Compartir
Publicidad

Condenado a 18 meses de cárcel un policía vengativo por multar 21 veces en un año al mismo vecino

Condenado a 18 meses de cárcel un policía vengativo por multar 21 veces en un año al mismo vecino
Guardar
34 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En lo que a conductores se refiere podríamos decir (frivolizando un poco) que hay dos tipos de conductor: a los que han multado y a los que van a multar. Todos somos susceptibles de cometer errores y las multas son una gran fuente de preocupación, especialmente si te caen 21 en poco más de un año.

Podría haberle ocurrido a un mismo conductor alicantino, pero lo cierto es que no es tan mal conductor como podría parecernos, sino que ha sido presa de algo más que un exceso de celo por parte de la autoridad; ha sido el objeto de un policía con ansias de venganza.

21 multas puestas a conciencia y sin remordimientos

Multa1

Los sucesos han ocurrido en la localidad alicantina de Castalla, donde un agente de la policía municipal de 62 años cursó un total de 21 multas falsas durante un periodo de un año, entre noviembre de 2009 y diciembre de 2010, contra el mismo vehículo.

El propio agente fue quien reconoció los hechos y su culpabilidad durante el juicio en el que el agente se ha tenido que enfrentar a cargos por prevaricación y falsedad documental, y por los que ha sido condenado a un total de 18 meses de prisión y la compensación económica por valor de 12.000 euros al vecino.

La historia viene de tiempo atrás, cuando el vecino objetivo de las multas denunció personalmente al policía municipal por supuestamente dedicarse a cobrar sobornos para permitir la celebración de timbas ilegales de cartas y por lo que ya fue condenado. No era el Bronx, era Castalla.

Multa1

Meses después, el agente decidió tomarse la justicia por su mano y haciendo uso de sus facultades emprendió una cruzada vengativa contra el vecino hasta el punto de denunciar al mismo coche simultáneamente por el mismo motivo falsificando la firma de otro agente de la policía municipal.

La acusación de la víctima solicitó la imposición de un total de 12 años de inhabilitación y cinco años de prisión, pero la defensa alegó "enfermedad" del policía y la suspensión de la pena, que finalmente ha quedado rebajada a 18 meses de prisión, por lo que no entrará en la cárcel al ser una pena inferior a los 24 meses.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos