Compartir
Publicidad
Publicidad

SEAT Ibiza Ecomotive, prueba de consumo (parte 2)

SEAT Ibiza Ecomotive, prueba de consumo (parte 2)
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de comprobar que era posible conseguir un consumo ajustadísimo con una conducción muy eficiente, quedaba por comprobar qué tal resultaba con una conducción normal. Tras el repostaje comentado antes no puse a cero el cuentakilómetros, así que hay que restar a las fotos 100 km para considerar distancia desde el llenado.

El viaje tuvo cuatro etapas. La primera fue Madrid-Valencia a 126 km/h (120 km/h reales), con dos ocupantes y el maletero bien nutrido de equipaje. Hice el recorrido por la A-3 y no hizo falta el aire acondicionado al hacer una temperatura exterior suave. Mi SEAT Ibiza Ecomotive iba previsto de regulador de velocidad, lo utilicé durante casi todo el recorrido.

SEAT Ibiza Ecomotive

Los desarrollos del cambio son largos para ser un coche de poca potencia. Un turbodiesel de 70-90 CV puede ir a 120 km/h (de aguja) a 2.500 ó 3.000 RPM sin buscar demasiado, lo cual supone más consumo, vibraciones y emisiones. El Ecomotive en 5ª circula a 120 km/h a unas 2.200 RPM, en esa cifra seguimos teniendo el par máximo disponible, 195 Nm.

Como el motor va muy poco revolucionado se nota menos que en sus rivales de potencias parecidas, el sonido del motor es testimonial. La aerodinámica es buena, el aire se nota pero poco, lo que más ruido mete al habitáculo son los neumáticos. En este caso hablamos de Bridgestone B250 175/70 R14, según el propio fabricante no se definen como de baja resistencia a la rodadura.

SEAT Ibiza Ecomotive

Es curioso, pero el Ibiza Ecomotive deja plegar los retrovisores en marcha, algo que por ejemplo el León no permite hacer. Consideraré que es un error del software del coche antes de una prestación “eco” más (lo probé por curiosidad, esto NUNCA debe hacerse). Lástima que no tuviese ordenador de a bordo, habría podido tener información de consumos.

El primer cuarto de depósito voló en 350 kilómetros (250 desde llenado), poco verosímil si consideramos un consumo cercano a 3,7 l/100 km. De todas formas, no me fío demasiado de los medidores de SEAT, perezosos en la parte superior y muy rápidos cuando están cerca del cero.

SEAT Ibiza Ecomotive

Una vez en Valencia hice trayectos por ciudad, con dos a cinco ocupantes y procurando gastar el mínimo. Cuando se trata de circular por largas avenidas aguanta perfectamente marchas largas, manteniendo un ritmo constante. Valencia es una ciudad muy llana, por eso la gente suele dejar quitado el freno de mano en doble fila para molestar el mínimo posible.

La siguiente etapa fue Valencia-Murcia por la ruta del interior (A-7, A-31, A-30) a 110-120 km/h (104-114 km reales). Esta parte del viaje tiene una orografía irregular, pues del nivel del mar se sube hasta 800-900 metros y luego se baja de nuevo. Los cuatro primeros cubitos del medidor de combustible desaparecieron a los 660 km, es decir, 560 desde el segundo llenado. No me empezaban a cuadrar los números, eso bajaba muy rápido.

SEAT Ibiza Ecomotive

Cuando llegué a Murcia estaba claro que no iba a poder alcanzar la autonomía prevista, con un consumo de 3,7 l/100 km tendría para 1.216 km teóricos. El último cuarto del medidor se alcanzó a los 711 kilómetros desde el llenado. La cuarta etapa era hasta Madrid, de modo que me tocaría repostar seguro. Acerté, a los 848 km desde el llenado saltó la reserva y paré a echar gasóleo a los 874 km.

Me encanta repostar en las provincias, con 13,14 euros pude echar 16 litros, lo que calculé que necesitaba para volver a casa. Con 7 litros de reserva y 45 de depósito sale un consumo aproximado de 4,48 l/100 km, por encima de los 3,7 l/100 oficiales para este coche, y esto es casi lo que debería consumir la versión no-Ecomotive si la ficha se ajustase totalmente a la realidad.

SEAT Ibiza Ecomotive

El retorno fue a 116 km/h de marcador (110 km/h reales) para amortiguar el efecto de la orografía, pues de Murcia a Madrid fundamentalmente se sube, y eso aumenta el consumo. Esta vez iba solo y con menos peso. El viaje se me hizo un poco largo a pesar de ser sólo 400 kilómetros.

Poco antes de llegar a casa saltó la reserva de nuevo. Esos 16 litros me duraron unos 350 km, es decir, 4,57 l/100 km ¡La leche! Si con 3 litros hice 100 km, con 38 litros hice 848 km y con 16 litros hice 350 km, nos sale una media total de 4,38 l/100 km. Es un poco superior a lo esperado, pero sigue siendo muy ajustado.

SEAT Ibiza Ecomotive

Después de todo, ningún coche por eficiente que sea es inmune al efecto orografía, peso, trayectos urbanos y el aumento de 10 km/h en el ritmo. De todas formas, como a 110 y 120 km/h de aguja sigue girando en zona de par máximo las diferencias por velocidad han resultado ser menores que en otros modelos.

Por otra parte, la elección de los neumáticos de serie no me ha parecido la más adecuada. Con unos Michelin Energy Saver, Continental EcoContact o Goodyear Efficientgrip el consumo habría sido a buen seguro inferior, pero supongo que esos neumáticos saldrían más caros que los de serie.

En Motorpasión | SEAT Ibiza EcomotiveParte 1 y Parte 3

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos