Compartir
Publicidad

Anna González pide al Congreso una reforma del Código Penal para poner fin a los atropellos impunes a ciclistas

Anna González pide al Congreso una reforma del Código Penal para poner fin a los atropellos impunes a ciclistas
144 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Óscar, el marido de Anna González, fue atropellado mortalmente mientras montaba en bici en 2013 por un camionero que se dio a la fuga. Cuando se le detuvo, sus hechos fueron considerados una falta leve y su causa fue archivada. Desde entonces, Anna lucha por reformar el Código Penal y ha conseguido llevarlo al Ministerio de Justicia.

Su petición en la plataforma Change.org lleva más de 230.000 firmas.

Los muertos sí necesitan socorro

Bicycles

Óscar fue atropellado por un camión cuando circulaba en bicicleta por el arcén de la carretera A-42 (Autovía de Toledo). El camionero no se detuvo a ayudar, y no fue juzgado porque se consideró una falta tras la reforma del Código Penal de 2015. Tampoco pagó multa, ni se le restaron puntos.

"Desde que el PP despenalizó las faltas, la mayoría de los accidentes por despistes o saltarse un semáforo en rojo han pasado a la vía civil, lo que supone dejar a las víctimas en manos de las aseguradoras, sin la protección del fiscal y de Estatuto de la víctima, como ocurriría si fueran por la vía penal", explica Anna en declaraciones a El País.

Anna lleva luchando para que se reforme el Código Penal tres años. Específicamente el artículo 142 del Código Penal (que fue reformado en 2015), que regula el homicidio por imprudencia y el artículo 195, que regula la omisión del deber de socorro. Tal y como describe en su petición, propone crear un tercer apartado para el artículo 142:

  • El que, por imprudencia leve causare la muerte de otro, será castigado con la pena de multa hasta tres meses.
  • Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres meses a 1 año.

Lo que persigue es que todos los accidentes en los que haya una muerte como resultado de una imprudencia, ya sea grave o leve, vayan a juicio y no queden impunes. Anna también pide recuperar el delito de Omisión del Deber de Socorro para que se castigue "al menos en grado de tentativa", aunque la víctima fallezca.

El Artículo 195 y 196 del Código Penal estipula penas de cárcel de entre tres meses y cuatro años, pero para ello hay un elemento crucial que ha de concurrir para que sea considerado delito de omisión: que exista una persona en peligro grave. Y el marido de Anna, murió en el acto:

  1. El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.

  2. En las mismas penas incurrirá el que, impedido de prestar socorro, no demande con urgencia auxilio ajeno.

  3. Si la víctima lo fuere por accidente ocasionado fortuitamente por el que omitió el auxilio, la pena será de prisión de seis meses a 18 meses, y si el accidente se debiere a imprudencia, la de prisión de seis meses a cuatro años.

Además de que tenga que existir una persona en peligro grave, ha de ser un peligro manifiesto, la víctima ha de encontrarse desamparada y no debe haber riesgo a la hora de prestar auxilio. Sin embargo, sí se contempla el abandono del lugar sin prestar asistencia, algo que hizo el camionero que atropelló a Óscar.

"Entre siete y ocho millones de personas cogen la bicicleta en España, sea para ir a trabajar, para entrenar o de manera profesional. Lo que no puede ser es que la legislación siga como hasta ahora, ha dicho el excliclista Alberto Contador, que también se ha reunido, junto a Anna González, con la ministra de Justicia Dolores Delgado.

La propuesta ya ha pasado los trámites de ponencias y comparecencias de expertos, y el siguiente paso es votar las enmiendas en la comisión de Justicia del Congreso.

Las cifras de siniestralidad corroboran la dramática situación. Los colectivos más vulnerables vuelven a ser los ciclistas y motoristas, que representan el 46 % de todos los fallecidos. En 2017 perdieron la vida 78 ciclistas, 359 motoristas, 49 ciclomotoristas y 351 peatones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio