Compartir
Publicidad
Publicidad

Pero... ¿eso cuánto consume?

Pero... ¿eso cuánto consume?
Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hablando con un amigo de si la reducción de consumo del Mercedes Clase C BlueEFFICIENCY era realmente relevante, nos hemos puesto a pensar en cual es el punto en el que deja de importar cuánto consume un coche.

A uno siempre le entra la tentación de buscar cifras de consumo de mirar, por ejemplo, cuánto consume un Bugatti Veyron. La respuesta son 24,1 litros a los 100 km. ¿Mucho? Pues la verdad es que no. En comparación, alguien que se gaste 1 millón de euros en su coche1, el precio de 24 litros para hacer 100 kilómetros resulta despreciable.

Un Volkswagen Golf 1.4 TSI básico con 140 caballos consume 7 litros. El Veyron consume más del triple, ¡pero es que cuesta 50 veces más!

Según esto, podríamos inventarnos una pequeña medida para la importancia del consumo dependiendo del coche. La idea es sencilla: si nos compramos un coche de 120.000 euros y estamos descontentos porque consume mucho, o bien no tenemos una visión muy clara de nuestra capacidad de gasto o no deberíamos habernos comprado ese coche.

Jugando un poco con esta idea, nos podemos hacer una tablita. He dividido los litros a los 100 km entre el precio en euros, y multiplicado por 1.000 para que la cifra sea más legible. También he equiparado el precio de un litro de gasolina a uno de gasoil, libertad que me tomo para simplificar los cálculos y porque veo que el precio del gasoil se está acercando peligrosamente al de la gasolina.

  • 0,02 Bugatti Veyron
  • 0,06 Mercedes SL 65 AMG
  • 0,11 Mercedes SL 350
  • 0,21 Mini Cooper D
  • 0,22 Ford S-Max 2.0 TDCi
  • 0,30 Mini Cooper Gasolina
  • 0,36 Volkswagen Golf TSI
  • 0,41 Renault Clio Sport
  • 0,43 Renault Clio 2.0
  • 0,49 Smart ForTwo
  • 0,51 Hyundai Getz 1.1
  • 0,52 Seat Ibiza 1.2

La conclusión lógica es que, cuanto más caro es el coche, más “despreciable” resulta el consumo, aunque sólo lo podríamos llamar despreciable en coches de gama muy alta. La diferencia en precio crece mucho más rápido que la diferencia en consumo.

Un caso aparte serían los diésel, donde realmente el consumo sí nos importa. Pero cuanto más sube el precio del coche, menos sentido tiene pensar en el ahorro, como ejemplo el Mini Cooper en versiones gasolina y diésel. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

1: Se supone que todas las unidades están agotadas y su precio no es exactamente ese sino que es mayor, pero para el caso la aproximación nos sirve.

Foto | Flickr

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos