Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuadrícula amarilla sobre la calzada: egoístas vs imbéciles

Cuadrícula amarilla sobre la calzada: egoístas vs imbéciles
Guardar
65 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace algún tiempo leí en un sitio que no recuerdo una curiosa clasificación de las personas. Altruista era el que beneficiaba a los demás perjudicándose él. Simbiótico es el que beneficia a los demás, pero beneficiándose él. Egoísta era el que perjudicaba a los demás para beneficiarse él. Y por último, el imbécil era aquel que perjudicaba a los demás y también a sí mismo.

Desde el punto de vista lógico, es mejor un egoísta que un imbécil, ya que al menos obtenía algo para sí, no era hacer daño de forma gratuita.

Muchas veces la línea que separa a un egoísta de un imbécil es muy fina. En la carretera, esa línea realmente son varias líneas amarillas sobre fondo negro.

Responsabilidad al volante

El ser humano es egoísta. Algunos más, otros menos. Otras veces, por querer ser amables nos pasamos de listos y perjudicamos más de lo que beneficiamos (ser amable al volante no es siempre una buena idea).

El caso es que, entre todas las desgracias que te pueden hacer al volante, hay una que me irrita especialmente, y es encontrarme a alguien parado obstaculizando mi paso.

Entiendo que el taxista se meta delante sin poner el intermitente. Entiendo que el ataúd con ruedas me adelante en una cuesta abajo a 130 km/h. Entiendo que el conductor de la furgoneta blanca no esté de acuerdo con las leyes de la física. Entiendo que el jubilado quiera ir viendo el paisaje perjudicando al resto. No lo comparto y me parece deplorable, pero los entiendo. Es decir, no está más justificado pero está en la naturaleza “malvada” del ser humano.

Pero no, permanercer parado sobre la señal amarilla es algo que no entiendo. La señal no significa “prohibido permanecer sobre ella”. Significa lo siguiente:

Hemos estudiado este cruce y sabemos que hay gente como tú que no tiene en cuenta que no está permitido pasar un semáforo si corres riesgo de quedarte en medio de la vía. En este cruce pasa mucho y, de verdad, no vas a ganar nada. Evitemos el mal trago, haznos caso, no intentes pasar porque no lo vas a conseguir.

Fluidez del tráfico

En mis delirios en los que sueño con un tráfico fluido, me imagino lo siguiente. Una persona se queda sobre esa señal, bloqueando el paso de los conductores a los que le acaba de abrir el semáforo. Un policía local saca una fotografía, y se acerca al conductor del coche. “Hola buenos días, ¿me permite su carné? Mire, es que se ha saltado usted esta señal. Lleve el coche a su casa por favor, su carné le ha sido retirado de por vida.”.

Lo sé, sería una sanción desproporcionada, especialmente porque no pone en riesgo la vida de nadie. Pero, en ese hipotético caso, imaginemos cómo mejoraría el tráfico en las ciudades, sin esas esperas inútiles. ¿A alguien se le ocurre algo que perjudique más al tráfico que quedarse parado en un cruce?

Por desgracia, ni con señal ni con ella, ni con multa ni sin ella, es es el pan nuestro de cada día. Sólo nos queda tener paciencia, quejarnos del tráfico de nuestra ciudad, y sobre todo tener mucho ojo cuando nos toca a nosotros pasar un semáforo si vemos que hay riesgo de quedarnos parados. Uno duerme más tranquilo cuando sabe que hace las cosas bien.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos