Compartir
Publicidad
Publicidad

BMW 325d, prueba (parte 3)

BMW 325d, prueba (parte 3)
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En la primera parte de la prueba del BMW Serie 3 lo hemos visto y aprobado por fuera y por dentro. En la segunda parte, hemos visto que es un devorador de kilómetros. Ahora nos queda hablar del equipamiento y del apartado multimedia.

Empezando por orden, según lo vamos descubriendo, el primer elemento destacable es el sistema de arranque sin llave. Si la llave está en las inmediaciones del vehículo e intentamos abrir la puerta, el cierre centralizado se desbloquea automáticamente.

Para cerrar con este sistema debemos cerrar la puerta y poner la mano sobre el tirador, como si fuésemos a tirar de él. El dedo pulgar queda encima de un sensor que desbloquea las puertas, que está diferenciado con unas pequeñas ondulaciones.

Este sistema no gustará a los maniáticos que comprueban dos veces si la puerta ha quedado cerrada, ya que al intentar abrirla se abrirá de nuevo. O siempre nos queda la opción de mandar a nuestro acompañante lejos con la llave. Si queremos abrir o cerrar desde lejos, el mando incorpora dos botones como cualquier otro mando a distancia.

Tiene un sistema de arranque por botón, y tampoco es necesario introducir la llave. Es decir, teniendo la llave en el bolsillo no es necesario sacarla nunca. Y si se nos queda dentro no hay problema, el coche lo detecta y no deja cerrar. Y, en todo caso, si dejase cerrar también permitiría abrir, en caso de que no encontremos la llave.

BMW Serie 3

Otro sistema interesante (a la par que estresante) es el sistema de ayuda al aparcamiento, tanto delantero como trasero. Consta de dos avisos, el pitido que nos avisa de la cercanía de un obstáculo aumentando su frecuencia y el gráfico que se muestra en la pantalla y en el que podemos ver qué distancia queda y dónde está el obstáculo.

La curva de aprendizaje es lenta con este sistema, y en ocasiones tener el delantero despista. Por ejemplo, si estamos marcha atrás y nos pasa un peatón por delante, o nos acercamos a una columna, empezará a pitar, aunque sepamos que no le vamos a dar. Es interesante a la larga, pero habituarse a él no es fácil.

Un sistema muy interesante es el espejo regulable automáticamente en aparcamiento. Cuando vamos a aparcar a nuestra derecha, el espejo derecho se orienta hacia abajo para mostrarnos el bordillo, lo que nos puede salvar de más de un disgusto con las llantas.

BMW Serie 3

También por fuera encontramos la iluminación exterior nocturna en un precioso tono azul, que nos permite ver dónde vamos a pisar.

Esta unidad contaba también con los asientos deportivos mixtos (cuero/tela), impecables en comodidad y perfectamente regulables eléctricamente. Tienen la pega de su precio (lo veremos en la última parte de la prueba), y de que queda cierta holgura en la parte extensible en el frontal de la banqueta.

El aire acondicionado cuenta con un sistema “AUC” que, gracias a un sensor, detecta sustancias nocivas en el aire del exterior y activa la recirculación automática de aire si es necesario.

El control de velocidad tiene la funcionalidad de frenada, en cuestas por ejemplo. La velocidad se puede fijar con un mando específico a la izquierda del volante, y se muestra tanto en el display del salpicadero como en el velocímetro analógico, con un segundo indicador que rodea a los números, consiguiendo un bonito efecto.

Qué es y cómo funciona el sistema iDrive de BMW

BMW Serie 3

Pasando al apartado tecnológico, todas las funcionalidades multimedia, de navegación y de control de parámetros del coche se manejan a través de una interfaz multimedia integrada, y con el mando denominado iDrive, una rueda selectora situada delante del freno de mano.

Además de esta rueda, los mandos en el volante también permiten utilizar las funcionalidades básicas como acceder a los menús, cambiar de pista o de emisora, subir o bajar el volumen, etc.

BMW Serie 3

Multimedia

Esta unidad contaba con lector de CD-MP3, dos entradas USB, entrada auxiliar y disco duro. Opcionalmente, también puede llevar televisión. Conectando una memoria USB comienza a reproducir de forma automática los MP3 que lleve dentro, mostrándolo en la pantalla.

La toma frontal de USB está situada en la guantera, y tiene un pequeño hueco para dejar allí nuestro reproductor de música. La otra está en el hueco portaobjetos que se encuentra debajo del reposabrazos, entre los dos asientos delanteros. También tiene un conector para teléfonos móviles, aunque requiere un adaptador específico y casi carece de sentido ya que todos los teléfonos modernos cuentan con Bluetooth.

BMW Serie 3

Con el iPod no es tan sencillo, de hecho no conseguí conectar ninguno de los dos con los que probé (iPod Touch y otro de una generación más vieja). El manual sólo indica que se conecte el cable que BMW vende, quizás sea específico y no sirva un USB normal. Sí es posible conectarlo a través de minijack, aunque no se puede ver la pista que está sonando, la calidad de sonido es peor y no se puede cambiar de pista a través del coche.

Un detalle que no me gustó demasiado, quizás sea una reminiscencia del pasado o un guiño a los amantes de lo analógico, es que no existe indicador visual del volumen. Se puede subir o bajar mediante los mandos del volante o un mando analógico en el salpicadero, pero no hay ninguna muestra del volumen actual incluso cuando se modifica.

Bluetooth

Una vez aparejado, el teléfono se puede manejar completamente desde el coche, de una forma cómoda e intuitiva, permitiendo también la lectura de la agenda para buscar un teléfono.

Navegador

Es la funcionalidad más compleja, y más cara, que puede incorporar el sistema iDrive. Para la introducción de direcciones sí que se echa de menos que la pantalla no sea táctil, se hace mediante una rueda de letras. Por todo lo demás, el interfaz es agradable y cómodo de utilizar, una vez estamos acostumbrados a sus opciones.

BMW Serie 3

Configuración de parámetros del coche

El iDrive permite también cambiar desde los menús algunos detalles de la configuración del coche, por ejemplo:

  • Luz intermitente 3x (con un toque parpadea tres veces, pero se puede desactivar)
  • Luz conduccion diurna (la que ya hemos comentado)
  • Luz bienvenida (la iluminación exterior al abrir el coche)
  • Asistente luz carretera (ver apartado seguridad)
  • Velocidad límite para el avisador (ver apartado seguridad)

Seguridad del BMW Serie 3

EuroNCAP BMW

Circulando a 125 km/h en el marcador, mi GPS portátil marcaba 120 km/h, tiene un pequeño desfase. El navegador no lo indica, una de las funciones que se echa en falta.

Tiene faros bi-xenón con el sistema que hemos contado, que permite llevar las largas siempre que no venga un coche de frente sin preocuparnos de apagarlas manualmente. Los limpiaparabrisas y las luces son automáticas.

Además del regulador de velocidad cuenta con un limitador de velocidad, que permite configurar una velocidad a la que el coche nos avisará para saber que hemos rebasado.

Me llamó la atención que, en una frenada fuerte pero no demasiado contundente (parando en una rotonda saliendo de autopista, cuesta arriba) se activasen las luces de emergencia. Parece que es algo más sensible que en otros coches, o quizás tenga que ver la sensibilidad del ABS o los neumáticos.

El BMW Serie 3 trae tres reposacabezas traseros que se pueden plegar encima de la bandeja, una solución muy buena porque combina un reposacabezas completo sin restar visibilidad al conductor en caso de que no viaje nadie detrás.

Por último, en su prueba EuroNCAP alcanza las cinco estrellas, con el sistema de medición válido hasta 2008, y todavía no se ha probado con el 2009. Respecto a sus principales rivales, no hay diferencias significativas en protección de ocupantes: el Mercedes Clase C obtiene 36 puntos, el BMW Serie 3 35 y el Audi A4 34.

Continuará...

En Motorpasión | BMW 325dParte 1, Parte 2 y Parte 4

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos