Publicidad

Mapfre, condenada a pagar sin tener en cuenta el argumento del "enriquecimiento injusto"

Mapfre, condenada a pagar sin tener en cuenta el argumento del "enriquecimiento injusto"
35 comentarios

Publicidad

Publicidad

Es muy común que las aseguradoras se nieguen a cubrir económicamente los costes derivados de un siniestro si el valor de reparación del vehículo siniestrado es muy superior al valor de mercado del vehículo en el momento de ocurrir el siniestro. Siniestro total, que se le llama. La Audiencia Nacional de Pontevedra, desde su sede en Vigo, ha sentado un interesante precedente al no aceptar esta fórmula.

¿La razón? Muy simple. La aseguradora —Mapfre en este caso— argumentó que pagar de forma íntegra una reparación de estas características resultaría una operación antieconómica para la aseguradora e injustamente beneficiosa para el asegurado. Enriquecimiento injusto fue, por lo tanto, la figura a la que se refirió la aseguradora para evitar pagar.

Siniestro Vial - Seguro - siniestro total

Sin embargo, el juez ha tirado por el suelo ese argumento, ya que según su sentencia no puede haber enriquecimiento injusto cuando el asegurado está desembolsando anualmente la cuantía que su aseguradora le cobra en concepto de prima por tener el vehículo asegurado. La figura en sí no está establecida más que por sentencia. En este caso, hablamos de un auto del Tribunal Supremo de fecha 21 de septiembre de 2010, que establece los requisitos para que pueda calificarse el enriquecimiento como injusto:

Nuestro ordenamiento positivo no regula de forma específica el enriquecimiento injusto, aunque en el propio Código Civil se contienen diversas manifestaciones de tal regla -como la prevista en el artículo 1158 y en el propio artículo 1145 -, lo que no ha sido obstáculo para que haya sido reconocido como fuente de obligaciones por la Jurisprudencia que ha aplicado las reglas clásicas -“nemo debet lucrari ex alieno damno” (nadie debe obtener lucro del daño ajeno) (D. 4,3,28), “Nemo cum alterius detrimento locupletior fieri debet” (Nadie debe enriquecerse en detrimento de otro) (D. 12,6,14)-recogidas en el derecho histórico -“E aun dixeron que ninguno non deue enriquescerse torticeramente con daño de otro” (Septima Partida Titulo XXXIIII Regla XVII)-.

Ahora bien, para que haya lugar al enriquecimiento injusto es precisa la concurrencia de los siguientes requisitos:
  1. Que el demandado haya experimentado un enriquecimiento, ya sea aumentando su patrimonio, ya evitando su disminución.
  2. Que tal incremento carezca de razón jurídica que lo sustente.
  3. Que cause un correlativo empobrecimiento del demandante, ya sea provocándole un detrimento patrimonial, ya frustrando una ganancia.

Siniestro Total - Seguro - siniestro vial

En este caso concreto hablamos de una colisión con un vehículo asegurado a todo riesgo con franquicia de 600 euros. Los daños fueron reparados por 6.913 euros, menos 600 euros de franquicia, 6.313 euros que se reclamaron a Mapfre. Sin embargo, el perito determinó que el valor venal del coche era de 2.500 euros en el momento del choque, por lo que la aseguradora ofreció a su cliente una indemnización de 1.500 euros, casi cinco veces menos que el coste de reparar el coche.

Hubo denuncia y hubo sentencia favorable para el asegurado, condenando a la aseguradora a pagar buena parte de la reparación (5.682,28 euros). Fue entonces cuando Mapfre recurrió la sentencia aduciendo enriquecimiento injusto, un término que fue desestimado en sede judicial de esta manera:

Siniestro Vial - Seguro - siniestro total
“Habría enriquecimiento indebido (…) si por el lógico y progresivo desgaste del vehículo, el asegurado gozase de una paulatina reducción de la prima ordinaria (…) Pero si el tomador está pagando la misma prima de seguro, de limitarse la indemnización al valor de mercado del vehículo asegurado, habría una evidente falta de correspondencia entre el interés asegurado y aquella prima, y a la postre, un palmario enriquecimiento de la compañía de seguros”.

Y ahora, atención a la forma de darle la vuelta a la tortilla. Coste del seguro: 905,94 euros anuales. Indemnización ofrecida: 1.500 euros. O sea, que si seguimos la tesis de Mapfre, durante unos cuantos años su asegurado estuvo pagando un 50 % más de lo que costaba su coche en la fecha del siniestro. ¿Cómo era eso del enriquecimiento injusto?

Vía | EuroSiniestro | Moreno & Otto Abogados
Foto | Archivo (imágenes no vinculadas con el caso)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir