Compartir
Publicidad
Probamos el Jaguar XF, la lujosa y confortable berlina británica sin miedo a la tríada alemana
Pruebas de coches

Probamos el Jaguar XF, la lujosa y confortable berlina británica sin miedo a la tríada alemana

Publicidad
Publicidad

Envueltas en una especie de aura misteriosa para los comunes, marcas minoritarias en comparación con los titanes europeos se dedican a hacer la guerra por su cuenta. Desde Inglatera, el Jaguar XF se mete de lleno en la profunda rivalidad entre las berlinas grandes europeas con una apuesta distinta, con personalidad propia y buenas cualidades para satisfacer los paladares más exquisitos.

Nos hemos puesto a los mandos de la versión con motor 2.0 diésel turboalimentado de 180 CV y tracción total, haciendo gala de unas aptitudes sobradamente gratificantes a sus mandos. Quizá no por su velocidad, sino por el gran sabor de boca que ofrece pasando a sus mandos cuantos más kilómetros mejor. ¿Nos acompañas?

Jaguar XF, una berlina de lujo al estilo brit

Jaguar Xf 2017 Prueba 033

Desde que en 2008 Ford se deshiciera de sus marcas británicas, Jaguar vive bajo el paraguas del gigante indio Tata. Mientras desde la lejanía del subcontinente asiático supervisan el buen hacer de la marca de Conventry, Jaguar se dedica a crear productos que rivalicen contra los pesos pesados del viejo continente. Pero lo hacen a su manera, algo que se agradece en un mundo donde cada vez hay menos diferenciación.

Puede que su diseño tenga ya algunos años, pero la capacidad de los diseñadores británicos para realizar trabajos atemporales se vuelve a confirmar con este Jaguar XF. Tras su último restyling se variaron los grupos ópticos para añadir faros delanteros con luz de día LED y unos pilotos traseros con un lenguaje más S-Type que realzan una imagen más moderna que combina a la perfección con sus líneas orgánicas y continuadas.

Jaguar Xf 2017 Prueba 019

Con unas pocas pinceladas el XF se postula como un coche de diseño distinto a los convencionalismos típicos, reconocible desde lejos y desbordando olor a té y pastas, especialmente en este color british green que tan bien le queda a los coches concebidos en las islas. Inherente a su naturaleza, no puede evitar ser presa de muchas miradas curiosas despertando comentarios de admiración con su apariencia.

Pasando al interior del habitáculo es fácil encontrarse con un clima un tanto distinto a lo que estamos acostumbrados en sus rivales europeos. Desde los materiales a las formas pasando por la disposición de los elementos del salpicadero representan una personalidad propia y muy bien definida que abraza, igual que el exterior, al estilo británico.

Jaguar Xf 2017 Prueba 031

Nada más colocarnos en el asiento del conductor percibimos una muy buena calidad de materiales. Toda la zona alta del salpicadero con sus líneas suaves que unen los dos laterales están tapizadas en piel, como las molduras de las puertas, y combinando dos tonalidades de marrón. Sobriedad y buenos acabados.

Sobriedad y elegancia son los dos adjetivos que mejor definen al Jaguar XF tanto por fuera como por dentro. Un rival a tener en cuenta dentro del segmento E

Además de ser un coche ancho, con mucho espacio entre los asientos delanteros ocupado por un gran túnel central, la configuración de líneas horizontales a diferentes niveles destacando la moldura principal del salpicadero de aspecto metálico que encuadra a la pantalla táctil 8". A través de este interfaz controlaremos todo el sistema multimedia, parámetros del coche y el navegador GPS.

Jaguar Xf 2017 Prueba 017

Las plazas traseras cuentan con unos asientos mullidos, reclinados y muy cómodos a los que sólo les faltaría un poco más de espacio longitudinal para las piernas. El Škoda Superb es más espacioso en la segunda fila con una batalla sensiblemente inferior (2.841 mm contra 2.960 mm del británico). Donde cumple con nota es en el maletero, con unos generosos 540 litros, bien aprovechados y con un suelo plano enrasado con el borde de la boca de carga.

Volviendo a la parte delantera, el volante, un tanto vetusto en sus formas centrales, incorpora mandos multifunción nos servirá para gestionar el control de crucero desde el lado derecho y con el izquierdo navegaremos por los menús de la pantalla digital a color del cuadro de mandos, escoltada por sendas esferas analógicas. Un cuadro bien iluminado, perfectamente legible, sobrio y agradable aunque con unos menús un tanto laboriosos de entender.

Jaguar Xf 2017 Prueba 006

Sobre las superficies que quedan a nuestra vista apenas hay líneas verticales más allá de las que enmarcan la consola de la climatización y el túnel central. Allí, unas botoneras sobrias y discretas salpican una intensa profusión de un negro piano que contrasta con el resto de materiales empleados, más tradicionales. Una vez más un recurso empleado de forma excesiva que quedará muy bonito en las fotos de catálogo pero que en el día a día se convierte una pesadilla de motas de polvo y huellas.

Todo un lord inglés en movimiento

Jaguar Xf 2017 Prueba 042

Precisamente es en la parte central desde donde creamos el movimiento. Después de buscar nuestra posición óptima al volante con un asiento y columna de dirección totalmente regulables eléctricamente (y con memoria), pisamos el freno y pulsamos el botón de arranque para que el felino cobre vida con suavidad antes de seleccionar la marcha con la "palanca" rotativa que emerge una vez hemos arrancado.

Durante los primeros metros destaca la capacidad de este coche para agradar al conductor a través de todos los sentidos. Una dirección suave y muy asistida junto con la ausencia total de vibraciones, casi ningún ruido que se cuele en el interior y unas superficies muy confortables al tacto invitan a pasar tiempo tras su volante.

Jaguar Xf 2017 Prueba 035

Es una berlina grande, pero no resulta exagerada. Se mueve bien a baja velocidad y sobre las manos no resulta pesado con la dirección de asistencia variable, aunque el radio de giro podría mejorarse un poco para sentirse un tanto menos perezoso en maniobras urbanas. La amplia batalla también condiciona sus movimientos en entornos ratoneros, hay que acostumbrarse.

A bordo del Jaguar XF la sensación agradable inunda cada metro de recorrido. El cuidado por los acabados y las sensaciones a los mandos se percibe en cada pieza

El Jaguar XF cuenta con tres modos de funcionamiento: Eco, Normal y Sport. Los podremos modificar desde los escuetos botones situados detrás del selector de cambio y con ellos variar la respuesta del acelerador y de las suspensiones (además de cambiar ligeramente el cuadro de mandos, iluminándose en rojo en Sport y con indicadores de conducción eficiente en Eco).

Jaguar Xf 2017 Prueba 043

La verdad es que los cambios se notan pero no son especialmente evidentes. Lo que sí cambia es cuando, además de escoger el modo Sport, pasamos el selector a su posición S, donde la caja de cambios con convertidor de par variará su funcionamiento con transiciones aún más rápidas y dejando que el motor estire notablemente cada marcha.

A la hora de realizar largas tiradas es donde más sentiremos los cambios en el comportamiento del XF. Los desplazamientos diarios repletos de tráfico se hacen muy llevaderos en modo Eco con una respuesta aterciopelada del acelerador y unas transiciones suaves de la caja de cambios. En cambio si optamos por la opción Sport podremos acelerar un poco la marcha en carreteras de curvas aprovechando el sistema AWD y el Torque Vectoring, siendo demasiado rígido en rutas por autovía.

Jaguar Xf 2017 Prueba 002

Aquí, en viajes largos es donde esta estilosa berlina ofrece sin duda alguna su mejor cara. Con un comportamiento suave nos podremos enfrentar a grandes kilometrajes sin acusar el paso de las distancias. El aislamiento acústico del habitáculo está muy bien conseguido y las suspensiones trabajan de manera óptima, convirtiendo al XF en un coche que surfea el asfalto sin transmitir las irregularidades a los ocupantes.

El motor Ingenium 2.0 diésel turboalimentado ofrece 180 CV suficientes para mover esta gran berlina con dignidad casi en cualquier situación. Su punto fuerte es la entrega de par y su docilidad a bajas revoluciones, traduciendo su rendimiento en una gran experiencia aterciopelada al volante. Si buscamos apretar el ritmo nos encontraremos con que los 1.700 kg no pesan en balde con una respuesta un tanto perezosa a altas revoluciones.

Jaguar Xf 2017 Prueba 039

No es necesario estirar cada velocidad con el modo S de la caja de cambios, lo único que conseguiremos es elevar los niveles de ruido y vibraciones, perdiendo buena parte del encanto refinado de este Jaguar. Con una transmisión de ocho velocidades, la tracción integral y la buena entrega en la zona baja/media del tacómetro son cualidades perfectas para dejar los menesteres deportivos a otras versiones más enfocadas a la conducción emocional.

A cambio, cuanto más conoces al Jaguar XF más te das cuenta de que su misión es hacerte sentir como un integrante de la jet set en cualquiera de las plazas que ocupes. Puedes olvidarte del estrés de la conducción agresiva y, simplemente, disfrutar conduciendo mientras saboreas cada metro.

Bien equipado, con mucho opcional

Jaguar Xf 2017 Prueba 016

El consumo final que logramos sacarle haciendo un uso normal con conducción urbana y muchos kilómetros por carretera con dos personas y equipaje fue de 6,2 litros de media. Bastante razonable para un vehículo de estas características y equipado con tracción a las cuatro ruedas.

Sí es cierto que en general de serie le falta un poco de tecnología y modernidad para codearse con sus rivales germanos. La guinda del pastel habría sido un control de velocidad adaptativo, un Head Up Display más claro, asistente de aparcamiento, asistente de mantenimiento de carril o una instrumentación completamente digital. Todos ellos elementos del catálogo de opcionales, para quien se lo pueda permitir.

Jaguar Xf 2017 Prueba 014

Sobre el precio, el modelo básico parte de los 51.160 euros con esta motorización diésel de 180 caballos y tracción total (43.060 euros para el Jaguar XF E-Performance diésel de 163 CV, el más barato), a lo que hay que sumar el precio del equipamiento adicional, la mayoría fuera de packs que hacen subir su coste final por encima de los 60.000 euros.

Un Audi A6 2.0 TDI quattro S tronic cuesta 51.910 euros, un BMW Serie 5 520d automático cuesta un precio similar con 51.962 euros y el Mercedes-Benz E 220 d Berlina 9G-TRONIC asciende a 51.101 euros. Tres precios muy similares para las opciones sin equipamiento opcional pero que incluyen de serie algunos elementos que esta unidad de XF montaba bajo pedido.

Jaguar Xf 2017 Prueba 036

En cualquier caso, el Jaguar XF es un coche diferente a lo habitual, bien acabado, bonito por dentro y por fuera, lujoso sin estridencias y con un comportamiento agradable. Todo un rival a considerar en el segmento E sin miedo a los alemanes.

Jaguar XF 2.0d AWD Prestige: nuestra puntuación

7.5

Diseño exterior9
Diseño interior7
Calidad9
Habitabilidad7
Maletero8
Motor6
Seguridad7
Comportamiento7
Comodidad8
Precio7

A favor

  • Comportamiento refinado
  • Acabados interiores cuidados
  • Interior espacioso
  • Estética muy brit

En contra

  • Radio de giro
  • Túnel central
  • Motor justo
  • Precio opciones elevado

Jaguar Xf 2017 Prueba 041

Ficha técnica - Jaguar XF

Versión probada   2.0 AWD Prestige
Cilindrada1.999 cm³ Tipo de tracciónAWD
Bloque motorCuatro en línea CombustibleGasóleo
Potencia (CV @ rpm)179 @ 4.000 Capacidad del depósito66 litros
Par motor (Nm @ rpm)430 @ 1.750-2.500 Consumo urbano5,7 l/100 km
Peso1.700 kg Consumo extraurbano4,5 l/100 km
Velocidad máxima222 km/h Consumo combinado4,9 l/100 km
Aceleración 0-100 km/h8,4 segundos Capacidad maletero540 litros
TransmisiónAutomática de 8 velocidades Precio51.160 euros (60.688 euros versión prueba)

El coche para esta prueba ha sido prestado por Jaguar Land Rover. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas

Fotografía | Mario Rodrigo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio