Compartir
Publicidad
Publicidad

Hace 60 años Porsche llegó a América para quedarse

Hace 60 años Porsche llegó a América para quedarse
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Una reunión mantenida entre Ferdinand Porsche y el importador de automóviles estadounidense Maximilian E. Hoffman con motivo del Salón del Automóvil de Paris de 1950 hizo posible que el primer Porsche 356 embarcase desde Porsche AG con rumbo a Estados Unidos.

Así comenzó la andadura de la marca de deportivos alemana en Estados Unidos. El acuerdo entre Hoffman, importador de otras muchas marcas de automóviles y propietarios de una completa red de concesionarios, se materializó en la entrega de 15 coches al año.

Y Max Hoffman también supo jugar su papel como un auténtico “gurú” del marketing de la época, ya que mientras en su moderna exposición de Park Avenue en Nueva York se presentaba el primer Porsche 356 llegado a su país, paralelamente entregó un Porsche 356 al piloto Briggs Cunningham. Este consiguió pronto victorias con este coche, y así rápidamente el Porsche 356 comenzó a hacerse un nombre en el mundo de la competición al otro lado del charco.

Ferdinand Porsche y Maximilian E. Hoffman

También en Hollywood Porsche consiguió hacerse un hueco entre las estrellas cinematográficas, una unión que tuvo su mayor exponente en la figura de James Dean, quien años más tarde fallecía a los mandos de un Porsche.

Hoffman pronto comenzó a reclamar modelos de Porsche especialmente diseñados para el mercado americano, y así en 1952, sólo dos años después de que el primer Porsche llegase a América, la marca alemana diseñaba el 356 America Roadster. Ese año un total de 283 Porsche se dirigieron a América, lo cual ya suponía un 21% de la producción anual.

Dos años más tarde, y también bajo petición de Hoffman llegaba el 356 Speedster que costaba 3.000 euros y que tuvo gran éxito en zonas como California, dónde llegó a convertirse en un auténtico icono y el vivo reflejo de un estilo de vida.

El éxito de ventas de Porsche en los Estados Unidos era exponencial, y así en 1955 más del 50% de la producción anual tuvo como destino el mercado norteamericano, una cifra muy importante si tenemos en cuenta que ese año se fabricaron 3.624 Porsche.

En 1965, el último en que se fabricó el Porsche 356, el 74,6% de las ventas de Porsche se producían en Estados Unidos. ¿Alguien quiere o puede parar este avance? Hoy en día, 60 años más tarde, Porsche tiene en EEUU su primer mercado exterior y cuenta con más de 200 concesionarios repartidos por todo el país.

Celebración del 60 Aniversario de Porsche en Estados Unidos

Porsche 356 embarcando para Estados Unidos

Por todo este legado histórico, entre el 12 de octubre de 2010 y el 9 de enero de 2011, el Museo Porsche albergará una exposición muy especial en la que se repasarán los 60 años de historia de la marca alemana allí y se hará un repaso de algunos de los modelos más legendarios que han marcado el mercado norteamericano, como el prototipo del Porsche 356 Speedster, el 356 America Roadster o el legendario 550 Spyder.

Además se editará un libro llamado “Porsche en América”, que contará con el sello de “Edition Porsche Museum” y será el sexto libro editado por el propio museo de la marca. En sus más de 200 páginas, se podrán repasar todas las imágenes de la evolución de Porsche en Estados Unidos y su precio es de 14,90 euros. Una pena que sólo esté disponible en Alemán e Inglés.

En Motorpasión | Historia de Porsche (Parte 1); Historia de Porsche (Parte 2)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos