Compartir
Publicidad
Publicidad

Sinergia entre el mundo de la cocina y el automóvil, cómo limpiar las llantas con limpiahornos

Sinergia entre el mundo de la cocina y el automóvil, cómo limpiar las llantas con limpiahornos
Guardar
30 Comentarios
Publicidad

Hace unos días estuvimos viendo unas técnicas para lavar el coche y dejarlo impoluto, una pequeña iniciación al detailing en la que se hacía hincapié en la utilización de productos de calidad no sólo para conseguir el mejor acabado, también para proteger nuestro coche y que permanezca como nuevo a lo largo del tiempo.

Lo de hoy es muy diferente, sat2 nos envía un vídeo en el que nos explica cómo limpiar las llantas de aluminio de una forma rápida, fácil y efectiva. Sin frotar y sin hacernos heridas en las manos intentando llegar a lugares recónditos.

El truco es utilizar un limpiahornos, sí, por unos euros compras un spray limpiahornos, lo aplicas, dejas actuar, retiras y las llantas quedan limpias. ¿Y protegidas? Bueno, eso ya no es tan fácil. El producto es abrasivo, así que estamos retirando la suciedad de las llantas pero también las estamos dañando.

Pero sí se antoja como una solución para esas llantas que se han dejado morir y ya tienen la superficie en tan mal estado que no hay forma de conseguir devolverles su color. Yo no lo haría en mi coche si las llantas están bien, pero pienso a probarlo en un cacharro que iba para desguace y salvé de la prensa para utilizarlo como el coche de las bicis.

Lógicamente no pienso gastar 40 euros en un producto específico porque ya sería un 20% de lo que costó el coche entero, pero las llantas tienen un color entre negro y marrón por no lavarlos en años que a lo mejor con este truco desaparece. Si es así os lo cuento y también invitaré a una cerveza a sat2 por darme la solución.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos