Compartir
Publicidad

Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, prueba (valoración y ficha técnica)

Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, prueba (valoración y ficha técnica)
37 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de varios días mirando con lupa el Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, llegamos finalmente a la parte más interesante, la de las conclusiones. Toca valorar y resumir todo lo que hemos dicho sobre su diseño, su interior, sus cualidades en carretera o su oferta de equipamiento, entre otras cosas.

Uno de los aspectos más positivos de este Clase A es sin duda la novedad que supone en el segmento, donde sus competidores más directos llevan ya muchos años en el mercado y, aunque renovados, siguen manteniendo la línea que lucían ya sus predecesores hace más de una década. El Clase A, sin embargo, es completamente nuevo.

¿Por qué un Mercedes-Benz no puede ser compacto? Esta pregunta me surgía leyendo los comentarios de muchos lectores, que parecen no aceptar que un Mercedes pueda ser pequeño. Sí, es pequeño, pero no por ello deja de ser un Mercedes-Benz. No es igual de cómodo que un Clase S ni igual de deportivo que un SLK. Su interior no tiene la calidad de un Clase E y no es igual de rápido que un SLS pero, ¿a quién le importa? Tampoco cuesta lo que ninguno de ellos y aún así se merece esa estrella en la parrilla.

Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, prueba

Valoración general

Guste o no su apariencia exterior (muy mejorada a nuestro parecer con el kit estético AMG de esta versión), el interior no puede defraudar. Incorpora materiales agradables al tacto y de calidad, y además está bien acabado, aunque hay algunos ajustes que quizá no están a la altura de las circunstancias.

El salpicadero resulta algo alto y voluminoso, y la pequeña pantalla ubicada en el centro no acaba de convencer a todo el mundo. Algunos dicen que debería estar integrada, y quizá por cuestiones únicamente estéticas sí luciría mejor integrada, pero tampoco molesta donde está. Cuestión de gustos.

La habitabilidad es muy buena en las plazas delanteras, cuyos asientos son además cómodos y sujetan bien el cuerpo, y también lo es en la parte trasera, aunque está claramente pensada para dos ocupantes (a pesar de tener tres plazas homologadas). El maletero, por su parte, tiene una capacidad ligeramente inferior a sus competidores, aunque en línea con ellos.

Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, prueba

Sobre su propulsor, un 2 litros de 211 CV, no hay muchas pegas que poner. Suena bien (aunque menos poderoso de lo que nos gustaría), tiene fuerza suficiente para que se conduzca cómodamente incluso a bajas vueltas y combina bien con la transmisión automática de siete velocidades, que contribuye de forma importante a la gran suavidad de marcha de la que hace gala el compacto alemán. Es en el apartado de consumos donde el cuatro cilindros no lo hace tan bien como nos gustaría. No es que sea muy tragón, pero sí arroja medias superiores a 8 litros en ciudad y de en torno a 7 litros en autovía, a velocidades legales.

En marcha el Clase A muestra mucho aplomo y el tren trasero apenas se mueve, lo que transmite seguridad al conductor. No obstante, le falta ese puntito deportivo que se supone debería tener una versión de aspiraciones deportivas. Destaca también la dirección por su buen tacto, típico de Mercedes, aunque no sea especialmente comunicativa.

Con la suspensión deportiva de la línea AMG Sport el tarado resulta algo duro, sobre todo en zonas urbanas con badenes o en asfaltos rotos o bacheados. A pesar de que notamos cada bache, no es una suspensión incómoda. Es, en cualquier caso, bastante apta para un uso diario.

En definitiva, el Mercedes-Benz Clase A es una opción muy a tener en cuenta si nos planteamos la compra de un compacto premium alemán. Se ofrece en distintos sabores, según la línea de equipamiento elegida: Style, Urban o AMG Sport y tiene una larguísima lista de opcionales, algunos de ellos muy interesantes.

En pocas palabras

A 250 BlueEfficiency

  • A favor: Originalidad en el diseño, calidad de marcha, motor enérgico, capacidad de tracción, habitabilidad, amplia oferta de opcionales.
  • En contra: Consumos no muy ajustados, suspensión dura en ciudad, precio elevado, opcionales caros.
  • Puntuación final: 8/10

Ficha técnica

A 250 BlueEfficiency

  • Cilindrada: 1.991 cm³
  • Motor: 4 cilindros transversales (211 CV)
  • Par máximo: 350 Nm CEE entre 1.200 y 4.000 RPM
  • Peso en vacío: 1445 kg.
  • Velocidad máxima: 240 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 6,6 s
  • Transmisión: Automática de 7 velocidades
  • Consumo urbano: 8,4 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 5,0 l/100 km
  • Consumo mixto: 6,2 l/100 km
  • Combustible: Gasolina
  • Capacidad del depósito: 56 litros
  • Capacidad del maletero: 341 litros - 1.157 litros (asientos abatidos)
  • Neumáticos: 225/40 R18

Precios del Mercedes-Benz Clase A

Versión probada (sin extras)

  • A 250 BlueEfficiency 7G-DCT: 39.400 €

Alternativas en gasolina/diesel

  • A 180 CDI BlueEficiency: 26.150 €
  • A 180 CDI BlueEficiency 7G-DCT: 28.570 €
  • A 200 CDI BlueEficiency: 29.220 €
  • A 200 CDI BlueEficiency 7G-DCT: 33.525 €
  • A 180 BlueEficiency: 26.430 €
  • A 200 BlueEficiency: 30.220 €
  • A 250 BlueEficiency: 35.500 €
  • A 250 BlueEficiency 7G-DCT: 39.400 €

El coche para esta prueba ha sido prestado por Mercedes-Benz. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Mercedes-Benz A 250 BlueEfficiency, prueba (exterior e interior, conducción y dinámica, equipamiento, versiones y seguridad)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio