Compartir
Publicidad
Publicidad

Citroën C5 HDi 200, prueba (valoración y ficha técnica)

Citroën C5 HDi 200, prueba (valoración y ficha técnica)
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de analizar a fondo prácticamente todo sobre el Citroën C5 HDi 200 que hemos podido probar (diseño exterior, interior, dinámica, conducción, niveles de equipamiento, seguridad, precios…) llega el momento de ir haciendo una valoración final y aportar todos los datos técnicos sobre el modelo y versión en cuestión.

Sin ser la versión tope de gama (de eso se encarga el V6 de 240 CV), esta versión HDi 200 está muy cerca de su hermano mayor gracias a elementos como su motor 2.2 litros turbodiésel de 204 CV, la extremadamente cómoda suspensión neumática de la casa o el amplio equipamiento que trae consigo el acabado Exclusive.

Desde luego a este nuevo Citroën C5 no le falta actitud ni tampoco aptitudes para competir de tú a tú con las berlinas de la competencia alemana, ya sean premium o no. Veamos en qué aspectos lo consigue o en cuales se queda atrás, si es que lo hace.

Citroën C5 HDi 200

Valoración general

La idea en Citroën a la hora de actualizar este modelo debió ser clara. Hay que estar a la altura de los alemanes. Con el nuevo C5 han hecho un gran trabajo no sólo por aspecto (su diseño es mucho más atractivo y seductor que el del anterior) sino también por calidades, acabados y un nivel de equipamiento muy competitivo para el rango de precios en el que se mueve el modelo.

Si por fuera ya llama más la atención y su apariencia es mucho más “de coche serio” (gracias a los acabados cromados o los faros LED, por ejemplo), el interior no se queda atrás. Desde que abrimos la puerta y echamos un vistazo nos damos cuenta de que este C5 es una berlina con máyusculas.

La calidad de los materiales es la adecuada (quizá no tan buena como en otros competidores del segmento premium, todo sea dicho) y los acabados también son los que se espera de un coche de su precio. El interior gana muchos puntos con la tapicería integral de cuero, que aporta todavía más elegancia y carácter al habitáculo (aunque claro, es un opcional).

Citroën C5 HDi 200

La habitabilidad es bastante buena, en general. Las plazas delanteras son anchas, los asientos eléctricos nos permiten encontrar la mejor postura y el espacio para las piernas en el caso del copiloto es más que sobrado. Si nos vamos detrás, las dos plazas laterales están muy bien, pero la central no es ni tan cómoda ni tan amplia como podríamos esperar.

El nivel de equipamiento que ofrece Citroën ya desde la versión de acceso también es especialmente generoso, aunque destaca sobre todo en la versión tope de gama (suspensión Hidractiva III+, faros bi-xenón, sensores de aparcamiento, llantas de 18 pulgadas, asientos eléctricos y calefactados…), puesto que a igualdad de equipamiento algunos de sus competidores lo superarían en precio holgadamente.

En otro orden de cosas, el Citroën C5 (con los acabados superiores, eso sí) es sin duda una de las berlinas más cómodas de su segmento (si no la que más) gracias a su suspensión neumática. Gracias también al aislamiento y la insonorización del habitáculo viajar es casi igual de agradable que si lo hiciésemos en el AVE (hay tramos de alta velocidad mucho más incómodos que el C5). La principal pega de la suspensión es su poca deportividad incluso en el modo Sport.

Citroën C5 HDi 200

El 2.2 HDi es un motor con fuerza suficiente para mover con soltura al C5, aunque la primera impresión que nos da no es la de un motor muy potente. Por el elevado peso del conjunto, poner el coche en movimiento le cuesta más de lo que esperamos.

No obstante, una vez en marcha la respuesta al acelerador es buena y las recuperaciones también lo son, haciendo que, por ejemplo, adelantar sea un juego de niños incluso si ya circulamos a velocidades elevadas por carretera. El consumo, en general, mantiene un buen equilibrio con el nivel de prestaciones del coche.

En definitiva, el C5 es una berlina muy apetecible por la comodidad que ofrece, el nivel del equipamiento, su renovado diseño, su precio (que no es bajo pero sí muy competitivo y bastante menor que el de otros competidores) y por la amplia oferta de motorizaciones, en su mayoría diésel, como manda el mercado.

En pocas palabras

C5

  • A favor: Gran comodidad de marcha, buena insonorización del habitáculo, interior amplio, maletero generoso, buena relación equipamiento/precio, buen equilibrio entre prestaciones y consumo.
  • En contra: Suspensión poco deportiva, peso del vehículo elevado, dirección muy asistida, plaza central trasera algo estrecha.
  • Puntuación final: 8/10

Ficha técnica

C5 HDi 200 Automático

  • Cilindrada: 2179 cm³
  • Motor: 4 cilindros transversales (204 CV)
  • Par máximo: 450 Nm CEE a 2.000 RPM
  • Peso en vacío: 1660 / 2231 kg.
  • Velocidad máxima: 230 km/h
  • Aceleración de 0 a 100 km/h: 8,3 s
  • Transmisión: Automática de 6 velocidades
  • Consumo urbano: 8 l/100 km
  • Consumo extraurbano: 4,7 l/100 km
  • Consumo mixto: 5,9 l/100 km
  • Combustible: Gasóleo
  • Capacidad del depósito: 71 litros
  • Capacidad del maletero: 439 litros
  • Neumáticos: 245/40 ZR 19

Precios del Citroën C5

Versión probada (sin extras)

  • C5 HDi 200 Automático Exclusive: 31.750 €

Alternativas en gasolina/diesel

  • C5 VTi 120 CMP6 Business: 20.450 €
  • C5 HDi 110 e-HDi Business: 20.850 €
  • C5 THP 155 6v Seduction: 22.250 €
  • C5 HDi 140 6v Seduction: 23.050 €
  • C5 HDi 160 6v Seduction: 24.850 €
  • C5 HDi 160 FAP AUT6 Exclusive: 30.250 €
  • C5 HDi 200 AUT6 Tourer Exclusive: 32.950 €
  • C5 HDi 240 AUT6 Exclusive: 34.750 €

El coche para esta prueba ha sido prestado por Citroën. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Fotografía | Javier Álvarez
En Motorpasión | Citroën C5 HDi 200, prueba (exterior e interior, conducción y dinámica, equipamiento y versiones)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos