces, nos permiten ver y ser vistos, así como la limpieza del parabrisas y las escobillas que en buenas condiciones, nos dejan observarlo todo con claridad. ¿Nos aplicamos “el cuento”?

Fuente | RACE, DGT
En Motorpasion | Luces para ver, ser vistos y avisar – aula MP

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos