Compartir
Publicidad
Publicidad

Renault Twizy, presentación y prueba en Ibiza (parte 2)

Renault Twizy, presentación y prueba en Ibiza (parte 2)
Guardar
68 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de que haya quedado más o menos claro qué es y qué no es el Renault Twizy (sigue siendo difícil definirlo puesto que es un adelantado a su tiempo), hoy nos toca adentrarnos en la parte más técnica, pero también a su vez en las más interesantes, las que tienen que ver con la gama, los precios y las sensaciones de conducción.

Este pequeño y curioso urbano de la gama Z.E de Renault esconde en la parte trasera un motor eléctrico que se alimenta de una batería de iones de litio alojada justo debajo de los ocupantes, por lo que se mantiene el centro de gravedad bajo y se optimiza el espacio.

Como ya comentábamos ayer en la primera parte del contacto, existen dos versiones del Renault Twizy: la primera de ellas requiere el carné de conducir y la otra se puede llevar con permiso de ciclomotor, por lo que es apta también para menores de edad. Ésta última, la más asequible y también la menos potente, se denomina Twizy 45 y será competencia de los cuadriciclos ligeros que no requieren carné tipo B.

Renault Twizy

Twizy 80 y Twizy 45

La versión de acceso a la gama, el Twizy 45, monta un motor eléctrico de 4 kW, es decir, de unos 5 CV de potencia. El par motor máximo, que recordemos se alcanza desde las cero revoluciones, es de 33 Nm.

Por su parte el Twizy 80, que es la versión más potente, desarrolla 13 kW o lo que es lo mismo, cerca de 18 CV. En este caso el par motor máximo es de 57 Nm. Gracias a sus 450 kilogramos de peso en vacío, el Twizy 80 recorre los primeros 50 metros en sólo 6,5 segundos.

El Twizy 45 está limitado a 45 km/h, por lo que no es apto para circular por cualquier tipo de vía. Sin embargo, el Twizy 80 (que está limitado a 80 km/h pero alcanza unos 85 km/h de marcador) sí puede circular por todas las vías, incluidas autopistas y autovías.

Renault Twizy

La autonomía homologada en ciclo urbano es de 100 kilómetros, aunque como bien nos comentaron los responsables de Renault, es una medida orientativa, muy al estilo de los consumos homologados en los vehículos con motor térmico, que sirven para comparar modelos pero no para conocer el consumo en condiciones reales.

En una conducción real podemos alcanzar los 70/80 kilómetros de autonomía, siempre y cuando hagamos un esfuerzo por conseguirlo (aprovechando inercias, utilizando el sistema de recarga en las deceleraciones…). Si por el contrario circulamos mucho tiempo a la velocidad máxima del vehículo o llevamos todo el rato el pie a fondo la autonomía puede verse mermada a unos 50/55 kilómetros.

La recarga de las baterías se puede llevar a cabo en un enchufe normal, mediante un cable de corriente de tres metros de largo que viene integrado bajo una tapita en la que se puede leer Z.E, en la parte frontal del Twizy. Una carga completa lleva 3 horas y media.

Renault Twizy

Para evitar que te quedes tirado de sopetón, el Twizy nos avisa cuando queda un 12% de batería mediante una alerta sonora y un indicador luminoso en el cuadro de instrumentos. Por último, cuando ya sólo queda un 6% de la batería, el sonido se vuelve continuo y se limitan las prestaciones para preservar al máximo el nivel de carga restante.

Conduciendo el Twizy

Una vez tuve delante el Renault Twizy lo primero que me sorprendió es su tamaño. Es más pequeño de lo que me imaginaba. A pesar de todo, una vez en el asiento del conductor, y aunque el espacio es escaso, la postura de conducción es cómoda y la sensación de amplitud suficiente.

Sin duda la palabra más usada por la mayoría de los compañeros con los que pude intercambiar impresiones fue diversión. El Renault Twizy es un vehículo muy divertido, que dibuja sonrisas no sólo al que lo conduce (todo el mundo iba feliz en sus Twizys) sino también al resto de personas que lo miran con incredulidad por la calle y no pueden hacer otra cosa que sonreir a su paso.

Renault Twizy

Como ya dijimos ayer, el Renault Twizy es muy manejable y se mueve de maravilla en ciudad. La aceleración durante los primeros metros es buena, como en todo eléctrico; se muestra enérgico hasta alcanzar los 50 km/h, aunque tampoco es muy rápido: hace el 0-45 km/h en 6,1 segundos. De 50 km/ en adelante se toma con más calma la aceleración.

Este pequeñín eléctrico funciona como un vehículo automático y tiene tres modos: D (directa), N (neutra) y R (marcha atrás), seleccionables mediante unos botones que se encuentran junto al volante. El freno de mano, por su parte, es un tirador manual que se encuentra bajo el volante.

En carretera abierta tiene sus limitaciones de la misma manera que las tiene un ciclomotor, como la velocidad máxima, por ejemplo. Cuando circulamos a 80 km/h con el Twizy hay ruido aerodinámico y corre mucho aire por el habitáculo, pero no se hace incómodo. En invierno, eso sí, habrá que ir bien abrigado y llevar guantes, como si fueramos en un descapotable o en una moto.

Renault Twizy

También sorprende la dureza de la suspensión, que es más firme de lo que uno espera, pero permite que el Twizy no balancee mucho. Una arruga en el asfalto o un pequeño bache lo notamos bastante más de lo que cabría esperar. A la hora de afrontar badenes diría que el efecto obtenido depende mucho del tipo de badén. Los más agresivos nos harán botar dentro del coche mientras que otros más suaves los pasaremos con total normalidad.

Uno de los detalles más curiosos es que el Renault Twizy no cuenta con ayudas electrónicas de ningún tipo, ni siquiera ESP o ABS. En suelo seco y para conducir en ciudad lo cierto es que no nos harán demasiada falta, aunque si frenamos con mucha fuerza sí bloquearemos las ruedas, que cuentan las cuatro con frenos de disco. Los neumáticos, por cierto, son Continental Conti.eContact en dimensiones 125/80 R13 y 145/80 R13, delante y detrás, respectivamente.

No obstante, si el asfalto está húmedo el coche saca a relucir su carácter subvirador por lo que tendremos que ir con cuidado, sobre todo al principio, hasta que nos hagamos al coche. Cuando se conduce el Twizy hay que concienciarse de que no es un juguete, aunque pueda parecerlo.

Renault Twizy
Cuadro de mandos con indicador de carga, económetro, velocímetro, autonomía y hora…

Gama y precios

La gama del Renault Twizy está estructurada en tres acabados: Urban, Color y Technic, en este orden.

  • Urban: Es el acabado más básico de toda la oferta e incluye el cable de recarga integrado, los frenos regenerativos, el ordenador de a bordo, las dos guanteras delanteras (una de ellas con llave), limpiaparabrisas, parabrisas con función desempañado y preinstalación Parrot (opcional en el Twizy 45 por 150 euros), retrovisores manuales, tapicería resistente al agua, airbag de conductor, cinturones de seguridad de cuatro y tres puntos (conductor y acompañante), tapacubos de color gris…
  • Color: Añade al anterior tapicería en color verde (en rojo o azul es opcional), pegatinas decorativas en las tapas de las guanteras o en las puertas (si las lleva) y tapacubos de color blanco.
  • Technic: Suma al acabado Color la tapicería negra, las llantas diamantadas de 13 pulgadas con detalles en negro brillante, pintura metalizada, carcasa blanca del asiento delantero, pegatinas estilo carbono para las tapas de las guanteras y las puertas (si las equipa) y techo estilo carbono.

Entre los opcionales disponibles para las diferentes versiones encontramos las puertas (590 euros), pintura metalizada (250 euros, de serie en el acabado Technic) o techo transparente (de serie en Technic).

Renault Twizy

Los precios de las diferentes versiones con las ayudas gubernamentales descontadas y el precio de transporte incluído son los siguientes:

  • Twizy Urban 45: 4.917 euros
  • Twizy Color 45: 5.128 euros
  • Twizy Technic 45: 5.479 euros
  • Twizy Urban: 5.409 euros
  • Twizy Color: 5.620 euros
  • Twizy Technic: 5.972 euros

Estos precios de comercialización del Renault Twizy no contemplan el coste de las baterías. El usuario no tiene que comprar la batería puesto que de esa forma el vehículo valdría más del doble. El conjunto de baterías pertenece a Renault, así que nosotros tenemos que alquilárselas y ellos nos ofrecen a cambio un servicio de asistencia y garantía.

El coste del alquiler de las baterías varía en función del uso que vayamos a dar al vehículo. La opción más asequible contempla un alquiler de 50 euros al mes durante 36 meses, siempre y cuando no superemos los 5.000 kilómetros anuales. Si queremos hacer 10.000 o 15.000 el alquiler aumenta hasta 54 y 62, respectivamente. Podéis consultar todas las posibilidades (con un límite de hasta 40.000 kilómetros al año) en la página web de Renault.

Galería de fotos


(Haz click en una imagen para ampliarla)

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Fotografía | Javier Álvarez

En Motorpasión | Renault Twizy, presentación y prueba en Ibiza (parte 1)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos