Compartir
Publicidad

Nissan Juke 1.6 Turbo 4x4, miniprueba

Nissan Juke 1.6 Turbo 4x4, miniprueba
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A finales de 2011 Nissan presentó su nueva gama crossover, en la que el Juke tenía algunos cambios. La versión que más ha progresado es la que analizo ahora, el 1.6 Turbo 4×4 XTRONIC CVT, la versión más cara de la gama. Ya lo había probado en un circuito de conos, pero se merecía una prueba más exhaustiva.

El Nissan Juke solo se vende con tracción total con un motor de gasolina de 190 CV y con cambio automático, aunque también se ofrece manual y con tracción delantera. Es una lástima no poder elegir la combinación manual 4×4, porque se ahorraría un buen pedazo. El PVP de la versión mencionada con acabado Premium (se llama así) es de 24.250 euros.

Sí, es mucho para un Juke… ¿pero merece la pena? Pues eso vamos a valorarlo ahora. Desde luego no es tan divertido como el Juke R, pero como cuesta menos de la mitad, bien merece tener la mitad de prestaciones. No es un mal trato. El quid de la cuestión es la mejora del sistema de tracción total.

Torque Vectoring System del Nissan Juke

Reciclo este vídeo de hace unos meses porque la explicación es la misma. Antes, el Juke 4×4 desviaba el par al eje trasero hasta un 50% pero no controlaba qué cantidad de par se entregaba a cada rueda, pudiendo producir un desequilibrio dinámico. Ahora el diferencial trasero es inteligente.

Eso significa que el Juke, cuando deja de funcionar como un tracción delantera, mejora su agarre y su paso por curva porque la rueda trasera que mejor tracciona es la que recibe más fuerza, y porque produce un efecto multiplicador sobre la dirección, haciendo que vire más deprisa. En otras palabras, subvira menos.

El Juke 4×2 es un coche subvirador, cosa que se puede entender por su elevado centro de gravedad (es alto) y por la suspensión que utiliza. Las versiones 4×4 tienen suspensión trasera independiente, y solo por eso, la mejora en el conjunto es evidente. No me gustó la suspensión trasera del 4×2 (prueba del modelo 1.6 de 117 CV 4×2).

Nissan Juke 4x4

Por fuera no vamos a notar ninguna diferencia entre un Juke 4×2 y uno 4×4 salvo que nos tiremos al suelo a mirarle los bajos. Por dentro es más fácil, a la altura de la rodilla, en un hueco poco visible, se halla el conmutador que cambia entre el modo 4×2, 4×4 automático y 4×4 “fijo”.

No se trata de una solución tradicional de tracción total permanente, sino que es un eje trasero acoplable, sin bloqueos de diferencial ni reductoras. No es un todoterreno, sino un utilitario con pintas de SUV que tiene tracción total y un poco de altura libre.

Sin embargo, el cambio automático proporciona una ventaja adicional sobre campo, y es que permite dosificar la velocidad de avance casi como un motor eléctrico. Podemos subir una rampa a velocidad de tortuga sin maltratar la mecánica ni quemar embrague, porque el cambio es un variador continuo (CVT).

Nissan Juke 4x4

Conduciendo con el conmutador en modo 4×2 no vamos a notar ninguna diferencia, pero ahorraremos un poco de combustible. Es lo recomendable para la ciudad y las autopistas, o la conducción tranquila en general por carreteras con buen firme y buena climatología. ¿Y cuando se complican las cosas?

Seleccionando el modo 4WD-V una centralita escoge el momento ideal para intervenir. Hay un rudimentario indicador en el salpicadero, accesible pulsando varias veces un botón que alterna los modos del ordenador, metiendo la mano dentro del aro del volante. Este sistema me parece peligroso y ciertamente mejorable.

Normalmente el indicador mostrará que las ruedas delanteras reciben fuerza, salvo que aceleremos con un mínimo de decisión, tomemos una curva o se presente una situación de adherencia asimétrica. Por ejemplo, pisando una placa de hielo con las ruedas de la derecha, la izquierda trasera recibirá más par que la derecha.

Nissan Juke 4x4

¿Va mejor el Juke con este sistema?

No hace falta conducir de forma agresiva, en una rotonda a velocidad legal lo podremos notar si aceleramos a la salida. No se nota ningún ruido ni vibraciones, pero se puede percibir y el indicador lo corroborará. Si se pisa a fondo desde parado no pierde tracción, sale con rapidez y sin perder tiempo.

En una conducción muy deportiva podremos salir pasado el vértice de las curvas casi con el pie a tabla sin mayores problemas, aunque por las características de la carrocería, tenderá a irse un poco por la tangente por inercia. Solo con tracción delantera, el coche sería más torpe y más subvirador.

Haciendo la misma prueba con el ESP desconectado, el eje trasero se vuelve más juguetón pero es fácil de corregir el tímido sobreviraje, y si no metemos mucho volante y sabemos dosificar el acelerador puede ser bastante divertido. Esto, en todo caso, no conviene probarlo sin experiencia en propulsión trasera.

Nissan Juke

Si las condiciones de adherencia son malas o salimos de asfalto, el modo 4×4 “fijo” puede ser de utilidad pero hay que recordar que usa neumáticos de turismo normal, con todo lo que eso supone. La tracción total no reemplaza unos buenos neumáticos de invierno para quien viva en zonas propensas a quedar blancas.

Al tener la ayuda de la tracción total, no percibiremos que el motor es brusco ni una cabra loca. Con tracción delantera sí notaríamos el motor más enérgico. Ni desconectando el ESP es fácil salir “echando ruedas” salvo que arranquemos en cuesta sobre gravilla o aceite. No lo he probado, no soy tan macarra, malpensados.

Las limitaciones del coche vienen por la carrocería más que por la suspensión, si fuese más bajito tendría mejor paso por curva. Eso sí, en los apoyos va mucho mejor que el Juke convencional, y por qué no decirlo, más rápido, porque el 1.6 atmosférico es claramente desesperante en ese sentido.

Nissan Juke 4x4

Cambio XTRONIC CVT

Conduzco habitualmente un Prius, así que el CVT del Juke no me ha llamado la atención para mal, aunque un primerizo vería que el sonido de aceleración tiende a ser constante mientras gana velocidad, porque cambia constantemente de relación de transmisión. Tiene seis relaciones fijas que se pueden elegir con la palanca de cambios.

Diría que le CVT es ideal para bajar el consumo de gasolina, porque aprovecha lo mejor del motor, pero no. Nunca he conseguido ver el consumo a 0, o el ordenador no marca bien, o hay un consumo parásito permanente que dificulta ahorrar gasolina. De todas formas no es un motor precisamente poco sediento.

Es un poco lento al salir desde parado, pero una vez lanzado, los cambios los hace rápidamente, y puntualmente nos podrá parecer un automático secuencial de los buenos, y alejado de los defectos de los convertidores de par. Siempre que pueda, girará muy bajo de vueltas, se puede ver hasta por debajo de 1.500 RPM (poco habitual en gasolina).

Nissan Juke 4x4

En cuanto al motor, el 1.6 Turbo tiene la denominación MR16DDT, cuenta con inyección directa de gasolina, control de alzado de válvulas variable en admisión y escape, baja relación de compresión (9,5:1), poco peso y fricción interna moderada. Rinde 190 CV y 240 Nm.

La homologación de este motor es de 7,6 l/100 km, y es una cifra muy difícil de alcanzar. En ciudad, por ejemplo, homologa 10,2, y si solo gasta 11 según ordenador ya nos podemos dar con un canto en los dientes. Un consumo más realista en ciclo mixto es 8,5-10 l/100 km (9,5 l/100 km según Spritmonitor), aunque se circule siempre en modo. Me gastó 9,2 l/100 km a 44 km/h de media, pero con el motor en rodaje, según ordenador.

Por otra parte, no es un coche muy eficiente por la aerodinámica que tiene, y cuanto más se corre, peor. Se puede apaciguar un poco su sed conduciendo en el modo económico, que afloja la respuesta del acelerador, el cambio es más perezoso (prefiere las bajas RPM) y el climatizador se toma las cosas con más calma.

Nissan Juke 4x4

Le faltan tecnologías muy extendidas ya como el Stop&Start o la frenada regenerativa de energía, el diseño es muy moderno pero en ese sentido aún va cojo. El motor de gasolina 1.6 atmosférico es muy poco recomendable, salvo que hagamos pocos kilómetros y las prestaciones no sean nada importantes.

El 1.6 Turbo aguanta muy bien el ritmo en autovía, con pendientes o sin ellas, y subiendo puertos es bastante ágil. No es un deportivo en el sentido estricto del término pero para quien se mueva poco, es una forma diferente de pasárselo bien con un Nissan. Yo soy más de la vieja escuela y prefiero un 200SX, qué queréis que os diga.

No creo que haya una diferencia notable en consumo si se lleva el motor 1.6 de forma muy alegre comparado con el 1.6 Turbo a la misma velocidad y ritmo. Pero en conducción habitual, según Spritmonitor el 1.6 atmosférico es más comedido en su consumo por una diferencia de 1,7 l/100 km, la diferencia que puede haber con un motor diesel.

Nissan Juke 4x4

¿A quién va dirigido este coche?

Para empezar, a quien no le importe gastarse casi 4 “kilos” en un Juke. Entraría en el grupo de los utilitarios vitaminados en torno a los 200 CV, pero un Clio RS o Corsa OPC se lo meriendan aunque sean de tracción delantera porque pesan menos y tienen mejor paso por curva. Un buen tuning sería poner una suspensión muy dura.

La versión 4×4 va más dirigida a quien hace más curvas o tiene una climatología hostil, mucha lluvia y similares. Para quien vaya siempre por autopista o carreteras con buen firme y sol, no lo veo ya adecuado. Además, nos obligan a comprarlo automático si queremos la tracción total.

En cuanto a sus habilidades fuera de carretera, es un SUV, un Jimny viejo con motor de mil centímetros cúbicos (suena mejor que “1.0”) seguramente vaya mejor, pero desde luego estéticamente no es tan llamativo ni puede tener las chucherías electrónicas del Juke. Si es que no se puede tener todo a la vez.

El coche para esta prueba ha sido prestado por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Vídeo | Youtube
En Motorpasión | Nissan Juke 2012 y su nuevo Torque Vectoring System, miniprueba en vídeo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio