Hay gente con mucha suerte edición XLI: unos trompos que quitan las ganas de hacer trompos nunca más

Hay gente con mucha suerte edición XLI: unos trompos que quitan las ganas de hacer trompos nunca más
26 comentarios

Los protagonistas del día tiene algo que celebrar la próxima semana santa, y la siguiente, y las que vengan, porque están vivos de milagro. Resulta que Cuenca, aparte de ser una bonita ciudad, tiene un bonito acantilado. Sin embargo, dos chicos de unos 20 años decidieron que el miércoles no era plan irse de procesión, sino hacer unos trompitos.

Próximos al precipicio, en el barrio de El Castillo, hay un aparcamiento en una gran explanada. En determinado momento, el conductor perdió el control —aunque él “controlaba”— y comenzaron su viaje hacia el cielo, por la vía rápida… Cayeron unos 70 metros, pero tuvieron una suerte providencial.

No sabemos si la Virgen les fue a ver o no, pero el coche —parece un Opel Astra— se quedó enganchado en las rocas. Los bomberos, policía y sanitarios los consiguieron sacar del asiento trasero con heridas leves, donde habían terminado, en un espectacular rescate digno de película de Bruce Willis, casi en vertical.

El rescate duró hora y media, ocurrió el pasado miércoles en las primeras horas del día. Seguro que nuestros amigos no volverán a hacer el tonto, desde luego hay gente con mucha suerte. Su semana santa se ha convertido en semana santísima, de pasión, muerte y resurrección en cuestión de segundos.

Un saludo bendecido para Carlos R.

Fuente e imagen adicional | El Día Digital
En Motorpasión | Hay gente con mucha suerte

Temas
Comentarios cerrados
Inicio