Compartir
Publicidad
Publicidad

Citroën Cactus, el prototipo que anticipa el futuro de los Citroën C

Citroën Cactus, el prototipo que anticipa el futuro de los Citroën C
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que en 2007 se mostrara en el Salón de Frankfurt el Citroën C-Cactus, mucho ha llovido en los estudios de diseño de la marca del doble chevrón. En este tiempo los creativos de la casa le han dado vueltas a la idea de dar soluciones a las expectativas de la clientela. Y fruto de ese trabajo presentan, de nuevo en Frankfurt, el Citroën Cactus, un concept que anticipa la línea prevista para los nuevos Citroën C, que llegarán en 2014.

Presenta el tamaño de una berlina compacta, con 4,21 metros de longitud y 1,74 metros de anchura, con una altura encajada en 1,53 metros pese a que su distancia al suelo es alta: 21 cm. Por lo demás, respeta el clásico reparto entre superficies acristaladas y opacas (1/3 - 2/3). Eso sí, introduce elementos que darán que hablar.

Citroën Cactus

Seguramente el más característico sea el Airbump, un elemento gráfico de color gris Lama que va insertado en los flancos del vehículo y en los paragolpes, y que se vale de celdas de aire para brindar protección de la carrocería. En el frontal, líneas limpias, uniones sin rupturas entre el capó y las aletas y faros divididos, como ya vimos en el Citroën Technospace, que además se integran en los Airbumps, un estilo que se reproduce y domina la parte trasera.

El interior aparece presidido por un salpicadero delgado y flotante que libera buena parte del espacio para los ocupantes de la primera fila de asientos. El panel de instrumentos pasa a ser ahora una pantalla de 7 pulgadas y los controles se integran en una pantalla táctil de 8 pulgadas, haciendo el concepto 100 % digital. Por supuesto, cuenta con acceso a Citroën Multicity Connect, un portal de aplicaciones e informaciones útiles que tiene en cuenta la geoposición del vehículo.

Citroën Cactus, interior

El objetivo de limpiar el interior ha llevado, incluso, a montar el airbag del acompañante en el techo, y por su parte la palanca de cambios ha desaparecido para dar lugar a un botón de selección y unas levas en el volante. La parte estética y de confort la aportan elementos como los asientos, que han sido diseñados tomando un sofá como punto de partida. Tapicerías con algodón azul y cuero camel dan un toque de estilo al habitáculo.

En cuanto a la mecánica, se confía en la tecnología Hybrid Air, que combina gasolina de un motor PureTech con aire comprimido y un sistema hidráulico. El resultado, con esta motorización, queda cifrado por la marca en un consumo de 3 l/100 km. Al margen de esto, el Citroën Cactus representa, en líneas esenciales, lo que nos cabe esperar de la marca en el futuro más inmediato: líneas de crossover aderezadas con remates de protección que evocan tiempos pasados.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos