Compartir
Publicidad
Un repaso a la serie 100 de Peugeot
Peugeot

Un repaso a la serie 100 de Peugeot

Publicidad
Publicidad

Estos días no hacemos más que soplar velitas y evocar el pasado de modelos carismáticos de las marcas. Para no perder comba hoy nos referimos a la serie 100 de Peugeot, que con el Peugeot 108 avanza un paso más en el camino de los utilitarios subcompactos. Ese camino lo emprendió la marca en 1972 con el Peugeot 104.

El 104 estrenó la factoría que la marca tiene en Mulhouse. Nació a partir de un diseño de Paolo Martin (padre entre otros de los Ferrari Dino Berlinetta Competizione, Ferrari Modulo concept, Fiat 130 Coupé y Rolls-Royce Camargue) y llegó al mercado como un sedán de tres volúmenes y cuatro puertas, aunque con un voladizo trasero más propio de un compacto.

Se mantuvo en el mercado hasta 1988, y con los años conoció más y más versiones, tanto en carrocerías como en motorizaciones. Si en 1972 contaba con la mencionada configuración y con un motor 1.0 de gasolina, en 1974 se introdujo el coupé, de chasis más reducido y tres puertas.

En 1976, el sedán fue sustituido por una berlina compacta de cinco puertas, y el motor creció, complementando el bloque de 954 cc con versiones de 1.124 cc, 1.219 cc y 1.360 cc. Peugeot echó mano de letras para identificar las diferentes ediciones. La más destacable, la variante ZS 2.

El Peugeot 104 ZS nació en 1976 como cara deportiva del utilitario. Y tres años más tarde consiguió su inclusión en el Grupo B homologando mil unidades del Peugeot 104 ZS 2, un 1.4 de 92 CV que apenas sobrepasaba los 700 kg. Este fue el primer paso hacia el futuro Peugeot 205 GTi.

De hecho, desde la marca nos recuerdan que el sucesor natural del Peugeot 104 fue el Peugeot 205, tanto por concepción como por prestaciones y por coexistencia en el tiempo, pero la serie 100 de Peugeot continuó su camino más allá de 1988. Tres años después de que finalizara la producción del Peugeot 104, llegó al mercado el Peugeot 106.

Peugeot 106

Peugeot 106

Diseño moderno, facilidad de manejo y costes de mantenimiento ajustados fueron sus claves.

El 106 exhibió desde el primer momento una decidida configuración compacta, con una longitud de 3.560 mm y una anchura de 1.520 mm, además de unas claras formas hatchback, y contó con versiones de tres y cinco puertas, en motorizaciones de gasolina y gasóleo. Su éxito comercial se tradujo en 2,8 millones de unidades producidas.

De entre todas sus versiones, el Peugeot 106 Rallye fue una de las más reconocidas. Contó con motores 1.3 de 100 CV y 1.6 de 103 CV, e incluso el 1.6 de 120 CV propio del Peugeot 106 GTi. Con una imagen sobria y algo pelada en cuanto a equipamiento, el 106 Rallye conquistó por su dinámica, más que por la potencia de sus motores.

Peugeot 107

Peugeot 107

La serie 100 de Peugeot se enmarca en el segmento A urbano, mostrando su carácter compacto y ciudadano.

Al llegar el año 2004, finaliza la vida comercial del Peugeot 106 y entra en escena el Peugeot 107, un nuevo miembro de la serie 100, aunque las diferencias con su antecesor sean evidentes. El 107 nace como vehículo urbano y, rompiendo con lo que estaba establecido hasta el momento en esta serie, se enmarca en el segmento A.

Cuenta con dos transmisiones para su motor 1.0 de 68 CV: manual o bien 2-Tronic. En el interior, el panel de instrumentos presenta rasgos novedosos, como un velocímetro que se hace protagonista en el centro de la circunferencia del volante, y un tacómetro sobreelevado. Esta configuración anticipa lo que en los actuales Peugeot conocemos como i-Cockpit.

Peugeot 108

Hasta que llegue el Peugeot 108, el 107 representa el carácter más compacto y ciudadano de la marca del león, y sus valores tienen que ver no sólo con la manejabilidad en entornos urbanos sino también con la contención de consumos, con unas cifras según homologación NEDC de 4,3 l/100 km y 99 g/km de CO₂, en la versión 1.0 de 68 CV con transmisión manual de cinco relaciones.

A partir de aquí, el Peugeot 108 sigue la estela de la serie 100 con un modelo urbano que ha encontrado en la personalización de acabados, en el equipamiento y en la conectividad algunas de sus principales señas de identidad, sin contar con la contención de consumos que anuncia gracias a su versión 1.2 PureTech de 82 CV y con unas cualidades dinámicas que podrían suponer una vuelta a los orígenes. En octubre, cuando comience su andadura el nuevo 108, sabremos si esto es así o no.

En Motorpasión | Peugeot 108

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio