Compartir
Publicidad

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto
43 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar de que los vehículos familiares y monovolumen no pasan actualmente por su mejor momento, debido a las preferencias de los clientes, que en muchos casos optan por un SUV para viajar con la familia, hay fabricantes que todavía se atreven a lanzar este tipo de modelos. Es el caso de BMW y su Serie 2 Active Tourer, a la venta desde 28.500 euros.

Según la marca, en el mercado de monovolúmenes premium existía un hueco que ahora quedará cubierto por su nuevo modelo, que es el primer monovolumen de la marca y también el primero en desechar la propulsión a favor de la tracción delantera, aunque también habrá versiones xDrive. Ya lo hemos conducido y te lo contamos.

En un segmento tan peculiar como éste, en el que principalmente los clientes son familias, BMW tiene claro a quién va dirigido este modelo. En España, concretamente, la marca ve como potenciales clientes a familias jóvenes que aprecien un toque deportivo en su vehículo, aunque también contemplan que personas prejubiladas puedan interesarse por el Serie 2 Active Tourer. De hecho, BMW cree que hasta el 75% de compradores serán nuevos clientes para la marca. De momento el modelo se ofrece únicamente con cinco plazas, aunque más adelante llegará una versión de siete asientos.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

¿BMW y tracción delantera?

Si bien puede parecer chocante que una marca como BMW, que lleva la propulsión por bandera, se pase a la tracción delantera en uno de sus modelos (y vendrán más, como los futuros Serie 1 y X1), lo cierto es que tiene un porqué, y más en un monovolumen, como es el caso. Básicamente, al prescindir del túnel de transmisión, que roba mucho espacio interior, se consigue un suelo plano y, al mismo tiempo, se gana en capacidad de maletero.

Con 4,34 metros de longitud, 1,8 metros de ancho y 1,58 metros de altura, el Serie 2 Active Tourer llega al mercado para competir directamente con el Mercedes-Benz Clase B, aunque en realidad hay muchas otras opciones no premium que pueden hacerle frente, especialmente en lo que a precio y versatilidad se refiere.

El aspecto más importante de este monovolumen, que lo diferencia claramente de cualquier otro de sus competidores, es el tacto deportivo que BMW ha querido conservar, a pesar de la tracción delantera. Aún sin tener claro hasta qué punto tiene sentido un coche con aspiraciones deportivas para llevar a los niños, lo cierto es que no hay otro tan efectivo en el mercado.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

Por supuesto, la pérdida de la propulsión supone un cambio importante en el carácter del vehículo y en su comportamiento dinámico, pero también es cierto que conserva unas cualidades que ya quisieran muchos otros modelos, incluso sin ser monovolúmenes. Permite, por ejemplo, hasta jugar con la trasera si ahuecamos en el momento adecuado en modo Sport. Ahora bien, volvemos de nuevo a la pregunta anterior. ¿Es necesario en un coche para uso familiar?

Suponemos que habrá clientes que, viniendo de modelos deportivos, quieran conservar una serie de cualidades dinámicas a pesar de que la familia crezca y las necesidades cambien. Para este tipo de cliente, desde luego, el Serie 2 Active Tourer es lo más parecido a un turismo convencional en lo que a dinámica se refiere, a pesar de su altura. Aunque se basa en la plataforma del MINI, BMW asegura que no hay demasiadas similitudes.

Gama BMW Serie 2 Active Tourer

Esta nueva plataforma, ideada para motores transversales y tracción delantera o total, trae bajo el brazo la nueva familia de motores de tres y cuatro cilindros de BMW, basados en un sistema modular que permite compartir muchas piezas incluso entre gasolina y diésel. Los tres cilindros, por ejemplo, tanto gasolina como diésel, comparten bloque, entre otros muchos elementos.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

En su lanzamiento, y hasta dentro de un par de meses, la gama de motorizaciones para este primer monovolumen de BMW contará con tres opciones, dos de gasolina (218i y 225i) y una diésel (218d). Todos pueden equipar una caja de cambios manual de seis velocidades o cajas automáticas de 6 y 8 marchas (las primeras para motores tricilíndricos y las segundas para los de cuatro cilindros), salvo el 225i que es automático de serie.

Más adelante se sumarán a la oferta otro motor de gasolina (220i) y otros dos turbodiésel (216d y 220d), así como versiones xDrive, de tracción integral.

VersiónCilindrada
(cc)
Potencia
(CV @ rpm)
Par máx.
(Nm @ rpm)
Aceleración
0 – 100 km/h (s)
Vel. máx.
(km/h)
Consumo
(l/100 km)
218i1.499136 @ 4.500-6.000220 @ 1.2509,22054,9 (5,1)*
225i1.998231 @ 4.750-6.000350 @ 1.2506,62405,8
218d1.995150 @ 4.000330 @ 1.750 - 2.2508,9208 (210)*4,1

* Los valores entre paréntesis corresponden a las variantes con caja de cambios automática. En el caso del 225i, las cifras son con la caja automática, que es dotación de fábrica.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

Como ya es costumbre en BMW, el Serie 2 Active Tourer se ofrecerá con cinco niveles de acabado, denominados Serie, Advantage, Sport, Luxury y M Sport. El segundo de ellos o Advantage, es el que más se va a vender. Según BMW se espera que hasta un 90% de las ventas incorporen este nivel de equipamiento, por lo que ofrecerá una promoción de lanzamiento con un precio de 990 euros. Veamos cada uno de ellos en detalle:

  • Serie: Es el más básico de la gama pero ya incorpora climatizador automático bizona, portón trasero automático, segunda fila de asientos ajustables, llamada de emergencia inteligente, anclajes Isofix, llantas de aleación de 16 pulgadas, sensores de lluvia y luces, reposabrazos delantero, alfombrillas aterciopeladas, volante multifunción de cuero, control de la presión de los neumáticos, radio BMW Professional, manos libres Bluetooth y asientos traseros abatibles 40:20:40.
  • Advantage: El que se espera sea un superventas cuesta 1.800 euros sobre el precio base (auqnue costará 990 euros como promoción de lanzamiento) e incorpora sistema de faros LED, faros antiniebla, control de crucero con función de frenado y sensores de aparcamiento traseros.
  • Sport: Este acabado, más deportivo, suma a todo lo anterior la tapicería Race, molduras específicas, llantas de aleación de 17 pulgadas, asientos deportivos para conductor y acompañante y paquete de iluminación interior. Cuesta 3.500 euros.
  • Luxury: Para los que buscan más lujo, el acabado con más clase cuesta 4.900 euros y añade al Advantage la tapicería de cuero Daytona perforado, molduras específicas de madera, llantas de 17 pulgadas en diseño multirradio, detalles exteriores cromados, paquete de iluminación interior y asientos delanteros calefactables.
  • M Sport: El acabado más caro es también el más deportivo y supone 5.400 euros con respecto al precio base de la versión elegida. Al acabado Advantage suma paquete deportivo M formado por tapicería de tela y alcántara, molduras específicas, llantas de 17 pulgadas, asientos deportivos delanteros, detalles exteriores específicos, suspensión deportiva M, volante deportivo M, guarnecido interior de techo BMW Individual y paquete de iluminación interior.
BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

En cualquier caso, BMW regala a los compradores de este monovolumen que tengan hijos pequeños (al menos durante el lanzamiento), todas las sillas que vayan a necesitar los pequeños durante su desarrollo. Es decir, tres: capazo, silla infantil y alzador. Los precios de catálogo para las diferentes versiones del BMW Serie 2 Active Tourer son los siguientes, IVA incluído:

  • BMW Serie 2 Active Tourer 218i: 28.500 euros
  • BMW Serie 2 Active Tourer 225i: 38.600 euros
  • BMW Serie 2 Active Tourer 218d: 30.300 euros

Por el momento se desconocen los precios de las tres versiones que llegarán en el mes de noviembre, aunque BMW nos ha asegurado que la versión de acceso a la oferta diésel, el 216d, será el más barato de toda la gama, por debajo de esos 28.500 euros que actualmente suponen el precio de partida.

Primeras impresiones

Una vez en el puesto de conducción del BMW Serie 2 Active Tourer encontramos sensaciones enfrentadas. Por un lado, el interior es típicamente BMW (salvo algunos cambios de diseño, como el nuevo botón para elegir los modos de conducción, ubicado en el plano vertical de la consola y no en el horizontal junto al cambio, como en otros modelos) pero por otro, la postura de conducción es alta, recordándonos que estamos en un monovolumen.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

De hecho, BMW asegura que el puesto de conducción del Active Tourer está 2 centímetros más elevado que en un BMW X1 y 11 centímetros por encima del de un BMW Serie 1. Vamos, que han tomado buena nota de que los conductores que eligen un SUV como coche familiar buscan, entre otras cosas, la sensación de seguridad que aporta un puesto de conducción elevado, con buena visibilidad.

Y hablando de visibilidad cabe hablar de la solución adoptada por BMW para poder ofrecer un sistema Head-Up Display que muestre al conductor información relevante, sin que éste tenga que retirar la vista de la carretera. Básicamente, es el mismo sistema estrenado en el MINI, que ya utilizaban antes otros fabricantes, y que en vez de proyectar directamente sobre la luna (por la inclinación de esta, entre otras cosas), lo hace sobre una superficie de plástico que nos hace sentirnos en un caza de combate (ver foto).

Si bien la ausencia de túnel central hace ganar un preciado espacio a este Active Tourer, lo cierto es que no es el más amplio de su categoría, ni el más versátil. La realidad es que las plazas delanteras son holgadas, y el espacio tanto para las piernas como para la cabeza es bueno en las traseras. No obstante, la plaza central es algo estrecha, por lo que es probable que no quepan tres sillas infantiles (no lo hemos comprobado).

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

Mientras otros fabricantes no premium, como algunos franceses, por ejemplo, ofrecen asientos individuales, que incluso se pueden extraer, BMW cuenta con una banqueta abatible en proporción 40:20:40 y, aunque los asientos se desplazan longitudinalmente, no pueden ser extraídos ni dejan una supercie completamente plana al abatirlos.

A lo largo y ancho del habitáculo encontramos diversos compartimentos portaobjetos, como huecos en las puertas en los que caben botellas de agua de medio litro. La guantera no es de las más grandes, pero a cambio está refrigerada e iluminada. Por su parte, el maletero ofrece una capacidad de 468 litros, 70 de los cuales corresponden al espacio disponible bajo el doble fondo. Si abatimos los asientos, la capacidad aumenta hasta 1.510 litros.

Uno de los modelos a los que más parecido le encontramos (no estéticamente ni en calidades, pero sí en otros aspectos), es al Ford C-MAX, que también ha sido siempre considerado uno de los monovolúmenes más agradables de conducir. Ambos modelos comparten la proporción de la banqueta, la capacidad de maletero (litro arriba, litro abajo) y lo satisfactorio que resulta conducirlos. Lo que no comparten, eso sí, es el precio. Además, en cualquier caso, el BMW tiene más carácter deportivo.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

Al volante del BMW Serie 2 Active Tourer

Durante nuestro corto contacto con el nuevo monovolumen de BMW pudimos probar el motor 218i de gasolina, un 1.5 litros tricilíndrico y turboalimentado, que es el mismo que equipa el MINI Cooper, con idéntica potencia: 136 CV. Con tres personas y sin carga, mueve con cierta soltura el coche, e incluso tiene un sonido de escape característico y que resulta relativamente grave y agradable.

La caja de cambios de seis velocidades tiene buen tacto y recorridos cortos, y la automática, que no hemos conducido pero sí hemos "sufrido" como acompañantes, resulta muy cómoda. Lo que no es tan cómodo es el tarado de la suspensión, que si bien es ideal para afrontar un tramo de curvas, no lo es tanto para asfaltos rotos o para los ocupantes de las plazas traseras si al conductor le da por alegrarse un poco al volante.

Una de las mejores cosas del BMW Serie 2 Active Tourer es su dirección, que tiene un tacto ligeramente duro y resulta bastante precisa. De hecho, es la más agradable con la que nos hemos topado en un monovolumen. Permite colocar el coche de manera concisa y leer el asfalto mejor de lo que esperábamos, aunque quizá en el modo más deportivo peque de ser incluso algo pesada.

BMW Serie 2 Active Tourer, toma de contacto

Como ya hemos comentado, también viajamos como pasajeros durante la presentación, concretamente en la variante diésel, un 218d con cambio automático. Sin haberla conducido, destaca lo suave y silencioso que resulta el motor y la buena cantidad de empuje que ofrecen sus 150 CV. Además, a poco cuidado que tengamos, conseguiremos consumos muy buenos.

En definitiva, si buscas un coche familiar monovolumen pero quieres un comportamiento lo más cercano a un turismo y no quieres renunciar a un tacto deportivo, el BMW Serie 2 Active Tourer es probablemente la mejor opción que te ofrece el mercado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos