Compartir
Publicidad

Kia pro_cee'd GT, toma de contacto

Kia pro_cee'd GT, toma de contacto
35 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aprovechando que realizaba la toma de contacto con el Kia Sorento 2014, decidí ponerme a los mandos del Kia procee'd GT, habida cuenta que no coincidimos con él cuando se presentó la gama procee'd en 2013. No fue un recorrido demasiado largo ni elaborado, pero me bastó para ver lo imprescindible del pepino Kia, el más prestacional de la casa hasta la fecha.

Como sabemos, el Kia pro_cee'd GT utiliza un motor T-GDi 1.6 que entrega 204 CV de potencia máxima con 265 Nm de fuerza motriz. Por fuera se presenta ataviado para la ocasión, con una estética muy pintona que hace presagiar que nos encontramos ante un modelo capaz de medirse de tú a tú con los pesos pesados del segmento... por un precio de salida de 28.780 euros que entre pitos y flautas promocionales queda en 23.452 euros.

Kia pro_cee

Retoques estéticos en el exterior

Disponible en dos tonos --rojo sólido o bien blanco metalizado-- y sólo en la carrocería de tres puertas para España, el pro_cee'd GT ha sido diseñado en Europa bajo la batuta de Peter Schreyer y teniendo en consideración los gustos estéticos de nuestro mercado. En esta versión, la línea de los paragolpes delantero y posterior es específica, como los dobles terminales de escape, el difusor, las llantas --que son de 18 pulgadas--, las pinzas de freno en color rojo o el faldón lateral.

Kia pro_cee
Kia pro_cee

También se han modificado los faros antiniebla, tanto delanteros como traseros, y en la línea baja del frontal --de estética marcadamente deportiva-- los grupos ópticos adoptan la forma de cubito de hielo, es decir, la división en cuatro cuartos cuadrados dotados de tecnología LED. En suma, lo dicho: un diseño pintón para hacerse el amo del lugar.

Interior, acomodación y mandos

Kia pro_cee

Asientos Recaro Kia pro_cee
Al acceder al interior --cuidado con la cabeza--, nos sentamos en los cómodos asientos deportivos que firma Recaro y que son uno de los puntos fuertes del habitáculo. Sus apoyos laterales resultan especialmente confortables, sin perder la firmeza que se puede esperar de ellos.

Pese a que el vehículo no es demasiado alto que digamos (1.430 mm, las cotas no varían respecto del pro_cee'd convencional), la posición de conducción resulta algo elevada debido a la altura que tiene la banqueta incluso con el reglaje ajustado eléctricamente al mínimo.

El interior está bien equipado, aunque en algunos puntos no llega a transmitir la sensación de calidad que sería esperable en una versión avanzada como es esta. Eso sí, cuenta con todos los elementos que hacen del pro_cee'd GT eso que la marca denomina deportivo para el día a día. Navegador con cámara trasera, volante multifunción, arranque por botón, climatizador bizona, sensores de lluvia y luces... De todo un poco, y bueno.

Kia pro_cee

De todas formas, cuando uno se pone a los mandos del vehículo no puede evitar una ligera sensación de abigarramiento que, sin embargo, desaparece en cuanto se pulsa el botón de arranque y entra en funcionamiento el potente motor. Antes de ponernos en marcha, atendemos a una curiosidad que tenemos en el grupo de botones de la derecha del abarrotado volante: el botón GT, que sustituye al control de la resistencia de la dirección.

Con ese modo GT, no es que el coche se transforme en una bestia, cosa que ya es así de serie, sino que en el panel de instrumentos vamos a poder contemplar en todo momento el par que empleamos --graduado hasta 300 Nm, 35 Nm por encima del máximo que da el motor-- y el soplido del turbo. Son las cosas de montar una versátil pantalla TFT como panel, algo que es común al Kia pro_cee'd.

Kia pro_cee'd GT, al volante

Kia pro_cee

Arrancamos y nos saluda el propulsor con cierta alegría, más cuando lo hacemos subir de vueltas hasta el rango en que el T-GDi entrega su máximo par, entre las 1.750 y las 4.500 vueltas. De hecho, el tono del escape se ha aumentado en 10 dB de cara a vivir con mayor intensidad las aceleraciones fuertes, entre 1.000 y 4.000 rpm.

La mayoría de los cambios razonables los realizaré en torno a las 2.000 rpm; los irracionales... cuando sea, que el GT invita a olvidarse de las cifras de consumo. Eso sí, de reojo podemos ir olvidándonos de las cifras de homologación. ¿7,4 l/100 km? Bueno, si ellos lo dicen...

Kia pro_cee

Salimos y enseguida vemos lo que son estos 204 CV de potencia máxima para arrastrar 1.359 kg de masa en vacío. Si sobre el papel acelera de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos, sobre el asfalto tiene una reacción brillante cuando pisamos con energía.

De forma análoga reaccionan los frenos, que actúan con brío sobre las ruedas que visten neumáticos Michelin Pilot Sport 3 de dimensiones 225/40 R 18. Realmente son unos frenos potentes, y su entrega de potencia de frenado es muy intuitiva al tacto del pedal.

Kia pro_cee

Mientras avanzamos por las autovías de la zona comprobamos que al GT le queda mucho equino en las caballerizas; al ir a acelerar siempre queda esa sensación positiva de que hay potencia guardada por si nos hace falta. Y en cuanto a la transmisión, poco se puede decir, salvo que posee un buen tacto, con recorridos cortos y precisos, y que sus seis relaciones de cambio evidencian una buena simbiosis con el motor.

En cuanto a sonoridad, esta es más que correcta circulando a velocidades legales, lo cual cuesta un poco en ocasiones, porque el pro_cee'd lleva uno de esos propulsores que siempre te están tentando. Dan ganas de dar un rodeo, pasar por el Circuito del Jarama y quemar un poco los neumáticos, que todavía están demasiado nuevos estos que lleva, hasta buscar esos 230 km/h que dicen que alcanza.

Kia pro_cee

Al cambiar de registro e ir a hacer unas pocas curvas --muy pocas en realidad, en la ruta que nos han marcado-- notamos algunos de los puntos de mejora de este Kia pro_cee'd GT. El más notorio es el ajuste del chasis, que, de acuerdo, no es de deportivo sino de deportivo de calle, pero aún así se hace sentir.

También en este punto del recorrido encontramos que la suspensión tiende a ser excesivamente dura, si lo que tenemos es un deportivo para el día a día, y no un deportivo a secas, concebido para rodar en el liso asfalto de un circuito. Las carreteras de la Comunidad de Madrid nos muestran sus relieves y el GT nos los presenta, uno por uno.

Kia pro_cee

En realidad, la rigidez de los amortiguadores delanteros se ha incrementado un 30 % en rebote y un 10 % en compresión, mientras que en la trasera ha aumentado un 50 % en rebote y un 200 % en compresión. Esto se ha hecho así, dando lugar a un aumento de la rigidez del 10 %, tanto delante como detŕas, con la idea de que el subviraje y el balanceo del vehículo sean menores.

Todo esto ha sido probado por la marca en Europa a lo largo de 160.000 km circulados por autopistas alemanas a una velocidad media de 150 km/h, y un recorrido de 480 vueltas al Nürburgring Nordschleife para probar su durabilidad, por aquello de que la marca ofrece los 7 años de garantía (o 150.000 km).

De todas formas, puesto sobre el asfalto del día a día en Madrid, lo que se percibe en el vehículo es una leve falta de acomodo. Por fin, la dirección resulta excesivamente suave al tacto, aunque precisa en los movimientos, seguramente debido a todos esos ajustes realizados en la suspensión.

Kia pro_cee

En resumen, tenemos ante nosotros un compacto prestacional que puede presentar batalla en el segmento bajo la enseña de un precio competitivo y un equipamiento muy completo. Está muy bien resuelto en lo relativo a la cadena cinemática, pero dinámicamente deja un cierto regusto a incertidumbre en los ajustes que más apelan a la deportividad, por más que el Kia pro_cee'd GT haya sido concebido como un deportivo para el día a día.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Kia Pro Cee'd 2013, presentación y prueba en Mónaco

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio